El Gobierno anuncia la reapertura de la frontera con Marruecos y el retorno de la 'Operación Paso del Estrecho'

  • El ministro de Exteriores no da fechas concretas para la reapertura y Sánchez dice que confía en que sea "muy pronto".
  • Albares visitará Marruecos el próximo 1 de abril para "preparar" un futuro viaje del presidente.
  • Sánchez admite que las relaciones con Argelia, que llamó a consultas a su embajador, se han visto "alteradas".
  • Entrevista | Arabi, delegado del Polisario: "Sánchez rompe un consenso de 46 años".
José Manuel Albares, ministro de Asuntos Exteriores.
José Manuel Albares, ministro de Asuntos Exteriores.
EFE
España y Marruecos reabrirán fronteras y retomarán el Paso del Estrecho.
Atlas

El acuerdo con Marruecos por el que el España pasa a considerar como la "más realista y viable" la propuesta de autonomía para el Sáhara Occidental va a suponer la reapertura de las fronteras entre el país norteafricano y las ciudades autónomas de Ceuta y Melilla, así como el retorno de la Operación Paso del Estrecho, suspendida tras la crisis diplomática derivada por el tratamiento médico en España de Brahim Ghali, líder del Frente Polisario y enemigo de Marruecos, que fue ingresado en un hospital de Logroño afectado de coronavirus hace casi un año. 

Así lo ha anunciado este miércoles en el Congreso de los Diputados el ministro de Asuntos Exteriores, José Manuel Albares, quien ha avanzado que visitará Marruecos el próximo 1 de abril para preparar una futura visita del presidente del Gobierno, Pedro Sánchez. Con ese viaje, el Gobierno espera la normalización completa de las relaciones diplomáticas entre los países vecinos, maltrecha desde mayo de 2021. 

“Viajaré a Rabat el próximo 1 de abril. En el orden del día que estamos perfilando está la normalización completa de las conexiones con España, incluidas las marítimas y la Operación Paso del Estrecho”, ha avanzado Albares, si bien no ha dado fechas concretas sobre la reapertura fronteriza. Sánchez ha dicho desde Melilla que confía en que sea "muy pronto".

La Operación Paso del Estrecho es un operativo que se pone en marcha cada año desde 1986. La Dirección General de Protección Civil y Emergencias del Ministerio del Interior prepara la llegada a España de miles de trabajadores emigrantes marroquíes, que durante los periodos vacacionales viajan desde sus lugares de residencia en Europa hasta sus ciudades de origen en el Magreb. Es uno de los mayores movimientos de personas del continente europeo. Es más, en 2019 transitaron por España más de tres millones de pasajeros y cerca de 800.000 vehículos, según datos de Interior.

Ese año fue el último que se celebró la operación. En 2020 se canceló por la pandemia de coronavirus y en 2021 el Gobierno de Marruecos decidió excluir a los puertos españoles de las travesías marítimas que este verano sí volverán a conectar este país con Europa. Desde el Ministerio de Asuntos Exteriores que dirigía el año pasado Arancha González Laya se intentaron zanjar las sospechas de que esa decisión se produjera por la crisis diplomática, pero que se vaya a recuperar tras el giro de España evidencia que sí fue consecuencia del enfado del país marroquí.

España "no abandonará" al pueblo saharaui

En su comparecencia, Albares se ha encontrado con la crítica unánime de todos los partidos políticos, tanto por las formas (parte de la carta que envió Sánchez al rey Mohamed VI la publicó Marruecos el viernes) como por el fondo, pues Unidas Podemos y otros socios de investidura como ERC han criticado que se "abandone" al pueblo saharaui. Sin ir más lejos, el diputado morado Gerardo Pisarello ha criticado que el PSOE haya "aceptado" que Marruecos ostente la soberanía del Sáhara Occidental, obviando, a su juicio, el planteamiento de la ONU "en favor del derecho de autodeterminación saharaui".

“España lleva demasiados años siendo espectador”, ha declarado el ministro de Asuntos Exteriores, que si bien ha defendido que el Gobierno haya acometido giro alguno con respecto a su posición sobre el Sáhara, sí ha asegurado que ahora hay “una gran oportunidad” para “desencallar la situación” con Marruecos. Para Albares, tras la acogida de Ghali se produjo “una de las crisis más graves en décadas” con Rabat que no podía mantenerse más en el tiempo. “Esta nueva etapa es esencial por los lazos e intereses que tienen los países entre sí”, ha concluido el sucesor de Laya.

En parecidos términos se había referido el presidente del Gobierno este miércoles por la tarde durante su visita a Ceuta, donde ha justificado sus decisiones explicando que la situación con Marruecos era "insostenible" y había que resolverla ya.

Por su parte, el PP también ha criticado el cambio de postura del Ejecutivo, no tanto por el fondo como sí por las formas y porque, según ha recordado, Naciones Unidas pide soluciones que satisfagan a todas las partes, algo que no se cumple en este caso en lo que respecta a los propios saharauis y  Argelia, que ha retirado a su embajador en Madrid. También ha reprochado que el Gobierno no informara antes de este movimiento a la oposición. "Supone una ruptura unilateral y opaca", ha afeado la diputada 'popular' Valentina Martínez Ferro.

El portavoz de Vox, Iván Espinosa de los Monteros, ha preguntado a Albares "a cambio de qué" ha realizado este giro el Gobierno de Sánchez, una cuestión planteada también por Carmen Martínez, de Ciudadanos, que ha interpelado al responsable de Exteriores si "hay algo detrás".

Sánchez reconoce que las relaciones con Argelia se han alterado

Albares ha aprovechado la coyuntura para elogiar a Argelia, a quien ha definido como un socio "fiable", pero, como ha ocurrido en los días anteriores, tampoco ha aclarado si el Ejecutivo informó a este país del paso que se iba a dar con Marruecos y el Sáhara Occidental.

Eso sí, el presidente Sánchez ha reconocido este miércoles por primera vez que las relaciones con el principal suministrador de gas a España se han visto "alteradas". "Haremos todo lo que esté en nuestra mano para recuperar esas relaciones diplomáticas que se han visto alteradas en los últimos días", ha declarado desde Melilla.

Con todo, estas declaraciones chocan con la postura que el Ejecutivo viene defendiendo desde hace días, pues han repetido por activa y por pasiva que las relaciones con el país argelino continuaban sin mayor problema. "El acuerdo es bilateral y no afecta a las relaciones con otros países", dijo este martes Isabel Rodríguez, portavoz del Gobierno.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento