Anika Rytel, educadora canina: "Los perros nos hablan constantemente y quiero ayudar a la gente a entenderlos"

Anika Rytel, educadora canina.
Anika Rytel, educadora canina, con su ratonero valenciano.
Bieito Álvarez
Anika Rytel con su bodeguero valenciano.
BIEITO ÁLVAREZ

A Anika Rytel, el rostro visible tras el equipo de Mascotas Urbanas, le gusta hablar claro, "sin pelos en la lengua", y siempre con el objetivo de mejorar nuestra convivencia con nuestros perros. Enérgica y franca, ha trabajado presencialmente con más de 1.300 canes y otros 2.300 alumnos han aprendido a mejorar su relación con sus perros mediante sus cursos online.

A partir de este fin de semana, Anika ayudará a que los lectores de 20minutos aprendan a comunicarse mejor con sus perros. Sus consejos sobre cómo recompensar sus buenos comportamientos, jugar y estimularles o solucionar problemas de comportamiento, estarán disponibles en forma de vídeo todos los domingos dentro de la nueva sección Animaleros del periódico, dedicada a los animales de compañía. 

¿De dónde procede su amor por los perros?

Mi historia de amor con ellos no es repentina, no he tenido un perro que me daba problemas y entonces he decidido ser educadora, sino que me viene de familia, es mi herencia: tengo a una bisabuela que fue criadora de pastores alemanes y pequineses en la Segunda Guerra Mundial. Toda mi vida he estado entre perros, muchos perros. Otra cosa es cuando empecé a profesionalizarme y vivir de esto.

¿Y cómo fue el paso de convertirse en profesional de la educación canina?

Me obligó uno de mis mejores amigos, Pablo Mielgo, que es mi socio desde hace 12 años. Me dijo: "se te ha acabado esto de hacer el tonto jugando con los perros, ponte a ayudar a la gente de verdad". (risas)

Y ese consejo se tradujo en la academia Mascotas Urbanas.

Pablo y yo queríamos ofrecer a la gente la posibilidad de educar a sus perros, de conocer bien a sus perros, en base a la experiencia que teníamos. Cuando empezamos a trabajar recorríamos muchas ciudades de España. Durante cinco años hicimos kilómetros a mansalva, pero de esa manera podíamos ayudar a muy pocas personas, por eso pensamos en aprovechar las nuevas tecnologías para llegar a más gente.

¿Cómo está siendo la experiencia con los cursos online? 

Lo que nos gusta del medio online es que yo te explico cómo hacer las cosas, cómo es tu perro y al final eres tú el que tiene que aprender a observarle y actuar, a ser consciente de que si tratas a tu perro de una forma determinada, él se comporta de una manera, pero si cambias tu actitud o forma de comunicarte con él, él también cambiará su comportamiento. Y esa es la clave para solucionar los problemas. Somos nosotros los que, en gran medida, provocamos los problemas de comportamiento que tienen los perros, por lo tanto, somos nosotros los que debemos responsabilizarnos y cambiar.

"Somos nosotros los que, en gran medida, provocamos los problemas de comportamiento que tienen los perros, por lo tanto, somos nosotros los que debemos responsabilizarnos y cambiar"

Pero no solo hay que acudir a los educadores caninos, a formarse, cuando hay problemas.

Precisamente. Si realmente queremos que nuestros perros sean felices y equilibrados, que convivamos en sociedad y puedan acompañarnos a cualquier lugar, debemos educarnos a nosotros mismos, entender lo que es un perro y cómo educarle correctamente. Lo ideal es que te informes y te formes antes de tener perro. Nos sacamos el carnet de conducir después de hacer un examen y unas prácticas, con el perro debería ser igual.

Llevas muchos años trabajando con perros e imagino que has visto una evolución tanto en cómo trabajáis los educadores como en cómo y para qué la gente os busca.

Efectivamente. Antes las personas que tenían un perro con un problema de comportamiento y nos llamaban diciendo "ven y arréglalo". Y claro, no funciona así. Lo que vemos ahora es que la gente se ha concienciado de que los perros son animales que requieren que aprendamos a entenderles. Y los profesionales, evidentemente, hemos evolucionado mucho en nuestras metodologías, en nuestra forma de ver al perro. Ahora los métodos no son los mismos. Antes el perro estaba obligado a obedecer y ahora hablamos de una educación guiada con métodos que premian lo que nos gusta para que el perro se sienta agradado y repita esos esos comportamientos.

Nosotros somos partidarios y defendemos la filosofía de educar a tu perro para convivir con él en sociedad. Distinguimos entre tener un perro de convivencia y un perro de competición, un perro operativo o un perro con el que necesitas una excelencia en una labor específica. Eso conlleva otra exigencia hacia el perro, pero si la metodología es buena, el perro también lo disfruta.

Anika Rytel, educadora canina.
Anika con sus tres perros, uno de ellos un mestizo adoptado, y un invitado de otro de los integrantes del equipo de Mascotas Urbanas.
Bieito Álvarez

¿De hecho, tú llamas a la educación canina básica comunicación canina básica? 

Claro, porque realmente es una herramienta que nos permite comunicarnos con nuestro perro. La comunicación es la base de cualquier cosa que queramos hacer; incluso si quieres es exigirle al perro una excelencia porque vais a competir, hay que empezara con una comunicación básica. Es la base y sin ella nunca vamos a conseguir nada.

¿La gente entiende a sus perros?

En términos generales, lo cierto es que la gente no observa a sus perros, no los escucha, no saben que su perro puede estar bostezando no por sueño, sino para liberar un pico de energía puntual, por poner un ejemplo. La gente les habla, les pide, les exige queriendo que los perros hagan cosas; pero no es una conversación sino un monólogo: "no tires; no te subas, quiero que saludes así; quiero que estés tranquilo; no ladres; ahora dame cariño...". La gente habla y exige, pero ni siquiera sabe el lenguaje que debe usar para que el perro entienda qué le piden. Falta comunicación, falta que la gente observe a los perros. Los perros nos hablan constantemente; a cada minuto emiten muchas señales de comunicación directamente dirigidas hacia nosotros y no las vemos. Por lo tanto el proceso sería: primero tener los conocimientos básicos de lo que es tu perro, luego observar e identificar lo que estás viendo, para después actuar al respecto.

"Los perros han desarrollado una capacidad inmensa para interpretarnos, cosa que desaprovechamos cada día"

 ¿Cuáles dirías que son los problemas más frecuentes que tienen las personas con sus perros?

Siempre hay que contextualizar, ver al perro como individuo y respecto al entorno en el que vive, pero los problemas más comunes que impiden una convivencia feliz y equilibrada son cinco: primero, que los perros reaccionan de forma reactiva o agresiva hacia otros perros; el segundo son los ladridos excesivos; el tercero más común es que rompan cosas en casa o entren en cuadros de estrés o de ansiedad cuando están solos; el cuarto es la falta de comunicación, que no vengan cuando les llamamos, que no nos hagan caso; por último, las eliminaciones, que hagan sus necesidades dentro de casa.

Anika Rytel, educadora canina durante la entrevista.
Anika durante la entrevista.
Bieito Álvarez

Has hablado de la llamada, que es una de esas órdenes que salvan vidas. ¿Cuáles dirías que las enseñanzas necesarias si tienes perro?

Aquí entramos de lleno en la comunicación básica. Nosotros, los humanos hablamos un idioma, los perros hablan otro, pero están tan domesticados que han desarrollado una capacidad inmensa para interpretarnos, cosa que desaprovechamos cada día. Tenemos la oportunidad increíble de construir un hilo de comunicación entre dos especies con ocho ejercicios y dos palabras. Una vez el perro sabe lo que es el muy bien y el no, pasaríamos al sentado; tumbado; quieto; liberación; llamada, a tu sitio, suelta y hop o sube.

Hay un problema en este país de abandono animal importante y una de las causas principales recogidas por el informe Affinity son los problemas de comportamiento. Desde tu experiencia como educadora canina, ¿cómo crees que se podría reducir?

Vuelvo a la formación básica para cualquier persona que quiera tener perro. Sería preciso que las personas que quieren tener perro sepan lo que esperar y cómo actuar una vez llegue a casa. Y para las personas que no están seguras de si quieren perro, estos conocimientos básicos les pueden ayudar a tomar una decisión sin precipitarse. Muchas veces creemos que queremos un perro porque hemos visto vídeos de perros súper felices, perfectos, pero la gente no es consciente de las horas de trabajo que hay detrás.

Si lo fueran, tal vez su decisión de añadir un perro a la familia sería otra.

Eso es. A ver, educar a un perro no tiene que suponer más tiempo, pero sí dedicárselo de otra forma, sabiendo, cambiando tu comunicación. En una sesión de cinco minutos de trabajo puedes conseguir mucho. Y si la haces bien, en diez minutos puedes tener al perro agotado.

¿Qué opinión te merece la nueva ley de protección animal que está en marcha? 

A mí en general me gusta que las cosas se regulen. Nunca se puede agradar a todo el mundo, pero a rasgos generales es una ley que beneficia a los profesionales y a los propietarios de perros. Muchas veces nos llaman personas diciendo que no sabe qué educador contratar. Y es normal porque hay mucho intrusismo profesional en cualquier profesión que no esté reglada, como la nuestra.

¿Qué deberían primar aquellos que quieren añadir un perro a la familia?

Antes de tener un perro, tendríamos que preguntarnos qué tipo de vida cómo soy como humano, cuáles son mis rutinas, y también qué presupuesto tengo, porque hay razas que suponen más gasto. Así podrías escoger al perro más adecuado y habrá menos problemas de convivencia.

Normalmente elegimos por estética, porque tenemos un buen recuerdo de un perro que tuvimos en la infancia, porque hemos visto el vídeo de un perro que nos ha parecido muy chulo o porque es una raza de moda. Yo huiría de escoger al perro por estética, huiría de las razas que están de moda. Lo primero es pensar qué necesidades tiene ese perro, qué nivel de energía y qué vas a hacer con el perro, que no es lo mismo querer un perro para hacer deporte todos los días con él porque eres una persona sumamente activa o querer compañía en casa para tus hijos.  Si quieres tener un perro para competir o enseñarle una labor concreta, entonces tendrás que escoger a un perro que se le dé mejor esa labor especifica. El principal objetivo de todos los que trabajamos y nos rodeamos de animales debería ser su bienestar. Si la intención es adoptar a un perro para ofrecerle una mejor vida, asegúrate de que así sea.

"Huiría de escoger al perro por estética y de las razas de moda. Lo primero es pensar qué necesidades tiene ese perro"

Estás acostumbrada a trabajar perros de trabajo. Cada vez se ven más perros así, como malinois o border collies, en las ciudades. ¿Qué opinión te merece este fenómeno?

Si ya es importante tener unos conocimientos básicos para tener un perro con un nivel de energía bajo y pocas necesidades a nivel de actividad o de precisión en la comunicación con él, imagina si hablamos de perros potentes con un nivel de asociación muy alto, perros que están muy atentos a todo lo que ocurre en el entorno y hambrientos constantemente de aprender y actuar. Este tipo de perros requieren manos expertas, no necesariamente profesionales, pero sí una persona que haya tenido varios perros, que ya tenga ciertos conocimientos y pueda ofrecer a ese perro lo que necesita.

¿Recomendáis cachorro o adulto?

Muchos clientes han llegado preguntando esto mismo y por su tipo de vida  hemos recomendado que adopten a un perro adulto con determinadas  características. Y todos nos han nos han llamado después diciendo que es la mejor decisión que han podido tomar, que tienen alguien cercano que acaba de tener un cachorro y ¡buf!. Existe el falso mito de que si quieres que el perro se adapte a ti, tiene que ser cachorro. El sistema cognitivo de nuestros perros y su facilidad de adaptación nos permite amoldarles a rutinas nuevas, sobre todo cuando se produce un cambio radical. Es verdad que un cachorro llega a ti con la mente en blanco, es como un trozo de plastilina a la que tú das forma, pero un perro adulto puede venir con una mente más estable, más madura. No es una regla matemática, pero diría que si vas a currar con el perro, sabes y tienes tiempo, puedes coger un cachorro; pero para el 99% de las típicas familias sin mucha idea, ve una buena protectora y adopta un adulto.

¿Cuáles son los planes de futuro de Mascotas Urbanas?

Me fascina la capacidad de cambio que tienen los humanos y los perros, estoy fascinada con los mensajes que recibimos todos los días del tipo: "no me puedo creer que estaba haciendo las cosas tan mal y con estos cuatro consejos veo un cambio en una tarde". Lo que quiero es que tenga más alcance e impactar en todas esas personas que piensan que tener un perro no ha sido una buena decisión, en aquellas que quieren hacer las cosas mejor con su perro, ayudarles a entender a su perro, a eliminar los problemas de comportamiento y hacer que disfruten con sus perros y que esos perros sean felices.

Los vídeos de consejos que veremos en 20minutos están para ayudar a que ese alcance crezca. ¿Qué vamos a encontrar en ellos?

Si tuviera que resumirlo en una frase, diría que lo que voy a hacer en los vídeos es dar consejos que sirvan en el día a día para mejorar la convivencia con su perro.

Anika Rytel, educadora canina
Anika junto a Magnes, "el empollón".
Bieito Álvarez
Mostrar comentarios

Códigos Descuento