Las cuarentenas por contacto estrecho pasan a la historia este martes: Sanidad las finiquita para todo tipo de población

Varios niños durante una clase en el colegio Virgen de Europa de Madrid.
Varios niños durante una clase en un colegio de Madrid.
EUROPA PRESS
Varios niños durante una clase en el colegio Virgen de Europa de Madrid.

El Ministerio de Sanidad y las comunidades autónomas darán este martes el primer paso hacia una nueva fase de la pandemia, de "vigilancia y control" tras superar la "fase aguda", en una reunión en la que prevén eliminar totalmente la obligación de hacer cuarentena para las personas que hayan sido contacto estrecho de un positivo de Covid. El efecto más práctico de esta decisión se verá en las escuelas, donde los alumnos ya no serán enviados a casa si en su clase se detectan cinco o más contagios.

Fuentes de Sanidad confirman que la supresión total de las cuarentenas figura en la agenda de la reunión de los directores generales de Salud Pública del Ministerio y de las comunidades. Si se acuerda, como parece que ocurrirá, pasará totalmente a la historia la obligación de permanecer en casa si se ha estado más de 15 minutos a una distancia menor de dos metros de una persona con Covid.

En realidad, las cuarentenas ya empezaron a retirarse a finales del año pasado. Primero, se tomó la decisión de que no tendrían que observarlas las personas vacunadas con pauta completa que fueran contacto directo de contagiados con las variantes delta o alfa. Tras constatar que era imposible discernir si era con ellas o con la entonces nueva variante ómicron y la beta, que provenía también de Sudáfrica, semanas después los responsables de Salud Pública acordaron hacer extensiva a estas variantes la eliminación de las cuarentenas, de modo que no tendrían que observarlas en ningún caso las personas que estuvieran vacunadas con la pauta completa contra la Covid.

Este decisión dejaba fuera a los no vacunados -el 9% de los mayores de 12 años en estos momentos- pero sobre todo a la población en edad escolar, puesto que la gestión de la Covid en los colegios tiene pautas concretas y en algunos casos distintas a la población general, pactadas entre las ministras de Educación y Sanidad y los consejeros autonómicos de ambos ámbitos.

Cierre de clases

Para ellos se mantenía la instrucción de que a partir de tres contagios en clase había la dirección del centro educativo debían consultar qué hacer a la correspondiente consejería de Educación y cuando estos llegaran a cinco, clausurar definitivamente el aula durante 10 días y enviar a todos los alumnos a casa, fueran positivos o negativos, porque todos eran considerados contactos estrechos de los contagiados.

A partir de diciembre, con la nueva variante ómicron que pilló a la mayoría de la población adulta vacunada pero no a los más pequeños y que aumentó de forma exponencial en número de casos con su mayor contagiosidad, esta medida supuso un verdadero quebradero de cabeza para los hogares con niños en edad escolar, que eran enviados a casa desde el colegio, con el consiguiente trastorno para padres y madres trabajadores.

Tanto es así, que Cataluña estuvo reclamando durante semanas en el Consejo Interterritorial de Sanidad la supresión de las cuarentenas en los colegios y la semana pasada terminó actuando de manera unilateral y desde el miércoles los colegios catalanes no cierran las aulas para enviar a los alumnos negativos por Covid a casa. Sin llegar a tanto, la Comunitat Valenciana también introdujo una novedad para las escuelas, terreno en las últimas semanas del ensayo a la segunda nueva normalidad. En este caso, cinco positivos en clase no supondrían automáticamente el cierre del aula, sino que Salud Pública estudiaría cada caso concreto para decidir, en función de la incidencia en la zona o de la tasa de vacunados entre los alumnos afectados.

Paso a la nueva fase

La supresión total de las cuarentenas figura en la nueva estrategia, "de vigilancia y control", de la pandemia que empezará cuando la ocupación de los hospitales y de las UCI de la mayoría de las comunidades se sitúe en nivel de riesgo bajo y cuya propuesta ya ha terminado la Ponencia de Alertas y Planes de Preparación y Respuesta, dependiente del Ministerio de Sanidad. Todavía no entrará en vigor, pero el fin de las cuarentenas que se espera a partir del martes es ya un primer paso.

Esta nueva estrategia prevé también el fin de la obligación de que los positivos con síntomas leves o sin ellos tengan que hacer un "aislamiento estricto" y se cambiará por una recomendación para que estén en casa y durante 10 días reduzcan sus contactos sociales y lleven mascarilla. Precisamente, en las últimas semanas varias comunidades estaban pidiendo reducir de nuevo la duración del periodo de aislamiento, que todavía es obligatorio, por siete días en la actualidad.

Sin embargo y más teniendo sobre la mesa ya la propuesta de los expertos de Sanidad sobre la nueva fase de la gestión de la Covid, no está previsto que vaya a haber una nueva reducción de los aislamientos y previsiblemente se pasará ya directamente a su eliminación total. Fuentes del Ministerio descartan que esta cuestión vaya a discutirse en la Comisión de Salud Pública del martes.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento