La nueva fase de la Covid en España: fin al aislamiento obligatorio y cuarentenas y centrada en mayores de 60 y enfermos

  • Sí se recomendará que quienes tengan Covid intenten teletrabajar, lleven mascarilla y reduzcan contactos.
  • En hospitales y residencias de ancianos las normas para residentes y trabajadores serán más estrictas.
  • El nuevo sistema de “vigilancia” tras las “fase aguda” no entrará en vigor hasta que los hospitales de la mayoría de comunidades esté en riesgo bajo.
Personas paseando por las calles de la Comunidad de Madrid.
Personas paseando por las calles de la Comunidad de Madrid.
jparis

Tras la “fase aguda” de la pandemia que estamos dejando atrás llegará una nueva de “vigilancia y control” de la Covid que en lugar de un monitoreo “exhaustivo” sobre todos los contagios se centrará en los positivos entre la población mayor de 60 años -la medición de la incidencia acumulada ya no será sobre la población general, sino a partir de esa edad-, personas vulnerables por enfermedad y embarazadas, así como sus posibles complicaciones e ingreso en el hospital, de manera que descargará la atención sobre personas que den positivo pero con síntomas leves o sin ellos y sobre sus contactos estrechos, ya que se elimina la obligación de hacer aislamiento en los primeros y las cuarentenas en los segundos.

Estas son los elementos principales que figuran en el borrador que ha aprobado la Ponencia de Alertas y Planes de Preparación y Respuesta sobre una nueva estrategia, “de Vigilancia y Control frente a la Covid-19 tras la fase aguda de la pandemia”. Aunque en el documento, todavía provisional, puede leerse que también ha recibido luz verde de la Comisión de Salud Pública, su entrada en vigor no será inmediata. No lo será hasta que la ocupación de las camas hospitalarias y camas UCI esté en nivel de riesgo bajo a nivel nacional y en más de la mitad de las comunidades y sea general la tendencia descendiente en las últimas dos semanas.

En la actualidad, España se encuentra muy cerca de llegar al nivel de alerta bajo en los hospitales, pero todavía no está ahí. Según los datos de Sanidad del viernes pasado, estos dos indicadores se encuentran todavía en nivel medio de riesgo. El porcentaje de camas de hospital con enfermos de Covid es de 5,84% mientras que en nivel bajo está entre 2 y 5%. La ocupación de UCI es 11,38% y el nivel bajo está establecido entre 5 y 10%.

Cuando estos parámetros lleguen al nivel bajo en la mayoría de España, la Ponencia propondrá dar comienzo a esta nueva etapa de vigilancia, que además de en los positivos mayores de 60 años y la ocupación hospitalaria incrementará la secuenciación de los casos positivos, potenciará la vigilancia sobre las aguas residuales de las ciudades y no perderá de vista las bajas laborales que se soliciten debido la Covid.

Sin aislamiento ni cuarentena

Entonces, empezará oficialmente una nueva fase en la gestión de la pandemia, que se centrará en vigilar a las personas más vulnerables, lo casos graves y otros aspectos que permitan observar posibles cambios en el comportamiento de la Covid. La Ponencia de Alertas considera especialmente importantes la secuenciación y el control de las aguas residuales para detectar nuevas variantes del virus, que se dan por supuesto que surgirán este año y los siguientes. “No se puede suponer que ómicron será la última variante de preocupación. Durante 2022 y los próximos años, podrán surgir variantes con diferentes características de transmisibilidad, escape inmunológico y gravedad”, dice el borrador. Por este motivo, cree que “se deben conservar las estructuras extraordinarias de vigilancia y control” y “garantizar que se pueden reactivar” si fuera necesario. Hablan, por tanto, de la “de la reversibilidad de la estrategia”.

De momento, la nueva fase de vigilancia supondrá que las personas que sean positivo por Covid con síntomas leves o sin ellos ya no tendrán que cumplir un “aislamiento estricto”. La obligación de tener que estar en casa, primero dos semanas, luego 10 días y después siete se sustituye por la “recomendación” de tomar medidas preventivas durante 10 días desde el inicio de síntomas o el diagnóstico en los asintomáticos, como llevar mascarilla. En ese caso, deberían evitar los contactos sociales, sobre todo con personas vulnerables, y los eventos multitudinarios, así como teletrabajar si es posible, porque le documento recomienda esta modalidad laboral. A quienes tengan síntomas como fiebre se les recomienda que “permanezcan en su domicilio” hasta que desaparezca o mejoren los síntomas.

También decaen totalmente las cuarentenas para los contactos estrechos, que en realidad se mantenían solo en los colegios y no vacunados (el 9% de los mayores de 12 años), puesto que hace meses que se decidió que las personas vacunadas que hubiera sido contacto estrecho de un positivo no tenían que quedarse en casa. Como a los positivos con síntomas leves o asintomáticos, también se les pide que extremen las medidas de precaución.

Ninguno de estos casos será eligible para que se le haga una PCR y sí se pide que sigan haciéndose test de antígenos en casa ante la sospecha de estar contagiados y que los comuniquen a las autoridades sanitarias de sus comunidades, puesto que este control sobre los casos positivos será otro elemento clave para la fase de vigilancia y control de la Covid.

Control en mayores de 60 años

El borrador de la Ponencia no fija medidas específicas para la población infantil -en los que la Covid es “generalmente leve con una evolución clínica favorable” y entre la que los casos graves son “una excepción”-. Indica que “no se establecerá ninguna actuación ni medidas específicas” en los centros educativos, igual que en otros centros de trabajo. “El resto de lugares de trabajo no se establecerá ninguna actuación”, añade el borrador, que excluye a las residencias de mayores y otros centros sociosanitarios, donde seguirá habiendo medias especiales.

Residencias 

Al tratarse de lugares donde conviven personas vulnerables por edad y por enfermedad, la vigilancia se extremará entre residentes y sus trabajados. A diferencia de la población general, a estas personas sí será pertinente hacerles una prueba PCR. También, a los mayores de 60 años que presenten síntomas, inmunodeprimidos y mujeres embarazadas, personas con infecciones respiratorias que requieran ingreso y personas con sospechas de tener Covid después de haber estado en los 14 días antes “en una región en la que esté circulando una variante de interés”.

Volviendo a las residencias de mayores, si un residente tiene un diagnóstico positivo por PCR, deberá ser aislado del resto primero hasta que se tenga el resultado de la prueba y hasta cinco días después de confirmarse el diagnóstico. Si hay un primer resultado negativo y persisten los síntomas, se hará una segunda PCR en no menos de 48 horas. También estudiarán los contactos estrechos.

Si el positivo es alguien que trabaje en una residencia o centro sociosanitario, “no acudirá a su centro de trabajo durante los primeros cinco días”, dice el borrador de la Ponencia. Pasado ese tiempo y siempre que ya no presente síntomas desde 24 horas antes, volverá hacerse una PCR para confirmar el negativo y poder incorporarse al trabajo.

Más contagios 

Por último, la Ponencia propone en su documento una modificación de los indicadores que desde que se aprobó el primer “semáforo” en octubre de 2020 han medido el nivel de riesgo epidemiológico. Si la siguiente versión, de noviembre de 2021, supuso elevar el número de contagios aceptables en cada uno de los cinco niveles -circulación controlada, bajo, medio, alto y muy alto- ahora se amplían todavía más, hasta multiplicarse por cinco, pero se reducen solo a controlar los contagios entre personas de 60 años y más. Los indicadores sobre ocupación de camas de hospital y UCIS se mantienen como hasta ahora.

Así, se considerará que hay circulación controlada de la Covid cuando la incidencia acumulada entre los mayores de 60 sea menor a 250 casos por 100.000 habitantes. La progresión continúa hasta considerar que el nivel medio está entre una de 500 a 1.500 casos, el nivel de riesgo algo, entre 1.500 y 2.500 y el muy alto, a partir de 2.500, siempre entre los mayores de 60.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento