2022 también será pandémico: se prevén ondas cada vez más suaves sin excluir otra nueva variante que lo cambie todo

  • El año empezará con un enero que se espera duro por el enorme incremento de contagios esta Navidad. 
  • La vacuna la gran baza para que la Covid sea cada vez más leve mientras los expertos discrepan de la levedad de la ómicron.
  • "Haremos más cosas que en 2021, igual que en 2021 hemos hecho más que en 2020", dice un epidemiólogo.
  • Directo | Minuto a minuto de la emergencia sanitaria por el coronavirus.
Una concurrida calle de Madrid, a 23 de diciembre de 2021.
Una concurrida calle de Madrid la semana pasada.
JORGE PARÍS

Como fueron 2020 y 2021, 2022 se presenta como otro año de pandemia. Esta es casi la única certeza que a varios días de que llegue el año nuevo -y con la incertidumbre que la variante ómicron ha traído a la ya de por sí incierta evolución de la crisis sanitaria- tienen los epidemiólogos consultado por este periódico. El año empezará con al menos un mes duro, porque enero todavía arrastrará las decenas de miles que ha dejado la Navidad. A partir de ahí, se espera un oleaje epidemiológico con ondas que todavía no desaparecerán pero que se espera que sean cada vez más suaves. También en sus efectos sobre la salud gracias a una vacuna que no dejará de ponerse el año que viene. Sin embargo, esto no excluye que en 2022 surja una nueva variante que, a su vez, sea capaz de imponerse a ómicron y merme la eficacia de las vacunas. A pesar de todo, la previsión es que en el año que ahora entra se puedan hacer más cosas que en 2021, como en 2021 se pudieron hacer más que en 2020.

"Yo creo que el 2022 lo tenemos que plantear como un año pandémico. En 2020 ya se hacían proyecciones de que 2020 y 2021 serían pandémicos a tope, 2022 cada vez menos y 2023 seguramente estaremos en el final del túnel. Ya lo vemos pero no hemos llegado", pronostica el epidemiólogo Salvador Macip, investigador en la Universidad de Leicester y asesor Covid de la Generalitat de Cataluña

¿Debe la Unión Europea desarrollar estrategias sensibilización sobre la salud mental?

"Afrontaré 2022 con optimismo si compruebo que las decisiones de las administración son coherentes con los resultados de los análisis de necesidades realizados", dice el portavoz de la Sociedad Española de Salud Pública (SESPAS) y exdirector General de Salud Pública del Ministerio de Sanidad, Ildefonso Hernández.

¿Será 2022 el año en el que la pandemia se convertirá en una endemia que afectará a varios miles de personas pero sin saturar la sanidad? "Una cosa es que lo querríamos y otra lo que pasará, nadie lo sabe", tercia Joan Caylá, exjefe del Servicio de Epidemiología de la Agencia de Salud Pública de Barcelona, que, en lugar de declararse pesimista frente al año que está a punto de empezar, se sitúa entre los "optimistas bien informados". Y lo que muestra la información disponible es que llegaremos a 2022 con un pico de contagios quizá nunca visto debido a la más contagiosa variante ómicron y la Navidad.

Un enero malo

Que el mes de enero será malo en términos de pandemia es la única cosa que no dudan expertos como el hasta ahora director general de Salud Pública de Asturias, Rafael Cofiño, que dejó su cargo el 26 de diciembre y que en una carta de despedida a sus compañeros puso fecha de finalización a esta sexta ola, que "no ha ido la más grave, pero probablemente sí una de las más difíciles de gestionar". "Nos quedan aún algunas semanas complicadas y de mucho trabajo", apuntó Cofiño, que como director general ocupaba un cargo político también, pero adelantó que "a finales de enero" pasaremos a otra fase "cuando volvamos a salir de esta ola".

También el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, advirtió este lunes desde La Palma que en las "próximas semanas" se dejará notar el efecto de la variante ómicron, "altamente contagiosa", que, sin embargo, dio por seguro que su impacto será "menor" en los hospitales y las UCIs.

Virulencia de la variante ómicron

Es cierto que entre los expertos no hay un planteamiento único sobre si la ómicron es realmente menos virulenta de lo que fueron la alfa o la delta, pero Caylà advierte contra los mensajes "demasiado optimistas" que se lanzan desde el plano político sobre el supuesto carácter benigno de esta última variante. Y si lo es, coincide con Macip en señalar que si los contagios crecen al ritmo actual -se calcula que unos 200.000 en España solo entre Nochebuena y Navidad-, necesariamente se dejará sentir en la saturación hospitalaria. "Con este alud de casos, si hay un porcentaje que sigue ingresando en UCIS al final es todo un desmadre", dice Caylá. "Si mata 5 veces menos pero infecta 10 veces más, los números van a a ser más altos", calcula Macip.

De hecho, 2022 empezará sin disipar totalmente las dudas que existen en torno a la variante ómicron y, sobre todo, sobre qué efecto puede tener sobre la pandemia misma. Por una parte, no se sabe si una tercera dosis de las vacunas ya existentes de ARN mensajero -Pfizer o Moderna- será suficiente para taponar el escape de inmunidad frente a ella o será necesario que los laboratorios desarrollen nuevos sueros adaptados, tal y como dictan los contratos de compra con la UE. 

"Todavía no hay una respuesta sobre si necesitaremos una vacuna adaptada con una composición diferente. La comunidad científica tiene que revisar más datos sobre el impacto de la variante sobre la efectividad de las vacunas aprobadas", declaró en la última rueda de prensa del año el responsable de vacunas de la EMA, Marco Cavaleri. En caso de ser necesario, no habrá que empezar "de cero", porque por lo que se ha visto la ómicron "no es necesariamente muy diferente" de las variantes anteriores. Mientras, la EMA sigue autorizando a las farmacéuticas para que aumenten la producción de vacunas -de momento, tal y como existen-, de modo que la UE produce 300 millones de dosis al mes.

Lo que sí está más claro es que la ómicron, que ya cerró 2021 barriendo a la delta e imponiéndose como variante hegemónica -nueve de cada 10 casos en la Comunidad de Madrid, por ejemplo-, es más infecciosa, algo que para algunos expertos tiene el aspecto positivo de servirá para inmunizar -de forma leve en la mayoría de los casos-a toda la población.

"Tengo la impresión de que ómicron acaba con la pandemia. La tasa de infecciones es brutal, pero la gran mayoría con cuadros muy, muy leves. En Sudáfrica está bajando la incidencia igual de rápido que subió. Esto se acaba", tuiteaba hace unos días el doctor Javier Zulueta, del servicio de Medicina Pulmonar y Cuidados Intensivos del hospital Monte Sinaí, de Nueva York. También desde el otro lado del océano, la pareja de virólogos Adolfo García Sastre y Ana Fernández Sesma se mostraron también optimistas en el programa PlanetaCalleja sobre el futuro que depara la variante ómicron. "Queremos transmitir un mensaje de esperanza sobre lo que está ocurriendo con ómicron. Hay mucha gente que ya está inmunizada y sabemos que ómicron, aunque es muy contagioso, no da lugar a una enfermedad tan severa como las variantes anteriores, incluida delta”, afirmaron en un mensaje navideño.

Riesgo de nueva variante

Sin embargo, también para 2022, Macip y Caylà no ocultan sus reservas por el reflejo que tantos contagios termine teniendo en los hospitales y, sobre todo, por lo que consideran que será una constante el año que viene: como en 2020 y 2021 la pandemia seguirá evolucionando por olas y sujeta al riesgo de que surja otra variante que "lo cambie todo", como ha hecho ómicron, justo cuando la situación se creía controlada.

"Más que fijarse en que esto va a ser el final, hay que ser consciente de que mientras dure la pandemia va a haber olas y variantes", dice Macip. La clave será "evitar" quesean como la ómicron. "La mayoría de las que saldrán serán seguramente leves pero de vez en cuando saldrá alguna que nos complique las cosas". Para que no se nos atraganten demasiado las uvas esta Nochevieja, como punto de esperanza augura que en 2022 la vida será más normal de lo que fue en este 2021. "Haremos más cosas que en 2021, igual que en 2021 hemos hecho más que en 2020 y estaremos mejor porque iremos controlando la pandemia cada vez más, a menso que salga una variante muy mala", dice.

La ida y venida de las distintas olas es una experiencia ya adquirida en los dos últimos años, explica Caylà, que anticipa que seguirá ocurriendo en 2021. "Vemos que cada trimestre de 2021 ha habido una y el sentido común hace pensar que en el primer trimestre de 2022 habrá otra", incluso después de "bajar" la actual, que no terminará hasta finales de enero. "Esta pandemia es única y nos dará muchas sorpresas. Lo peor que podría pasar es que viniera una nueva variante que escapara al efecto de las vacunas", añade.

Seguir vacunando

Por que, en efecto, la vacunación es la gran baza que tienen los gobiernos para enfrentarse un año más a la pandemia. Al menos, en los de los países de rentas altas, porque es difícil pensar que en 2022 se cierre la enorme brecha que existe ahora entre ellos y la vacunación en países de renta media y baja. Por lo pronto, 2021 termina sin cumplir el objetivo de la Organización Mundial de la Salud (OMS) de que el 40% de la población de cada país esté vacunada, lo que pone en duda llegar al segundo propósito y aumentar el porcentaje al 70% a mitad de 2022.

Mientras que España se acerca al 90% de población vacunada, por ejemplo, en Nigeria o Etiopía los ratio son del 7,9% y del 4,4% respectivamente y esa baja cobertura alimenta el surgimiento de nuevas variantes. "Una expectativa que se sabía siempre en riesgo de acuerdo a las capacidades de cooperación internacional para facilitar el acceso universal a las vacunas", lamenta Hernández.

"Sabíamos que en cualquier momento podría haber vueltas atrás. Que era una transición con muchas incertidumbres y que no era en absoluto descartable algo como lo que está sucediendo", dice sobre la variante ómicron, que ha truncado las "moderadas expectativas" de que se controlara la situación en 2021, siempre que hubiera "programas de vacunación masivos a nivel global" que de momento no se han mostrado eficientes.

Mientras, en el primer mundo, países como España continuarán en 2022 terceras dosis y vacunando a la población de menor edad, de momento a partir de los 5 años. Sánchez insistió en ello hace unos días, en que en el año que viene los ciudadanos deben "perseverar" en la vacunación como "el mejor antídoto". 

Mostrar comentarios

Códigos Descuento