Las ucranianas defienden Kiev: "Muchas mujeres quieren participar en la milicia. Yo pienso en apuntarme. Es mi deber"

un barrio residencial de Kiev, un objetivo civil, la noche del jueves
un barrio residencial de Kiev, un objetivo civil, la noche del jueves
Cedida

"Todo lo que dice Rusia de nosotros es mentira. Nuestros soldados no están tirando las armas. Estamos defendiendo nuestra tierra". Son las palabras de Margot, una ucraniana que, refugiada desde su piso a las afueras de Kiev, ha vivido como los combates se trasladaban desde Chernóbil hasta la capital.  Tras solo 48 horas de guerra, las tropas rusas llegaban esta madrugada hasta Kiev, que ha sido durante toda la noches asediada por bombas y misiles incluso en los barrios más residenciales. Pese a eso, esta ucraniana no tiene intención de ponérselo fácil a los rusos: "Hay colas para inscribirse en las brigadas de defensa territorial. Yo pienso inscribirme", dice Margot que pide, sin embargo, la ayuda de la Comunidad Internacional para conseguirlo. 

Margot describe la noche en la que la guerra ha llegado, literalmente, hasta su ventana, con una sola palabra: "Dura". Margot relata que, como el ejército ruso no pudo el jueves tomar el aeropuerto de Hostomel, desde el que podrían enviara aviones a Kiev, decidieron entrar por tierra. "Han atacado Kiev desde todos lados con tanques y carros de combate. Desde mi casa se oyen estallidos constantes, como si hubiera batallas de tanques. Tuve que tomar un tranquilizante para poder dormir unas horas", cuenta Margot a 20mintuos. Y esos mismos estallidos, de bombas, de misiles, de combates entre los ejércitos, se oyen perfectamente al otro lado del teléfono. 

¿Cuál consideras que es el principal valor europeo que hay que defender?

Durante el día, con el sol, la situación mejora algo, cuenta a Margot. No cunde el pánico-no hay que olvidar que ocho años de conflictos en el Donbás han curtido a la población-, los bancos estatales siguen funcionando pero es cierto que hay colas en supermercados y farmacias, "porque la población quiere estar preparada". Confirma que las sirenas antibombas, para que los ciudadanos se refugien en el metro, están sonando en Kiev: "En mi distrito aún no he oído sirenas. Pero mis amigas que viven más cerca del centro si que las oyeron y el jueves pasaron todo el día en un refugio", asegura esta ucraniana.

"No vamos a cruzar los brazos ante el agresor"

Pero las verdaderas colas, están, según cuenta Margot, ante los puestos de las brigadas de defensa territorial, algo así como milicias que el Gobierno de Volodimr Zelenski ha habilitado para que el pueblo se aliste y asista al ejército: "Hay mucha gente que quiere participar, que quieren apuntarse a las milicias, tanto hombres como mujeres. En los puntos donde se pueden hacer la inscripción hay larguísimas colas. La gente quiere defenderse y nuestro Ministerio de Defensa -otro estallido rompe la conversación en este punto- suministrará armas a todo el que quiera defenderse, así que eso haremos". 

Evidentemente, Margot, como buena parte de la población ucraniana, sabe de la potencia del ejército que dirige desde Moscú Vladimir Putin, de sus superioridad numérica y militar, pero ellos, dice Margot, tienen algo que no tienen los rusos: "Nosotros tenemos motivación. Estamos defendiendo nuestra tierra, nuestro pueblo, no pensamos vivir bajo la ocupación de nadie, mucho menos bajo la de Rusia. Sus soldados ignoran para que están aquí, no están dispuestos, como nosotros, a morir por esto, ellos son los que tiran las armas". Aún así Zelensky ya ha pedido una negociación con Rusia que Putin ha aceptado. 

Kiev se levanta esta mañana con los estragos de los bombardeos rusos
Kiev se levanta esta mañana con los estragos de los bombardeos rusos
Cedida

Ante estas palabras, este medio pregunta a Margot si ella, como los más de 100.000 ucranianos que ya han salido del país, piensa en huir. Pero su respuesta es contundente y convencida: "No pienso huir. Tengo que hacer algo para ayudar a nuestro ejercito a ganar esta guerra. Yo misma pienso en inscribirme en esa las brigadas de defensa territorial y en donar sangre. No puedo quedarme de brazos cruzados viendo como las tropas del país ocupante entran en mi país. Es mi deber".

"No necesitamos tropas, pero sí apoyo militar"

Como Margot, son muchos los ucranianos que con las armas que les da el Gobierno se defienden, hombres, mujeres, presidentes de comunidad que garantizan la seguridad de sus edificios...Pero todos coinciden en lo mismo: no pueden ganar sin la ayuda internacional. De momento la UE y EEUU han impuesto duras sanciones contra la economía rusa, lo que Ucrania, dice Margot "cree que es necesario y agradece, pero no es suficiente".

"A estas alturas, cuando la guerra ha estallado, cuando estamos sufriendo ataques a objetivos civiles, cuando han muerto ya dos niños, creo que el apoyo no es suficiente". Y lo deja claro, lo que necesita su país, en medio de una invasión, es apoyo militar, "No tropas, no soldados, pero apoyo con material aéreo, de protección. Nadie dice que los soldados de la OTAN tengan que entrar y combatir por nosotros, pero por lo menos un apoyo aéreo y militar".

"No estamos esperando a Rusia con los brazos abiertos"

Ha sido este mismo viernes cuando el ministro de Exteriores de Rusia ha justificado esta guerra diciendo que no era una invasión, sino una operación de "liberación del pueblo ucraniano" de su "Gobierno genocida" al que el Kremlin no reconoce como legítimo ni como democrático. Pero Margot contesta contundente: "Es mentira, no les estamos esperando con los brazos abiertos. Esto es un enfrentamiento entre dos universos, una democracia y una dictadura. Lo que quiere Putin es establecer su poder en Ucrania como en el imperio ruso o como en la URSS".

"No quiere vernos libres, no cree que Ucrania sea un país con derecho a existir, no quiere que formemos parte de la familia europea ni de la OTAN". Así resume esta ucraniana los motivos que cree que han llevado a Putin a la guerra. Y es precisamente a estas organizaciones, a la OTAN y la UE a las que dirige sus súplicas: "Ucrania está sufriendo, tenemos fe en nuestro ejercito pero la Comunidad Internacional tiene que actuar, no de palabra sino con acciones. Vamos a defenderla democracia y vamos a ganar,  merecemos vivir en paz. Por favor, apoyadnos, ayudadnos, con armas y con apoyo aéreo", pide visiblemente afectada la mujer.

Por último, Margot no quiere acabar la conversación con este medio sin lanzar antes un mensaje -más bien una advertencia- a toda Europa: "Putin no va a parar en el territorio de Ucrania. Si lo ocupa va a seguir con los países bálticos, con Polonia. Hay que pararlo y castigarlo. Y no se puede olvidar que ha tomado Chernóbil, nuestra central nuclear, si la hace estallar va a sufrir toda Europa. Todos tenemos memoria de lo que pasó en los 80".

Mostrar comentarios

Códigos Descuento