¿Hemos llegado al tope de vacunación? España toca techo en el 91% de mayores de 12 años y 20% de gente desprotegida

Asturias retoma los viernes las jornadas de vacunación contra la COVID-19 sin cita previa
Cola para vacunarse sin cita previa en Gijón.
20M EP

El 91% de los mayores de 12 años. Esta es la proporción de personas por encima de esa edad que tiene puestas dos dosis de vacuna contra la Covid y que, con pequeños aumentos diarios, permanece invariable desde hace 10 días, cuando el marcador volvió a moverse hacia arriba, una sola décima, desde el 90,9%. Al margen de la administración de dosis de refuerzo, que nunca fue tan masiva como la puesta de las dos primeras, y de la de los niños de 5 a 11 años, que sigue siendo muy desigual entre las comunidades, la llamada primovacunación cada vez tiene más difícil sumar personas vacunadas y parece haber alcanzado un "techo" en un porcentaje nada despreciable pero que es insuficiente a ojo de los expertos.

El jueves pasado, el número de personas de más de 12 años que habían recibido la pauta completa de la vacuna en España ascendía a 38.396.333, 23.511 personas más que una semana antes, cuando la vacunación contra la Covid llegó al 91% de los mayores de 12 años, el porcentaje en el que ha permanecido desde entonces. Este avance lento también se había apreciado la semana antes, cuando el marcado se mantuvo cinco días en una décima menos, el 90,1%. El viernes, 4 de febrero, era de 90,8%.

"No sé si ha tocado techo, pero a partir de ahora cada vez es más difícil conseguir incrementos. Cada vez es más difícil, pero se puede y se debe mejorar", dice el vicepresidente de la Asociación Española de Vacunación, Fernando Moraga Llop. Más aún cuando este 91% se refiere a la población mayor de 12 años. Calculada sobre la población total, la cobertura con pauta completa cae 10 puntos y engloba solo al 81%. "Hay un 20% de personas que no están vacunadas", indica Moraga, bien porque no hay vacunas para ellas -los menores de 5 años-, porque no pueden vacunarse por motivos médicos o porque directamente no quieren. Para quienes no pueden, el Ministerio de Sanidad hará un nuevo intento con la vacuna de Novavax, la quinta que llegará a España y que se ha prescrito para personas que tengan alergias o a los componentes de las otras cuatro que se han estado administrando.

Vacunar al 100%

"Siempre hemos dicho que lo ideal es ser capaces de vacunar al 100% de la población. La pauta completa de la vacuna protege y es lo que buscamos", apunta el el presidente de la Sociedad Española de Inmunología, Marcos López Hoyos. Sin embargo, añade, "sabemos que es muy difícil llegar [al 100%], que ya el 9% de gente que queda es difícil de convencer".

"El 9% de gente que queda sin vacunar es difícil de convencer", Marcos López Hoyos, presidente de la Sociedad Española de Inmunología

Como el Gobierno central y las comunidades, estos expertos coinciden al señalar que la cobertura de vacunación contra la Covid es "muy buena", pero no es la mejor vista -la vacunación contra el sarampión, por ejemplo, alcanza al 95% de la población- ni tampoco es suficiente para hacer frente a lo que parecen los últimos coletazos de la sexta ola y quizá también de la pandemia, sobre los que se cierne la posibilidad de que aparezcan nuevas variantes tras ver que contra la ómicron no han sido tan efectivas que con las anteriores.

"Cuando hablábamos de porcentajes más bajos era cuando buscábamos la inmunidad de rebaño, en el caso de que la vacuna hubiera sido neutralizante [es decir, hubiera impedido la infección y no solo enfermar de gravedad, como es el caso] y su inmunidad duradera", dice López Hoyos, que sí cree que la vacunación contra la Covid debería haber sido obligatoria. "Podría aumentar el porcentaje de gente vacunada, pero va a ser muy difícil reducir estas cifras" de no vacunados.

También avanzado el tiempo, se vio que la inmunidad que confería empezaba a disminuir alrededor de a partir de los cinco meses, por lo que fue necesario añadir una dosis de recuerdo, la tercera dosis que en España no avanza tampoco al ritmo deseado. En este caso, la cobertura es de, 49,5%, según los datos del Centro Europeo de Control de Enfermedades, que muestran que hay otros países de la UE más aventajados, como Francia (68,7%), Italia (60,9%) o Portugal (58,3%). Las dosis adicionales son mucho más numerosas entre la población más mayor y vulnerable a la Covid pero mucho menos entre los adultos jóvenes, que son también quienes registran las peores cifras de segundas dosis, 83,9% y 83% respectivamente. "Si lo miramos como un éxito de campaña de dos dosis, el porcentaje no es tan bueno", apunta Moragas.

La vacunación contra la Covid, el exitoso despliegue de logística que exigió de todas las administraciones y el entusiasmo con el que en general la acogió la población son elementos que configuran lo que desde luego puede considerarse como lo mejor de la pandemia y que es motivo de orgullo tanto para el Gobierno central como para los gobiernos autonómicos. Sin embargo, semana tras semana, el Consejo Interterritorial sigue llamando a los ciudadanos para que sigan vacunándose, ya sea de primeras y segundas dosis o de la tercera.

En este sentido, las comunidades siguen habilitando puntos de vacunación sin cita previa, para que cualquiera pueda acudir en cualquier momento. Una de ellas, Castilla-La Mancha, que ha vuelto a habilitar unidades en la universidad, centros comerciales y empresas. Su consejero de Sanidad, Jesús Fernández, explicó que se trata de "no ceder en el intento de buscar oportunidades para ponérselo más fácil". "Somos conscientes de que subir décimas en la cifra total de pauta completa cuesta mucho más", afirmó.

En esta misma línea, el consejero de Extremadura, José María Vergeles, apuntó que entre los 20 y los 39 años la vacunación es menor que en otras franjas de edad y que le gustaría que avanzase también en la cuarentena. "Se ha ralentizado mucho en general", indicó por su parte el conseller catalán, Josep Maria Argimon, en relación a las cifras no tan buenas que están detrás de la notable cobertura del 91% de mayores de 12 años.

Menor sensación del riesgo

Expertos y consejeros citan dos causas particulares. La primera, es el elevado número de contagios que ha habido en la sexta ola que, aunque ya no era época para que afectara a una primovacunación que debería haberse completado antes, también ha incidido, como ha ocurrido en la vacunación de los niños de 5 a 11 años.

La otra tiene que ver con la mejora de la situación epidemiológica a la que precisamente la vacuna le debe tanto y que hace que la percepción del riesgo sea menor, especialmente entre la población más joven, ya tenga pendiente la segunda dosis o la dosis de refuerzo. "Hay un sentimiento de que esto se ha parado, la gente se olvida", dice Moragas, que cree que es "lógico" entre los más jóvenes, con una "percepción de la gravedad" de la Covid menor, porque es cierto que les ha afectado menos. "Lo cual en parte es verdad, dice".

Todo esto coincide con la retirada ya prácticamente total de la obligación de presentar el Pasaporte Covid para entrar en establecimientos públicos en las comunidades que lo impusieran. Si no ha servido para frenar la transmisión, si ha animado a los reticentes a vacunarse a hacerlo, aunque solo fuera por poder entrar en un restaurante. La esperanza es que cuando llegue la Semana Santa, el el verano u otras épocas para viajar, el uso que sigue teniendo el certificado Covid, el de poder viajar, sea de nuevo un acicate.

Mientras, López Hoyos, que ha visto mucho en el Hospital de Valdecilla (Santander) donde es Jefe del Servicio de Inmunología, advierte de que las cifras de fallecidos siguen siendo muy importantes y de que en esta sexta ola los ingresos han afectado muy particularmente a personas no vacunadas. Por ejemplo, los daos del Ministerio desde diciembre muestran que la tasa de no acunados de 30 a 59 años que han ingresado en un hospital o una UCI ha sido tres y siete veces mayor respectivamente de los no vacunados, que cuadruplicaron a los vacunados en fallecimientos.

Casi dos años después del inicio de la pandemia, los sanitarios disponen de fármacos efetivos para evitar los casos más graves, monoclonales como los que se acaban de comprar a AstraZeneca o retrovirales como los que el Gobierno negocia con Pfizer. "Pero no es la solución, la solución es prevenirlo antes, con la vacuna", dice López Hoyos.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento