¿Por qué las muertes con ómicron no aflojan pese a la caída de incidencia y superan ya las de olas anteriores?

Número de fallecimientos por covid en España por oleadas epidémicas.
Número de fallecimientos por covid en España por oleadas epidémicas.
Henar de Pedro

El Ministerio de Sanidad sumó este miércoles a las estadísticas oficiales 444 decesos por (o con, pues aún no se especifica) covid-19. Esta cifra incluye notificaciones con retraso por parte de algunas Comunidades, como también ocurrió el lunes, cuando se añadieron 601 fallecimientos, de los que 324 correspondían a atrasos por parte de Cataluña. La mortalidad es el último indicador epidemiológico en subir y, por ende, en bajar. Esta sexta ola que ya se percibe como superada no es una excepción y, además, ya ha superado en número de muertes a las dos oleadas anteriores. Ómicron, recuerdan los expertos, es más leve entre vacunados y, en términos absolutos, puede ser de mayor riesgo que las variantes anteriores por su alta transmisión.

La actual sexta ola en la que la variante ómicron ha sido la dominante ha superado ya en número de muertes a la quinta y sexta ola. Según los datos de Sanidad, que nutre sus estadísticas con la información remitida por las Autonomías, desde el 14 de octubre de 2021, cuando el Instituto de Salud Carlos III (ISCIII) fijó el inicio de la sexta ola, se han registrado 9.126 fallecimientos, mientras que la quinta causó 6.217 y la cuarta, 8.394. En total, desde el inicio de la pandemia, los registros españoles suman 96.906 óbitos en España.

La ministra de Sanidad, Carolina Darias, prefiere no obstante comparar los datos de la sexta ola con los de la tercera, porque se produjo en un periodo de tiempo similar (entre diciembre de 2020 y marzo de 2021) y afectó por igual a todos los grupos etarios, igual que la actual onda y no, en cambio, como por ejemplo la quinta ola, que afectó sobre todo a la población más joven. 

Así se ha explicado en la rueda de prensa de este miércoles posterior al Consejo Interterritorial del Sistema Nacional de Salud, en la que ha recalcado que mientras que en la tercera ola se contabilizaron 1,45 millones de contagios y 24.321 muertes (la letalidad fue del 1,68%), en la actual sexta onda se llevan registrados 4,47 millones de contagios y 6.589 muertes (0,15% de letalidad), según los datos ofrecidos por la ministra, que difieren de los que recoge el ISCIII en su último informe, fechado el 9 de febrero, en el que se recogen 7.390 defunciones. Estos datos, no obstante, están pendientes de ser consolidados.

Número de fallecimientos por covid en España por oleadas epidémicas.
Número de fallecimientos por covid en España por oleadas epidémicas.
Henar de Pedro

"La mortalidad es el último indicador que sube y el último que empieza a bajar", explica el catedrático en Microbiología de la Universidad Pablo de Olavide (UPO) de Sevilla, Guillermo López Lluch. Además, en la actualidad, cuando el personal sanitario ya dispone de más experiencia y tratamientos para el coronavirus, las estancias en el hospital se prolongan y la mortalidad es "más tardía". "Ahora la supervivencia es mayor y la mortandad es menor, pero se dilata" en el tiempo.

El experto incide en que ómicron puede resultar tan grave como variantes anteriores para las personas que han rechazado vacunarse. Y apunta que la mayor parte de los fallecimientos en la actualidad son de personas no vacunadas o vacunadas con patologías de base o inmunodeficiencias. "Las personas que mueren sin patologías previas son esencialmente no vacunadas", subraya.

En este sentido, el último informe de Sanidad que desglosa los datos según el estado de vacunación, del pasado jueves, refleja que la tasa semanal de mortalidad por covid es mayor entre las personas no vacunadas en todas las franjas de edad.

La menor tasa de letalidad

El epidemiólogo Pedro Gullón apunta una "particularidad" de la sexta ola: "La tasa de letalidad (la probabilidad de que un caso acabe falleciendo) es mucho menor". En concreto, del 0,1% en la sexta ola, según el Instituto de Salud Carlos III. Actualmente y en términos globales de la pandemia en España, la letalidad se sitúa en el 0,9%, pero en la primera oleada llegó a alcanzar el 11%. 

El también doctor en Salud Pública y profesor en la Universidad de Alcalá, expone que "esto se debe a que ómicron puede ser un poco más leve, pero sobre todo se debe a la alta tasa de vacunación, pues la letalidad también es más baja entre no vacunados, pero es mucho más evidente entre las personas vacunadas".

A pesar de que la sexta ola ha registrado un nivel de transmisión tan alto como la primera ola, la inmunidad adquirida por las vacunas y las infecciones previas ha conseguido que la curva de letalidad sea, en cambio, mucho más baja que la registrada en las tres primeras olas de la pandemia, cuando no existían o no se había generalizado la administración de las vacunas. Así se aprecia en este gráfico del último informe del ISCIII:

Evolución de la tasa de incidencia acumulada (IA) y la tasa de mortalidad acumulada (MA) a 14 días desde el inicio de la pandemia y hasta el 9 de febrero de 2022.
Evolución de la tasa de incidencia acumulada (IA) y la tasa de mortalidad acumulada (MA) a 14 días desde el inicio de la pandemia y hasta el 9 de febrero de 2022.
Henar de Pedro

Riesgo absoluto y relativo

Sobre este asunto abunda Gullón, que explica que "con ómicron, el riesgo relativo -que es la tasa de letalidad por covid- es mucho más pequeño, pero en términos absolutos el riesgo para la población puede ser muy alto cuando el virus es altamente circulante". Y cita como ejemplo una comparación entre el coronavirus y el ébola: "El coronavirus ha provocado muchas más muertes que el ébola, que es mucho más letal, en cambio. Virus que son muy transmisibles [y menos letales] pueden causar más daño que otros virus menos transmisibles pero más graves".

Además, "debido a las escasas restricciones ya vigentes en un contexto europeo, ómicron ha provocado niveles de transmisión muy parecidos a la primera ola seguramente, si no incluso superiores, y ha superado el número de fallecidos de otras olas. Con otras circunstancias (sin vacunar y una variante menos 'débil'), la mortalidad habría sido increíble", advierte.

Gullón también apunta en las futuras olas del virus, este podría seguir produciendo "picos de sobremortalidad" porque siga circulando, a pesar de que la sociedad perciba como finalizada la pandemia de covid, igual que pasó en los años siguientes a las pandemias de gripe de 1918 o de 1889 y así ha expuesto también el experto en salud pública y epidemiología histórica Adrián Aginagalde en Twitter. Por ello, considera que "hay que mitigar la circulación alta del virus y su sobremortalidad. Pensar que vamos a acabar con el virus de aquí a un momento muy cercano es bastante irreal", concluye.

Menor gravedad, pero mayor incidencia

El epidemiólogo Salvador Macip coincide con sus colegas al subrayar que la variante ómicron, a pesar de que generalmente causa una infección más leve, por su alta transmisión también puede generar mayores daños. Y es partidario de continuar controlando la pandemia. 

"Esta menor gravedad se puede ver compensada con la mayor incidencia"

"Creo que ha habido un poco de confusión con la idea de que ómicron es más leve. Sí, parece que causa menos enfermedades graves, pero en parte es gracias a las vacunas. En el laboratorio sí se ha visto que ómicron es menos agresiva que delta, pero no menos que las variantes anteriores. Es incluso más que la variante original que causó la primera ola, que tuvo una gran mortalidad". 

Por tanto, "todo es relativo", continúa el profesor en la Universidad de Leicester (Reino Unido). "Esta menor gravedad se puede ver compensada con la mayor incidencia y, al final, que el número de afectados graves sea igual o mayor [que en oleadas anteriores]. Estamos viendo volúmenes altos de ingresados y mortalidad en los países en los que menos controles de la pandemia hay. La cifra total de muertes viene muy determinada por el número de contagios y en esta sexta ola hemos tenido más contagios que en muchas de las anteriores". 

Macip defiende que hay que seguir vigilando, "ser conscientes de la mortalidad que puede causar ómicron" y continuar con las medidas de control de la pandemia "hasta que la curva esté a niveles muchos más bajos".

Mostrar comentarios

Códigos Descuento