Los escépticos de la tercera dosis de la vacuna: "Me da pavor, no quiero meterme nada más al cuerpo"

Una persona recibe una vacuna contra el Covid-19, en el Hospital Infanta Sofía, a 30 de diciembre de 2021, en San Sebastián de los Reyes, Madrid, (España). La Comunidad de Madrid permite desde hoy inocular la vacuna contra el COVID-19 a los adultos de 45 y más años (tercera dosis de refuerzo) y a todos los niños desde los 5 años. Según los últimos datos, ya han sido vacunados más de 96.000 niños en la Comunidad de Madrid. 30 DICIEMBRE 2021;VACUNA;45 AÑOS;MAYORES;COVID Eduardo Parra / Europa Press 30/12/2021
Una persona recibe una vacuna contra el Covid-19, en el Hospital Infanta Sofía
Europa Press
Una persona recibe una vacuna contra el Covid-19, en el Hospital Infanta Sofía, a 30 de diciembre de 2021, en San Sebastián de los Reyes, Madrid, (España). La Comunidad de Madrid permite desde hoy inocular la vacuna contra el COVID-19 a los adultos de 45 y más años (tercera dosis de refuerzo) y a todos los niños desde los 5 años. Según los últimos datos, ya han sido vacunados más de 96.000 niños en la Comunidad de Madrid. 30 DICIEMBRE 2021;VACUNA;45 AÑOS;MAYORES;COVID Eduardo Parra / Europa Press 30/12/2021

Todas las personas que aparecen en este reportaje tienen dos cosas en común: son jóvenes y rechazan la tercera dosis de la vacuna. Pero antes de seguir y hablar de ellos, una aclaración: no son negacionistas, su certificado covid lo demuestra. Simplemente, por unos motivos u otros, por desconfianza, principios o miedo, ninguno quiere repetir pinchazo. Dos fueron más que suficiente.

Lucía, 30 años, no quiere ponerse la tercera dosis.

LUCÍA

  • Madrileña, 30 años.
"El médico me dijo que con las vacunas estaba habiendo cambios con la regla. Mientras no sea necesario, quiero evitarlo. Me da miedo que pueda afectarme aún más".

"Me da pavor", explica a 20minutos.es Lucía, madrileña de 30 años. Su menstruación (y también su vida) cambió radicalmente después de la segunda dosis. "A mí la regla nunca me ha limitado y ahora me limita. Nunca he sangrado tanto y estos dolores son terribles". Por eso ella lo tiene tan claro: "¿Ponerme la tercera y que pueda ir a peor? Quita, quita. No quiero meterme nada más al cuerpo".

Los motivos de Raúl, que prefiere no mostrar su rostro por miedo a que le tachen de "negacionista", son distintos, aunque la decisión es la misma. "No quiero hacer las cosas porque todo el mundo las haga, hay que informarse bien antes y yo ahora prefiero quedarme como estoy". Para este madrileño de 30 años, que se contagió de covid en diciembre, los volantazos del Gobierno no le inspiran confianza. "Primero dijeron que las personas infectadas no podían vacunarse hasta que no pasaran seis meses, luego a las cuatro semanas, ahora a los cinco meses... Me desconcierta un poco. Prefiero esperar".

En su situación hay miles de personas: infectados en la sexta ola que ahora se preguntan cuándo deben vacunarse, cómo deben proceder. Hasta el martes, Sanidad recomendaba hacerlo a las cuatro semanas, pero ese día amplió el plazo a cinco meses, acercando posturas con los inmunólogos, que llevaban tiempo mostrando un rechazo total. "No tenía ninguna lógica", explica a este medio el catedrático de inmunología Alfredo Corell. "No entiendo de dónde salió esa recomendación porque las defensas naturales pueden ser incluso mejores. No tiene sentido que se vuelva a reestimular el sistema inmune a las cuatro semanas. Hay que esperar".

Además de los cambios de criterio de Sanidad, para Alejandro, un joven afincado en Tres Cantos, lo que falla es "el sistema" y su decisión de no ponerse la tercera dosis responde a una cuestión de "principios". "Creo que la solución no es poner dosis infinitas. No tiene ningún sentido que en el primer mundo nos vacunemos según vayan saliendo variantes y en los lugares donde aparecen las nuevas no se pongan porque no hay vacunas. No quiero seguir colaborando con este modo de gestionar esta situación".

Los casos de Alejandro, Raúl y Lucía no son únicos en España. El último barómetro del CIS cifra en un 9% las personas con pauta completa que rechaza una tercera dosis y en un 4% los que no saben o dudan. No es una corriente mayoritaria, pero hay más escépticos que antes. De hecho, las enfermeras del WiZink Center lo ven a diario. "Los mayores se la ponen sin rechistar", asegura una de ellas a este medio", pero la gente de entre 30 a 50 años nos dice que no piensan ponerse la tercera". 

Alejandro, 30 años, rechaza la tercera dosis de la vacuna.

ALEJANDRO

  • Madrileño, 30 años.
"Cuando salió la primera vacuna todos lo vimos como un alivio y como algo necesario. Ni me lo planteé. Pero ahora creo que está fallando el modelo de cómo entiendo que se deberían hacer las cosas".

Su afirmación coincide con los datos que se extraen de la última actualización del Ministerio de Sanidad. Solo el 23,82% de los jóvenes de entre 30 a 39 años tiene ya la dosis de recuerdo, aunque también es verdad que las comunidades abrieron la vacunación a esta franja de edad más tarde. En los mayores de 60, el dato es incuestionable: casi el 90% la ha recibido ya. Pero ¿qué dicen los expertos?

"No tiene mucho sentido"

"La tercera dosis aumenta el título de anticuerpos", asegura el inmunólogo Alfredo Correll, en un intento por lanzar un mensaje de tranquilidad a los escépticos. "Es segura y es eficaz".

Pregunta: Sin embargo, doctor, ¿es necesaria?

Respuesta: Es imprescindible en personas con la inmunidad alterada, ya sea porque son muy ancianos, porque son personas inmunocomprometidas o porque tienen alguna conmorbilidad.

P: ¿Y para el resto?

R: Para el resto no es necesaria. No van a hacer mal, pero no son algo que, desde el punto de vista inmunitario, se considere imprescindible. Porque, aunque se ha visto que los anticuerpos declinan en torno a los seis meses, las defensas no solo son anticuerpos. Tenemos células en nuestra sangre que tienen memoria del virus y que son capaces de volver a organizar una respuesta fuerte en tres o cuatro días. Para eso nos vacunamos. No solo para tener anticuerpos, sino para que haya células de memoria que se pongan en marcha.

P: ¿Puede ser contraproducente? ¿Podemos acostumbrar al organismo y que se debilite el sistema inmune?

R: No. Podría ser contraproducente si entramos en una dinámica de recuerdos continuos, pero una tercera dosis no.

Con él coincide Yvelise Barrios, vocal de la Sociedad Española de Inmunología, quien sostiene que "no va a tener efectos secundarios graves", pero desde el punto de vista inmunológico "no aporta nada nuevo". "La tercera dosis en personas sanas y jóvenes a día de hoy no tiene mucho sentido. Mostramos nuestra discrepancia cuando se abrieron al grupo de entre 18 a 39 años".

POR FRANJAS DE EDAD

  • Ahora mismo, de los 38 millones de personas que se pusieron las dos dosis en España, 20 ya han recibido el recuerdo. Según la última actualización de Sanidad, a fecha 27 de enero de 2022, las personas mayores de 70 años se la han puesto en masa: 91,45%, un dato similar para las personas que tienen entre 60 y 69 años (89,23%). Esas cifras, sin embargo, descienden en poblaciones más jóvenes. En los mayores de 50, el dato cae hasta el 69%, situándose en el 46,57% en los mayores de 40 años. En los treintañeros, solo el 23% tiene ya el recuerdo y el 13% en los jóvenes de 20 a 29 años.

En estos casos, la gran diferencia entre un infectado con dos dosis y uno con tres estará en los síntomas. "La persona de tres dosis igual ni se entera y pasa una infección asintomática porque tiene muchos anticuerpos y bloquean la infección desde el inicio", añade Corell, "mientras que la de dos dosis, que igual no tiene tantos anticuerpos y tiene que activar sus células T de memoria en sangre, puede tener tres o cuatro días de sintomatología leve, que remitirá muy rápido en cuanto esas células se pongan en marcha. En cualquier caso es lo que se espera de las vacunas: que no tengas que ir al hospital y que si tienes síntomas sean leves o moderados".

¿qúe hago si ya pasé la covid?

  • Los dos expertos consultados por este diario coinciden en que las personas jóvenes y sanas que han pasado la covid, bien en la sexta ola o en oleadas anteriores, pueden prescindir del tercer pinchazo, ya que la inmunidad híbrida es la más potente de todas. "Si las personas jóvenes con pauta completa están perfectamente protegidas, si encima han pasado una infección.... Queda mucho por estudiar, pero tenemos evidencias claras de que pasar la infección y vacunarse genera también esta respuesta híbrida", concluye la inmunóloga Yvelise Barrios.

Por todo ello, Barrios defiende que, en este momento de la pandemia, la estrategia debería ser otra y las terceras dosis deberían estar rediseñadas con las nuevas variantes. "No decimos que no tengamos que revacunarnos nunca más, sino que en el momento actual debemos mejorar la formulación de las vacunas para que se adapten a las cepas en circulación". Así, la inmunóloga cree que lo lógico ahora sería "focalizar los esfuerzos" en vacunar a quienes no lo han hecho aún. "Tenemos que hacer una estrategia que mire, no solo al ombligo de este país, sino a nivel mundial".

Mostrar comentarios

Códigos Descuento