La violencia de las bandas juveniles se reactiva en Madrid con peleas escolares, ajustes de cuentas y ataques familiares

Miedo por las bandas juveniles en los barrios obreros de Madrid.
Miedo por las bandas juveniles en los barrios obreros de Madrid.
jparis

Las aguas se habían tranquilizado, la "sed de venganza" parecía haberse diluido y Madrid llevaba unos días en una relativa calma tensa tras la escalada de violencia protagonizada por las bandas juveniles en la ciudad en la última semana. Sin embargo, tal y como adelantó 20minutos, la tranquilidad ha durado poco. Un ajuste de cuentas con apuñalamiento incluido entre miembros de los Trinitarios con ocho jóvenes implicados, una agresión familiar y amenazas con armas blancas, y una pelea entre chicas menores de edad con reproches por pertenecer a estas bandas han marcado una nueva jornada violenta.

Uno de los sucesos más destacables ha sido el ajuste de cuentas entre miembros de los Trinitarios. E ste martes por la tarde, en el parque Calero, en el distrito de Ciudad Lineal de Madrid, ocho jóvenes de esta banda apuñalaron con una navaja a otro, de 20 años, dejándole una fuerte perforación en el muslo.

El herido, un joven español de origen dominicano, y otras dos personas se encontraban hablando tranquilamente cuando de repente aparecieron estos ocho jóvenes, y sin mediar ninguna palabra, se lanzaron a por este chico asestándole una cuchillada en su pierna izquierda. El agredido fue trasladado por las emergencias sanitarias, consciente y orientado, al Hospital Ramón y Cajal sin peligrar su vida.

Por otro lado, la Policía Municipal ha informado este miércoles de la detención, el día anterior por la mañana en la avenida de Carabanchel Alto, de un joven de 19 años y de nacionalidad española, sospechoso de pertenecer a una banda juvenil, tras agredir a su madre y amenazar de muerte a ella y a su hermano pequeño de apenas diez años. Durante la detención de este joven, los agentes incautaron siete armas blancas de grandes dimensiones y varios pañuelos que suelen utilizar miembros o simpatizantes de estas bandas.

"Llevo varios años sufriendo amenazas e insultos por parte de él. De hecho, ya ha sido detenido en varias ocasiones siendo menor de edad", explicó la mujer a los agentes. Por su parte, el hijo menor reconoció que siente "miedo" de su hermano. La Policía se encuentra realizando labores de investigación para esclarecer si pertenece o no a una de estas organizaciones violentas.

La violencia callejera entre bandas es algo muy común no solo en la calle, sino también en el ámbito familiar. Según los expertos, estos jóvenes suelen venir de familias desestructuradas en las que los padres trabajan muchas horas fuera de casa. Es habitual que lleguen a las manos con sus progenitores, consuman drogas en la casa familiar y roben a padres y hermanos.

El último de los sucesos del que se ha tenido información es la paliza que un grupo de chicas dio el pasado jueves a otra, de 13 años y nacionalidad ecuatoriana, cuando salía del instituto Pedro Salinas, situado en el madrileño distrito de Usera.

Según han informado fuentes policiales, la víctima sabía que estaba amenazada por este grupo de chicas. Tras la brutal agresión, la menor pudo refugiarse en el Metro de Usera, donde los vigilantes de seguridad la auxiliaron y fueron quienes avisaron a la Policía Municipal, que al ver las heridas que presentaba llamaron al Samur-Protección Civil. A su llegada, los sanitarios la asistieron y la trasladaron estable al Hospital Doce de Octubre en estado leve.

La agresión fue subida a las redes sociales, y en las imágenes los agentes escucharon cómo las menores se reprochaban y criticaban por estar en bandas y cómo la presunta agresora les gritaba a las otras niñas 'pencos', la forma despectiva como se conoce a miembros de la banda de los Dominican Don’t Play. La Policía investiga si este grupo de chicas podrían ser simpatizantes de esta banda y si la víctima formaba parte de la organización rival.

La Policía se lo esperaba

Después de que hace una semana, varias reyertas en la región dejaran el saldo de dos muertos (uno menor de edad) y otros cinco heridos de diversa gravedad, Trinitarios y Dominican Don´t Play pretendían que el pasado fin de semana fuera el de la venganza. Sin embargo, y tras el gran operativo policial, con más de 1.000 agentes entre Policía Nacional, Guardia Civil y Policía Municipal, las autoridades sabían que estaba todo muy reciente y no ocurriría nada grave. Lo que si barajaban es que los enfrentamientos entre los pandilleros se produjeran durante los días de entre semana, cuando el despliegue policial es inferior.

"La venganza es solo cuestión de tiempo, estas personas no olvidan nunca lo sucedido y, antes o después, intentarán venga la muerte de su compañero", sostienen estas fuentes, que estuvieron patrullando este pasado fin de semana por las calles de Madrid. Su temor, finalmente, se ha confirmado.

Por su parte, el consejero de Presidencia, Justicia e Interior de la Comunidad de Madrid, Enrique López, ha querido felicitar este miércoles a las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado y a la Policía Local, porque ha colaborado "de forma muy exitosa" en el plan de choque contra las bandas puesta en marcha por Delegación de Gobierno el pasado jueves, con el que "está convencido de que garantizará la seguridad, que es seña de Madrid".

López espera que los agentes sigan trabajando con elementos de inteligencia policial para luchar contra los pandilleros y ha afirmado que no importa la nacionalidad de esta gente, sino "que son delincuentes" y hay que detenerlos.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento