La sexta ola no toca techo: los contagios alcanzan un nuevo máximo y la presión hospitalaria entra en riesgo muy alto

Gente pasea por la calle con mascarillas en Madrid.
Gente pasea por la calle con mascarillas en Madrid.
Jorge París
Gente pasea por la calle con mascarillas en Madrid.
Jorge París / ATLAS

Con las miradas de los expertos puestas en cuándo será el fin de la sexta ola, este lunes los contagios no dan tregua y alcanzan su récord en un fin de semana, con 331.467 casos entres días. Estas cifras suponen 40.000 positivos más que los contagios del fin de semana pasado, retrasando el previsible final de esta ola; al comienzo de una semana que podría confirmar el cambio de tendencia.

Por el momento, el pico de la ola se augura para la semana que viene, al aumentar a una velocidad cada vez menor: tras haber dejado más de 2,9 millones de contagios en solo mes y medio, el tsunami ómicron da signos de empezar a desacelerar en buena parte del territorio.

Así mismo, la incidencia acumulada a 14 días alcanza este lunes un nuevo récord, alcanzando los 3.397 puntos (tras un aumento de 205 puntos este fin de semana). No obstante, esta subida es menor a la sufrida el fin de semana pasado, cuando se incrementó en tres días 267 puntos; lo que podría indicar una remisión de la actual ola. Otro marcador que explica el posible descenso es la incidencia acumulada a 7 días, un indicador que ayuda a reflejar los cambios de tendencia y que la semana pasada comenzó a decaer.

¿Debe la UE ofrecer respuestas conjuntas a crisis sanitarias globales?

Tras alcanzar estas cifras de vértigo, varios expertos consultados por Efe creen que la sexta batida del coronavirus está perdiendo velocidad: el catedrático de Parasitología de la Universitat de València (UV) y experto en inmunología Rafael Toledo cree que se está "llegando al final" de esta ola porque la incidencia acumulada a siete días "está bajando".

"Si no hemos llegado al pico, estamos llegando, está empezando a estabilizarse y llegando a una meseta que supongo será corta y bajará rápido, que es lo que esta pasando con ómicron en todos los países", ha añadido este experto.

Por otro lado, en el informe de este lunes se han añadido 234 nuevos fallecimientos, en comparación con 202 el lunes pasado. En la última semana, han fallecido 462 personas con positivo confirmado en España. A medida que los contagios empiezan a decaer será precisamente la cifra de muertos la que ascenderá hasta alcanzar su pico, pues los fallecidos alcanzan su tope mientras los contagios e incidencia descienden.

La presión hospitalaria alcanza el riesgo muy alto

En cuanto a la situación de los hospitales, en este momento hay 18.821 pacientes ingresados y positivos en COVID-19 en toda España y 2.251 en UCI. La tasa de ocupación de camas ocupadas por coronavirus se sitúa en el 15,13 por ciento, aumentando más de un 1% desde el viernes y situándose en riesgo muy alto; y en las UCI en el 23,83 por ciento, una subida del 0,20% con respecto al viernes y permaneciendo en riesgo alto.

La presión en UCI será en las próximas semanas uno de los indicadores más preocupantes, pues esperan un incremento de ingresos en las próximas semanas. La semana pasada comenzaron a recibir a los infectados en Nochevieja y Año Nuevo y esta semana llegarán los de Reyes.

Mientras tanto, la tasa de positividad en España se sitúa en el 40,34 por ciento, frente al 40,96 por ciento del viernes. La Organización Mundial de la Salud (OMS) recomienda que este dato se encuentre por debajo del 5 por ciento para considerar como 'controlada' la propagación del virus.

El investigador de la Fundación de Investigación Sanitaria y Biomédica de la Comunidad Valenciana (Fisabio) y uno de los expertos asesores de la Generalitat valenciana en covid, Salvador Peiró, afirma que se ha "desacelerado notablemente" la transmisión y "es previsible que en una semana entremos en meseta o incluso empecemos "a descender".

Mostrar comentarios

Códigos Descuento