El anticipo electoral en Castilla y León obliga a Díaz a retrasar el lanzamiento de su plataforma

La vicepresidenta segunda del Gobierno, Yolanda Díaz, hace unos días en un acto.
La vicepresidenta segunda del Gobierno, Yolanda Díaz, en un acto.
EFE

Pequeño retraso en el calendario de la vicepresidenta del Gobierno y líder de Unidas Podemos, Yolanda Díaz, para lanzar su plataforma "de escucha" que podría acabar convirtiéndose en una candidatura electoral. El plan de Díaz era comenzar a celebrar actos y empezar a mantener reuniones con colectivos a lo largo y ancho de toda España a partir de este mes de enero. Pero la convocatoria de elecciones anticipadas en Castilla y León por sorpresa ha obligado a la líder morada a retrasar el despliegue de su hoja de ruta al menos hasta mediados de febrero.

Fue la propia Díaz la que anunció, a principios del pasado diciembre, que su intención era lanzar "tras las Navidades" un "proyecto de escucha" con el que "recorrer España" y evitar quedar relegada a "la izquierda del PSOE". La vicepresidenta, incluso, ofreció algunas pinceladas del discurso que mantendrá esta plataforma, que recuerda a la estrategia transversal que utilizó Podemos en sus inicios y con la que Díaz intentará no quedar arrinconada en una "esquinita muy pequeña y muy marginal" para disputar parte de su electorado al PSOE.

No obstante, el año ha comenzado, las Navidades han pasado y no hay noticias sobre que esta plataforma vaya a echar a andar a corto plazo. Preguntada al respecto el pasado miércoles en una entrevista en La Hora de La 1, la propia dirigente evitaba concretar una fecha para comenzar a celebrar reuniones y actos y se limitaba a señalar que lo hará "en cuanto pueda", aunque sin que se dilaten mucho los tiempos. Díaz, eso sí, insistió en que esta plataforma no será "un frente amplio" de partidos de izquierdas, pese a que esa es la denominación y el formato que defiende Podemos.

Fuentes del entorno de la vicepresidenta admiten que la convocatoria por sorpresa de las elecciones en Castilla y León ha supuesto un pequeño retraso en los planes de Díaz, aunque le quitan importancia y explican que, muy probablemente, el comienzo del proceso de escucha tenga lugar poco tiempo después de que se celebren los comicios, el 13 de febrero. La dirigente, además, ya descartó presentar una marca electoral para presentarla a esos comicios: el objetivo, en su caso, serían las generales, y Díaz quiere evitar hasta entonces el desgaste, en la medida de lo posible.

De hecho, Díaz aún no ha confirmado su asistencia a ningún acto de campaña de Unidas Podemos en Castilla y León, que presentó el sábado públicamente a sus candidatos con la presencia de la secretaria general de Podemos, Ione Belarra, pero sin la vicepresidenta. No obstante, fuentes del entorno de la dirigente aseguran que está abierta a participar en algún mitin, aunque no se volcará en esa campaña, habida cuenta además de las magras perspectivas electorales de los morados.

Díaz va dando algunas pinceladas

En cualquier caso, la vicepresidenta y su equipo ya están perfilando la hoja de ruta a seguir para el lanzamiento de esta plataforma, habida cuenta de que las elecciones castellanoleonesas han sido convocadas con mucha celeridad y constarán de una precampaña exprés. De hecho, en su entrevista del miércoles, Díaz concretó que varios de los colectivos con los que quiere reunirse en esa ruta por España son los relacionados con la ganadería, en plena polémica por las críticas del ministro de Consumo, Alberto Garzón, a las macrogranjas. "Seguro que una de estas reuniones de escucha se va a hablar de los debates de estos días: quiero escuchar a los trabajadores, a los ganaderos, a expertos", explicó la dirigente.

Asimismo, Díaz también afirmó que en ese proceso abordará la fiscalidad, una de las grandes banderas de Unidas Podemos. La vicepresidenta, de hecho, está tomando posiciones para la que se presume como una de las grandes batallas de la coalición en el inicio del año, la reforma fiscal, y el pasado viernes participó en un acto con el economista progresista Thomas Piketty, un evento en formato de charla en el que hablaron de impuestos, desigualdad y redistribución de la riqueza y en el que Díaz dejó clara su intención de "configurar un proyecto político y social" que, entre otras cosas, ataque la "deserción fiscal" de los "hiperricos".

Este acto no formó parte del proceso de escucha que lanzará Díaz, pero sí tuvo un carácter eminentemente político que sirvió a la vicepresidenta para seguir construyendo su perfil de cara a una eventual candidatura. Así ocurrió, hace unos meses, con el mitin de València en el que compartió escenario con Ada Colau, Mònica Oltra, Mónica García y Fátima Hamed, o con la visita al papa Francisco en el Vaticano hace unas semanas: se trata de actos que trascienden su papel en el Ministerio de Trabajo y sus labores como vicepresidenta y afianzan su liderazgo en el espacio a la izquierda del PSOE.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento