Dos años de coalición, una moción fallida en Murcia, la victoria de Ayuso y Aragonès, president: un balance de 2021

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, y el presidente del PP, Pablo Casado.
El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, y el presidente del PP, Pablo Casado.
EP

Otro año termina, y lo hace -como ya viene siendo habitual últimamente- dejando tras de sí un agitado panorama político. 2021 ha sido el segundo año de la pandemia, y la crisis sanitaria ha sido la protagonista de muchos de los principales eventos del año. Pero, además, este año ha visto pasar elecciones autonómicas en Cataluña y la Comunidad de Madrid, de las que solo las primeras estaban previstas, así como una fallida moción de censura en la Región de Murcia que desencadenó la convocatoria de los comicios en Madrid y profundizó el hundimiento de Cs. 

No solo a nivel autonómico ha habido novedades. El Gobierno de coalición nacional entre PSOE y Unidas Podemos cumplió su segundo año de vigencia aprobando varias de sus principales leyes y firmando los polémicos indultos a los condenados por el procés, aunque también experimentó la salida de Pablo Iglesias, que abandonó la política. Y los últimos días del año han traído la apertura de un nuevo ciclo electoral, que comenzará el 13 de febrero con las elecciones en Castilla y León.

Elecciones e indultos en Cataluña

El 2021 ha estado marcado a nivel político en Cataluña, entre otras cosas, por dos acontecimientos: las elecciones autonómicas del 14 de febrero y los indultos a los líderes condenados por el procés, suscritos a finales de junio. Los comicios vieron cómo la participación se desplomaba después de que, en 2017, alcanzara un registro histórico, y también supusieron el regreso del PSC, que tras varios años de capa caída se hizo con una victoria electoral en buena parte impulsada por su candidato, el exministro Salvador Illa, que dejó Sanidad con buena imagen tras ser el rostro más visible del Gobierno en la gestión de la pandemia.

La victoria de Illa, no obstante, no bastó al PSC para gobernar, y la presidencia de la Generalitat recayó en Pere Aragonès tras un nuevo pacto de ERC con Junts que, desde el primer momento, ha reavivado las tensiones que existen entre las dos alas del secesionismo. También ahondó esta brecha la concesión de los indultos, primer paso para el buen funcionamiento de la mesa de diálogo entre Gobierno y Generalitat que, no obstante, tan solo se ha reunido dos veces y que ERC apoya pero Junts rechaza.

Dos años de coalición de Gobierno

2021 también ha sido el segundo año de la coalición de Gobierno entre PSOE y Unidas Podemos, una relación marcada por los altibajos pero que no ha sido la alianza con más problemas internos de las que gobiernan actualmente en España. El Gobierno puede presumir de tener en su haber hitos como haber sido el primer país en recibir el primer tramo de 10.000 millones de euros de fondos europeos, así como haber aprobado sus segundos Presupuestos Generales del Estado consecutivos o haber conseguido la mayoría del Congreso para reformar el ingreso mínimo vital.

Durante el año, el Gobierno también ha puesto en marcha buena parte de su agenda legislativa, aunque no sin problemas. Hace apenas unos días, el Ejecutivo aprobaba por decreto la reforma laboral tras el pacto con sindicatos y empresarios, pero lo cierto es que no ha convencido a sus habituales aliados, que exigen mayor ambición para convalidarla en enero. Además, la relación entre PSOE y Unidas Podemos sufrió una importante crisis tras el intento de la vicepresidenta primera, Nadia Calviño, de tutelar la reforma, y también hubo duros choques entre socialistas y morados a raíz de la regulación del mercado del alquiler. Finalmente, ambos pactaron una ley de vivienda menos ambiciosa que la que buscaba Unidas Podemos, pero que sí establece congelaciones de precios del alquiler en zonas especialmente tensionadas.

La renovación del Gobierno

La llegada al ecuador de la legislatura también trajo consigo una profunda renovación del Gobierno. En julio, Pedro Sánchez decidió cambiar a nada menos que siete de sus 22 ministros, entre ellos a pesos pesados del anterior Ejecutivo como la vicepresidenta primera, Carmen Calvo, o el ministro de Transportes, José Luis Ábalos. La parte de Unidas Podemos del Gobierno quedó intacta hasta hace unos días, cuando el titular de Universidades, Manuel Castells, dimitió por motivos de salud y fue sustituido por el nuevo ministro Joan Subirats.

La moción fallida en Murcia

Unos meses antes, en marzo, se produjo uno de los momentos más convulsos del año a nivel político: la fallida moción de censura en la Región de Murcia. Las direcciones nacionales de PSOE y Cs pactaron sumar sus fuerzas para desalojar del poder a Fernando López Miras (PP), pero la maniobra se vino abajo después de que tres diputados naranjas tránsfugas decidieran romper con su partido y votar en contra de la moción. Lejos de quedarse en un episodio de alcance autonómico, la crisis tomó pronto carácter nacional porque el paso dado por Cs también puso en alerta al resto de gobiernos que compartían los naranjas y el PP. 

Las elecciones en Madrid

El fracaso de la moción de censura hundió aún más a un Cs ya muy tocado, pero además provocó otro de los momentos políticos del año que ahondó la profunda crisis de los naranjas: la convocatoria de elecciones autonómicas anticipadas en la Comunidad de Madrid. Bajo el argumento de estar protegiéndose de otra moción de censura -que Cs asegura que nunca se planteó-, la presidenta Isabel Díaz Ayuso adelantó los comicios al 4 de mayo y obtuvo una incontestable victoria apelando a la "libertad".

Cs, socio hasta entonces del PP y que en 2019 había obtenido unos resultados muy próximos a los de Ayuso, quedó de golpe y porrazo fuera de la Asamblea de Madrid. Y la victoria electoral de Ayuso trajo también aparejada la salida de la política del líder de Unidas Podemos, Pablo Iglesias, que había dejado el Gobierno para presentarse como candidato a las elecciones y que llevaba meses preparando su relevo tras asumir que su imagen estaba muy desgastada.

Un nuevo ciclo electoral

Uno de los últimos capítulos de este convulso 2021 a nivel político se escribió hace unos días en Castilla y León, cuando el presidente Alfonso Fernández Mañueco decidió romper por sorpresa su coalición con Cs y convocar elecciones anticipadas. La jugada, tras la que la oposición ve la mano del PP nacional, abre un nuevo ciclo electoral en 2022 que podría comenzar con la victoria de Mañueco y una nueva derrota estrepitosa de Cs -según vaticinan las encuestas- y que abre la puerta a que las elecciones también se adelanten unos meses en Andalucía, donde por ahora la alianza entre PP y Cs aguanta. 

Mostrar comentarios

Códigos Descuento