El Banco de España ve "insuficiente" la reforma del Gobierno para sostener las pensiones y dice que el IPC afecta al PIB

El gobernador del Banco de España, Pablo Hernández de Cos, en la comisión de Presupuestos del Senado.
El gobernador del Banco de España, Pablo Hernández de Cos, en la comisión de Presupuestos del Senado.
MARISCAL / EFE

El gobernador del Banco de España, Pablo Hernández de Cos, ve "probable" que los efectos de la inflación sobre los hogares, los cuellos de botella en la cadena de suministros y la nueva oleada de casos de coronavirus en Europa acaben produciendo "una ligera revisión a la baja" del crecimiento esperado en el trimestre final del año y en el primero de 2022.

Hernández de Cos, que ha comparecido este martes en la Comisión de Presupuestos del Senado, se ha pronunciado también sobre la propuesta del Gobierno de elevar las cotizaciones sociales para garantizar el sistema de pensiones. El gobernador considera que las propuestas puestas sobre la mesa "son insuficientes" y que "está claro que va a haber que poner medidas adicionales", un extremo que, entiende, "está previsto en la segunda fase de la reforma de pensiones". 

En relación a la reforma laboral, otra de las exigencias de la Unión Europea para el desembolso de los fondos europeos, Hernández de Cos ha defendido los mecanismos de flexibilidad laboral que introdujo la legislación de 2012. El gobernador considera que la flexibilidad "sigue siendo importante en uno de los momentos económicos de mayor reasignación sectorial a la que nos hemos enfrentado", con retos como la transformación digital o el cambio climático. No obstante, Hernández de Cos ha reconocido que la reforma que aprobó el PP en 2012 no resolvió los problemas de temporalidad y el paro de larga duración del mercado laboral español.

Una recuperación "gradual" pero "incompleta"

La máxima autoridad del Banco de España ha desgranado durante una exhaustiva intervención los acontecimientos más recientes que afectan a la economía española. De Cos ha destacado que la recuperación de la actividad "es todavía claramente incompleta" (el PIB dista todavía en 6,6 puntos de su nivel previo a la pandemia) y que el rebote de la economía española está siendo "más lento que en otros países de nuestro entorno". Entre las causas de esta lentitud, el gobernador ha mencionado "la mayor dependencia de España respecto de su sector turístico" y "la debilidad de la demanda interna", en especial del consumo de los hogares.

En la misma línea de su intervención hace un mes en la comisión de Presupuestos del Congreso, Hernández de Cos ha reiterado que se espera "una reducción sustancial de la tasa media de crecimiento del PIB para 2021 y, en menor medida, también en 2022". Aunque no ha facilitado cifras concretas sobre la dimensión de la rebaja, el gobernador ha citado entre las causas la corrección del dato de PIB del segundo trimestre acometida por el INE, el modesto crecimiento registrado en el tercer trimestre y el empeoramiento de las expectativas para lo que resta de año. Con todo, Hernández de Cos ha enfatizado que el escenario central que maneja el Banco de España "sigue siendo de una recuperación gradual", algo que considera compatible con afirmar que aún "hay mucha incertidumbre".

Respecto a la propia evaluación de las cuentas públicas, Hernández de Cos ha mencionado que se produce un efecto paradójico entre unas expectativas de ingresos "optimistas" y unas expectativas de gasto difíciles de cumplir. Por un lado el Banco de España cree que el Estado recaudará menos ingresos de lo que prevén los presupuestos debido a que el crecimiento de la economía será menor de lo que espera el Gobierno. Pero, por el otro, señalan que esto se podría ver compensado por una menor ejecución del gasto de lo que se recoge en las cuentas, algo que ya ha ocurrido con otros presupuestos.

"Paciencia" antes de retirar estímulos

Uno de las grandes dificultades que afronta el Gobierno de cara a la recuperación es acertar con el momento de retirar los estímulos fiscales que la sostienen. En este aspecto, el Banco de España se reafirma en que, en el corto plazo "la expansión fiscal sigue siendo necesaria", aunque debe estar "mucho más focalizada a los afectados de la crisis". La institución mantiene su discurso de que la inflación será transitoria, por lo que no ve necesarios cambios en la política monetaria. Sin embargo, pese a su apuesta por respetar los estímulos, el supervisor bancario cree que hay que diseñar a tiempo un programa de ajuste a medio plazo para evitar que las finanzas públicas españolas se deterioren todavía más.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento