Podemos pide ahora la dimisión de Batet tras renunciar Alberto Rodríguez a querellarse contra ella

La portavoz orgánica de Podemos, Isa Serra.
La portavoz orgánica de Podemos, Isa Serra.
EFE
La portavoz orgánica de Podemos, Isa Serra.
EFE / EP

Podemos respeta la decisión de su exdiputado Alberto Rodríguez de no querellarse contra la presidenta del Congreso, Meritxell Batet, por retirarle su escaño aceptando la interpretación del Tribunal Supremo sobre la inhabilitación temporal de su derecho de sufragio pasivo. Pero el partido morado sigue considerando que la actuación de Batet ha sido una "tropelía". Y, por ello, su portavoz orgánica, Isa Serra, reclamó este lunes la "dimisión" de la presidenta del Congreso.

Así lo planteó Serra después de un fin de semana de una grave crisis en el seno del Gobierno que se desató el pasado viernes, cuando Batet decidió asumir las tesis jurídicas del Supremo -contrarias a las de los letrados del Congreso y a las de la mayoría de la Mesa de la Cámara- y quitar el acta a Rodríguez por su condena. A última hora del viernes, Unidas Podemos anunció que se querellaría por prevaricación contra Batet, un anuncio que, con el paso de las horas, fue perdiendo fuelle, sobre todo porque quien tendría que presentar esa querella, el propio afectado, no tenía claro que fuese a hacerlo.

Finalmente, este domingo Rodríguez anunció que no presentará una querella contra Batet, aunque sí recurrirá la retirada de su acta ante el Tribunal Europeo de Derechos Humanos. Y, este lunes, Podemos quiso mostrar todo su respaldo a la decisión de su exdiputado y también exmilitante, ya que Rodríguez ha decidido darse de baja del partido morado.

No obstante, para Serra la decisión del exdiputado no implica que Podemos deje de pensar que la decisión de la presidenta del Congreso es una "tropelía" y una "vergüenza". Y por ello, Batet debería dimitir por "dignidad", afirmó la portavoz de Podemos, que aseguró que la tercera autoridad del Estado es responsable de "colaborar" con la "aberración" jurídica que supone esta interpretación de las consecuencias de la condena a Rodríguez. Un plan que, para Podemos, tiene un máximo responsable: el presidente de la Sala Segunda del Tribunal Supremo, Manuel Marchena.

En este sentido, Serra argumentó que la retirada del escaño a Alberto Rodríguez es un "ataque a la democracia" que no solo va dirigido a él y a Unidas Podemos, sino también "al poder legislativo" y "la voluntad popular". La portavoz morada, además, insistió en la denuncia que lleva haciendo Podemos en relación a la sentencia del Supremo desde que fue dictada: que está sustentada en "acusaciones falsas" de un policía con "todas las pruebas en contra" y, por ende, es "injusta".

Mostrar comentarios

Códigos Descuento