El Gobierno espera que las comunidades tomen medidas sobre el ocio nocturno y descarta decretar otro toque de queda

  • Sánchez descarta otro estado de alarma ante la escalada de contagios: la IA salta 21 puntos en un día, a los 225, y se sitúa en 717 entre los veinteañeros.
  • La Comisión de Salud Pública reduce a ocho semanas el intervalo entre dosis de AstraZeneca para proteger a la población de 60 a 69 años.
  • Directo | Minuto a minuto de la emergencia sanitaria por el coronavirus.
El Govern de la Generalitat ha decidido dar marcha atrás en la desescalada y, a partir de este fin de semana, sólo podrán abrir los locales de ocio nocturno al aire libre. Asimismo, aquellas actividades para más de 500 personas deberán exigir test de antígenos, PCR negativa de las últimas 12 horas o acreditación de la pauta de vacunación completa.
Cataluña ha seguido a Navarra o Cantabria y este martes ha anunciado el cierre del interior de locales de ocio nocturno.
Imagen de archivo de un local de ocio nocturno.
EFE

A medida que los contagios empezaban a escalar entre la población más joven, el Gobierno ha hecho esfuerzos por no tomar o recomendar restricciones dirigidas a ellos en especial ni lanzar mensajes que los estigmaticen. Sin embargo, el Consejo Interterritorial de Sanidad se reunirá este miércoles con la preocupación evidente de que la pandemia está desbordada entre las franjas de 12 a 19 años y sobre todo de 20 a 29.

Con esto en mente, y con el temor de que en algún momento empiece a traducirse en contagios de personas más mayores que sí puedan llegar a un hospital o a una UCI, ministros y consejeros evaluarán las evolución de la pandemia con la vista puesta en las restricciones que algunas comunidades ya han vuelto a introducir en el ocio nocturno, con la negativa de otras de seguirlas en el ejemplo y con el Gobierno central descartando una medida de máximos que Castilla y León puso este martes sobre la mesa: reinstaurar un toque de queda nocturno, de una a seis de la mañana.

Fuentes del Ministerio de Sanidad se apresuraron este martes a descartar tal posibilidad y horas después, desde Tallin (Estonia), el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, descartó que vaya a haber otro estado de alarma, un instrumento jurídico que respaldaría la restricción de derechos fundamentales que es el toque de queda.

Mientras los contagios siguen creciendo en términos generales y en mayor medida aún entre la población más joven, Sánchez ha insistido en la idea que desde principios de semana viene insistiendo el Ministerio de Sanidad: que las comunidades tienen a su alcance medidas que pueden tomar para intentar contener los contagios, en particular, las relacionadas con el ocio nocturno, que empezó a reabrir hace apenas medio mes. Como hizo este lunes el director del CCAES, Fernando Simón, Sánchez ha recordado que las autonomías pueden dar respuesta dentro de sus competencias "sin necesidad de aprobar nada más de lo que ya está acordado entre Ministerio de Sanidad y comunidades". 

Todo para intentar contener una quinta ola de la pandemia que este martes ha vuelto a registrar incrementos muy abultados. La incidencia acumulada (IA) nacional ha crecido 21 puntos en 24 horas y se sitúa en 225 casos por cada 100.000 habitantes a 14 días. Con ser una cifra muy elevada en comparación con hace dos semanas, palidece en comparación con cómo van los contagios entre la población más joven. Este martes, la IA entre 20 y 29 años escala a los 717 y a 652 entre quienes tienen de 12 a 19. Cataluña y Castilla y León pulverizan marcas: una IA de 1.782 y de 1.267 respectivamente entre 20 y 29 años y de 1.322 y 1.156 entre 12 y 19. 

El ocio nocturno que reabrió a mitad de junio está en el punto de mira, junto con los viajes de estudios, porque ambos son los contextos más propicios para que surjan los macrobrotes que han dado comienzo a esta quinta ola. El lunes, Simón no quiso nombrar esta actividad empresarial, pero dejó claro que bares y pubs son contextos clave para la expansión de los contactos. "Las situaciones que favorecen la transmisión y los brotes se dan en lugares donde se reúne mucha gente, donde toda esa gente puede tener más fácil dejar de cumplir las medidas, en interiores donde se relajan medidas de control y son zonas donde se reúnen gente de múltiples de múltiples orígenes", dijo.

Por su parte, algunos gobiernos autonómicos ya han ido tomado medidas. Cataluña cerrará el ocio nocturno menos los que tengan espacios al aire libre, que adelantarán su cierre a las tres de la mañana. Con esta medida, la Consellería de Salut intenta aplacar una situación que, ahora mismo, es la peor de toda España, y para ello ha seguido el camino de Navarra, que el lunes anunció que cierra durante 15 días, y también de Cantabria, que lo hace en 16 municipios.

Por su parte, Andalucía ha optado por paralizar su proceso de desescalada y comunidades como Aragón País Vasco o Murcia siguen vigilando sus datos y no descartan tomar medidas similares. 

Pero el cierre del ocio nocturno no es de momento generalizado y, aunque considera que este tipo de locales facilitan los contagios, el Gobierno central no tiene previsto hacer una propuesta que unifique a todas las comunidades. Así lo descartaron este martes fuentes del Ministerio de Sanidad. 

Tal y como se acordó hace unas semanas -cuando la ministra Carolina Darias fracasó en su intento de fijar normas comunes y obligatorios- la gestión de horarios y aforos de hostelería sigue siendo competencia plena de las comunidades y hay algunas como Madrid, Extremadura o Castilla-La Mancha que de momento no tienen previsto tocarlo, bien porque su situación no es tan grave o porque, como apunta el gobierno de Mérida, de momento son casos leves, entre gente joven, que no se ha traducido en una proliferación de casos graves o en presión asistencia en los hospitales.

También ha anunciado que adelantará a las dos de la madrugada el cierre del ocio nocturno Castilla y León, que es la comunidad que ha ido más lejos este martes porque también ha pedido que se imponga un nuevo toque de queda. Según ha explicado su consejera de Sanidad, Verónica Casado, sería de una a seis de la madrigada y, aunque en principio la idea de Valladolid es que sea "general", se ha abierto a que "también se podría tomar solo en algunas comunidades".

De momento, ningún otro gobierno regional se ha sumado a una reclamación a la que, tanto Sánchez como el Ministerio de Sanidad, no han tardado en cerrar la puerta. El departamento de Darias ha recordado las palabras de Simón de que las comunidades tienen medidas en su mano y el presidente ha negado otro estado de alarma que sustentaría jurídicamente el toque de queda nocturno.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento