Generación 'baby boom': de motor de la economía y la clase media a pagar los platos rotos del sistema de pensiones

Pensión, pensiones, jubilación, pensionista, jubilado, jubilada, jubilados
Imagen de archivo de una persona sentada en un banco
EUROPA PRESS - Archivo

Corrían los años 50. España empezaba a abandonar, en términos económicos, la larga noche iniciada con la Guerra Civil y la durísima posguerra que daban paso al conocido como desarrollismo. La dictadura imponía una férrea moral religiosa y un modelo de familia tradicional, con la mujer encomendada exclusivamente a la reproducción y el cuidado de los hijos y el hogar y que cada vez se casa más joven y en mayor proporción.

Todo esto generó lo que Albert Esteve, director del Centro de Estudios Demográficos (CED) de la Universidad Autónoma de Barcelona, define como una "tormenta perfecta para el aumento de la natalidad". El resultado fue una generación que fue bautizada como la del baby boom, un término acuñado en Estados Unidos, donde el proceso se había iniciado hacía más de una década.

60 años después, un término que se había restringido generalmente a ambientes académicos ha saltado a la palestra política. Los boomers, como se califica a los miembros de esta generación -unos 7,7 millones-, se acercan peligrosamente a la edad de jubilación, lo que hará temblar a un sistema de pensiones que tendrá que afrontar la llegada de millones de beneficiarios con cada vez menos contribuyentes.

La generación de la clase media

Durante la vida activa de esta generación el PIB de España pasó de 159.100 millones de euros en 1980 a 1.121.698 millones de euros en 2020. "Podemos decir, sin lugar a duda, que se trata de uno de los mayores contribuyentes, junto con la generación anterior, al crecimiento económico y a la construcción de la España moderna actual", declara Begoña Casas, profesora del departamento de Economía y Empresa de la Universidad Europea.

Los padres de los boomers ya fueron, según el demógrafo del CSIC, Julio Pérez, una generación demográficamente "revolucionaria". Protagonizaron la gran migración desde el campo a la ciudad, tuvieron un acceso generalizado al mercado laboral gracias a la industrialización de los 60 o a la emigración y accedieron por primera vez al consumo de masas en España. Sin embargo, su bajo nivel de estudios, entre otros factores, impedía calificar a la mayoría de ellos como clases medias.

"En cambio los baby boomers no solo tienen ya un nivel socioeconómico que podemos calificar de clase media, también un nivel de formación gracias a que empiezan a verse los estudios universitarios generalizados", declara Pérez. Paradójicamente, este alto nivel de estudios vino provocado por las dificultades para acceder al mercado laboral con la llegada de la crisis de los 80, que llevó a muchos boomers a alargar su vida académica en un fenómeno que suena tremendamente actual.

"Cuando empiezan a trabajar en un país que estaba entrando en una economía de servicios lo que hacen es producir en una escala tremendamente superior a la que habían producido sus padres", declara Pérez. "Esto es lo que explica que hayamos mantenido este sistema de pensiones".

El desequilibrio demográfico y el riesgo para las pensiones

El nacimiento de los boomers culmina a mediados de los 70, cuando la natalidad experimenta una caída sin precedentes en España. "El baby boom no sería tan baby boom si se hubiera mantenido la fertilidad posteriormente. Es a toro pasado viendo que a partir de los 70 a 80 empieza a caer la natalidad en picado, cuando se habla de este fenómeno", explica el profesor Esteve del CED.

La caída de la natalidad la protagonizaron, precisamente, los miembros de la generación del baby boom. La incorporación de la mujer al mercado de trabajo, la crisis consiguiente del modelo de familia tradicional y el fin de la bonanza económica de los 60 provocaron el tránsito hacia un modelo demográfico con baja natalidad que, por otra parte, se extendió por todo el continente.

"No puedes castigar a una generación por su tamaño, porque esta generación es la que ha hecho posible que se pudiera desplegar el estado de bienestar", considera Esteva que considera que hacer que los boomers tengan que elegir entre cobrar menos pensiones o "trabajar algo más", como declaró el ministro de Inclusión, Seguridad Social y Migraciones, José Luis Escrivá, es una "injusticia que no se tendría ni que plantear".

"En mi opinión, esta generación, junto con la generación anterior, es una de las que más ha contribuido al desarrollo de la España moderna actual, tanto por su número, como por el período específico de la historia que ha tenido que afrontar", declara, por su parte, la profesora Casas.

"Estamos vendiendo futuras catástrofes y nadie se acuerda de qué contribución han tenido esta generación", opina el demógrafo del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC), Julio Pérez. "Sin una mano de obra como la que supuso la nacida en los años 60 y 70 y con ese doblar de la población potencialmente activa con la incorporación de la mujer al mercado laboral, no entenderíamos qué es lo que ocurrió en España en las décadas posteriores". 

Mostrar comentarios

Códigos Descuento