Díaz y los sindicatos plantean mantener los ERTE tras la pandemia como alternativa al despido

  • La herramienta, sostiene, es el ejemplo de que "incorporando herramientas flexibles no es necesario despedir a nadie".
La vicepresidenta tercera y ministra de Trabajo, Yolanda Díaz.
La vicepresidenta tercera y ministra de Trabajo, Yolanda Díaz.
EFE

Los ERTE son "el mejor sistema de amortiguación" de las crisis económicas que España ha tenido en el ámbito laboral, y por ello deben mantenerse una vez pase la pandemia para que el despido sea la última opción. Así lo planteó este jueves la vicepresidenta tercera del Gobierno y ministra de Trabajo, Yolanda Díaz, en el acto de firma del acuerdo alcanzado por el Ejecutivo, la patronal y los sindicatos para extender los ERTE hasta el 30 de septiembre, en el que señaló que el "esfuerzo" que ha supuesto apurar hasta el final los plazos para la negociación "ha merecido la pena":

En esa firma, además de Díaz -recién reincorporada de su ingreso hospitalario- y del ministro de Seguridad Social, José Luis Escrivá, estuvieron presentes el presidente de Cepyme, Gerardo Cuerva, en representación de la patronal, y los líderes de CCOO y UGT, Unai Sordo y Pepe Álvarez. Pese a lo duro de la negociación, todos ellos se mostraron satisfechos con un acuerdo que, afirmó Díaz, "va a salvar a miles de familias y de empresas". 

"Desde el primer día he dicho que iba a hacer del diálogo social una nueva herramienta de gobernanza de las relaciones laborales, y hoy nadie lo discute", se felicitó la vicepresidenta, que afirmó que Gobierno, patronal y sindicatos son "un ejemplo palmario de buen hacer en el diálogo social". Además, Díaz afirmó que los ERTE son "una gran muestra de una herramienta de flexibilidad interna" y representan que el Ejecutivo está haciendo "lo contrario de lo que se hizo en la anterior crisis" para mantener el empleo.

Por ello, sostuvo la titular de Trabajo, el buen funcionamiento de los ERTE "tiene que servir para el futuro". "El futuro tiene que tender la mano a la flexibilidad", insistió Díaz, que apuntó que hoy por hoy "unas 175.000 personas que están en ERTE están trabajando ya a media jornada" y afirmó que eso "es el ejemplo palmario de que, incorporando herramientas flexibles, no es necesario despedir a nadie".

Los sindicatos piden "adaptar" la herramienta

En la misma línea se expresaron los líderes de los sindicatos, que situaron como objetivo aprender del funcionamiento de los ERTE durante esta crisis para aplicar esta herramienta de cara al futuro. "Hemos sostenido millones de puestos de trabajo a través de una palanca, los ERTE, que tienen que ser un antes y un después en el funcionamiento del mercado laboral español", planteó a este respecto Unai Sordo, mientras Pepe Álvarez afirmó que el diálogo social debe "adaptar este instrumento" para hacerlo permanente.

Con los ERTE "se han socializado temporalmente los salarios y cotizaciones, y ha requerido un esfuerzo de recursos muy importante por parte del Estado, pero se ha evitado la destrucción de tres millones de puestos de trabajo", recordó Sordo, que insistió en que, por primera vez en las crisis económicas en España, "la caída de la economía ha sido muy superior a la caída del empleo". Para Álvarez, por su parte, los expedientes "han posibilitado que una parte importante de las empresas se puedan reconstruir a partir de la hibernación" de los últimos meses, y por ello "nos permitirá abordar el futuro en las mejores condiciones".

Ni la patronal ni Escrivá fueron tan claros sobre sus planes de cara al futuro con los ERTE. Pero ambos, sin embargo, se mostraron satisfechos con un acuerdo de prórroga que, en palabras del ministro, "extiende la protección a todas las empresas y trabajadores afectados por las restricciones y la caída de demanda y, al mismo tiempo, genera incentivos a la recuperación de la actividad". "No es el momento de retirar los ERTE ni ningún estimulo, porque acabamos de arrancar la senda de la recuperación", señaló por su parte Gerardo Cuerva.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento