Comienza un largo juicio al Rey del Cachopo con un centenar de testimonios

  • Está acusado de matar y descuartizar en agosto de 2018 a Heidi Paz.
Imágenes de la detención de César Román Virueta, el conocido como Rey del cachopo
Imágenes de la detención de César Román Virueta, el conocido como Rey del cachopo.
POLICÍA NACIONAL - Archivo

El juicio a César Román, conocido como el Rey del Cachopo, se celebrará en la Audiencia Provincial de Madrid entre el próximo lunes y el 26 de mayo con el testimonio del acusado, que defenderá que no mató ni descuartizó a su novia, y de un centenar de testigos y peritos.

César Román Viruete está acusado de matar y descuartizar en agosto de 2018 a Heidi Paz, que fue su pareja, cuando esta tenía 25 años. También de rociar su cuerpo con sosa cáustica y quemar algunas partes, mientras que la cabeza y las extremidades aún no se han encontrado.

La Fiscalía pide para él 15 años y cinco meses de prisión por los delitos de homicidio y profanación de cadáver con las circunstancias agravantes de parentesco y de cometer los hechos por motivos de género. También solicita libertad vigilada por 10 años.

La víctima tenía dos hijos menores que residían en Honduras para los que la Fiscalía reclama una indemnización de 300.000 euros, así como otra indemnización para su madre de 100.000.

Por su parte la acusación particular solicita 26 años de prisión por asesinato.

La Sección 26 de la audiencia madrileña elegirá el lunes a los nueve miembros del jurado popular que enjuiciará a César Román, que declarará el martes defendiendo su inocencia, como ha hecho desde que fue detenido tres meses después de que se encontrara el cuerpo desmembrado y sin cabeza de Heidi, según ha adelantado su letrada, Ana Isabel Peña.

El hostelero especializado en cachopos, por los que recibió algún premio gastronómico, explicó tras su detención que a su exnovia la pudo matar una banda de narcos porque había contraído una deuda.

Recientemente su nueva letrada -hasta poco antes del juicio su abogado era otro- ha presentado informes de tres expertos en criminología que concluyen que "no existe una sola prueba" de que cometiese el crimen, debido a contradicciones o incongruencias de los testigos y que la investigación policial arrancó "en un punto erróneo" y además adolece de "errores".

Sin embargo, el letrado de la familia de Heidi, Ramón Fernández de Mera, cree que estos informes suscitan "serias dudas" y se centrará en defender que Román cometió un asesinato y se fugó a Zaragoza, donde fue detenido tres meses después de que se encontrase el cuerpo de la víctima, con identidad falsa y con un aspecto físico diferente.

Unos 40 testigos, cerca de medio centenar de policías, forenses, psicólogos y facultativos del Instituto de Toxicología y de Criminalística explicará al jurado lo que saben del caso, y los informes que elaboraron al respecto.

La relación y asesinato

El escrito de acusación del Ministerio Público señala que César Román y Heidi Paz se conocieron a principios del mes de abril de 2018 cuando ella empezó a trabajar en la sidrería que el acusado regentaba en Madrid y que, a los pocos días de conocerse, iniciaron la relación sentimental que les llevó a vivir juntos.

Ya en junio, cuando la víctima comenzó a dudar sobre la continuidad de su relación sentimental, dejó una nota a César diciéndole que se iba de la vivienda porque tenía que pensar, y luego en la madrugada del 5 de agosto ella le llamó a él y se dirigió al domicilio que habían compartido.

Una vez allí, entre aproximadamente a las 06.00 y las 16.00 horas de ese 5 de agosto, el acusado "movido por el hecho de ser la víctima mujer, y no aceptar que ella quisiera distanciarse de él, con la intención de quitarle la vida, o al menos, representándose dicho resultado, le causó la muerte", añade la Fiscalía.

Posteriormente, para evitar ser descubierto y que se pudiera identificar el cadáver, y "sin importarle el ultraje y la deshonra que ello suponía para el cuerpo sin vida" de Heidi, el procesado separó del cuerpo la cabeza y las extremidades "y se deshizo de ellos, sin que se haya podido determinar la forma en que lo hizo".

Respecto del tronco de la mujer, el acusado "después de meterlo en una bolsa de plástico negra, lo introdujo en una maleta", y sobre las 16.21 de la tarde pidió un taxi en el que trasladó el cuerpo de la víctima desde el domicilio hasta una nave industrial del barrio de Usera de Madrid, prosigue el Ministerio Fiscal.

Entre el 5 y el 13 de agosto el acusado, "nuevamente" para evitar que se pudiera identificar el cadáver, lo roció con sosa cáustica, "y valiéndose de un cuchillo, le cortó los senos, que tenían unos implantes de silicona, y junto con un colgante y otros efectos personales, el 13 de agosto de 2018, intentó quemarlos, haciendo un fuego en la plataforma del montacargas" de la citada nave.

Ese mismo día, tras enterarse de que se había encontrado el cuerpo de la mujer hondureña, dejó de utilizar la línea de teléfono habitual y huyó a Zaragoza, donde utilizó distintas identidades para alquilar una habitación y conseguir trabajo como cocinero.

Allí fue descubierto el 16 de noviembre de 2018, detenido y se decretó su ingreso en prisión.

César Román tiene pendiente culminar dos penas de nueve y de seis meses de prisión por violencia de género y quebrantamiento de condena con respecto a una pareja anterior.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento