Comunidad Valenciana

Una asociación de criminólogos pide una nueva inspección del coche usado para raptar a las niñas de Alcàsser

De izquierda a derecha, Desireé Hernández, Miriam García y Antonia Gómez, las niñas de Alcàsser, en un cartel que pedía colaboración para encontrarlas.
De izquierda a derecha, Desireé Hernández, Miriam García y Antonia Gómez, las niñas de Alcàsser, en un cartel que pedía colaboración para encontrarlas.
ARCHIVO

Una asociación de criminólogos personada como acusación popular en el caso de las niñas de Alcàsser ha solicitado a la jueza que lleva la causa que se inspeccione los vehículos de Miguel Ricart y Antonio Anglés antes de que sean destruidos.

Tal y como recoge el diario valenciano Las Provincias, esta entidad ha pedido a la Guardia Civil que examine de nuevo el Opel Corsa y el Sean Ronda, intervenidos en 1993, con las "nuevas técnicas de revelado de sangre y fluidos orgánicos".

Se trata de la Asociación Laxshmi para la Lucha contra el Crimen y la Prevención, que busca con estas pruebas confirmar la presencia de las tres menores asesinadas en los vehículos de sus torturadores.

Con estas pruebas, según el citado medio, los criminólogos pretenden "afianzar la línea acusatoria en el hipotético caso de una captura de Antonio Anglés", que está en busca y captura desde que se escapó en 1992 durante un permiso penitenciario.

El Opel Corsa de color blanco que utilizaron para raptar a las tres niñas, matriculado en 1984, se encuentra en el depósito judicial de vehículos de la localidad valenciana de Cheste. La jueza de Alzira que lleva el caso ha valorado la destrucción de este coche y la del Seat Ronda, pero se ha solicitado la conservación de ambos.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento