El auge de las motos: salud sobre dos ruedas, el tándem más demandado

Los desplazamientos en 2020 se redujeron un 25% a causa de las restricciones de movilidad y el confinamiento domiciliario.
Los desplazamientos en 2020 se redujeron un 25% a causa de las restricciones de movilidad y el confinamiento domiciliario.

La seguridad y la salud, ante todo. Esa fue la máxima que marcó el año 2020 y la que, hasta que la situación se normalice, se seguirá este 2021 a causa de la actual crisis sanitaria. Para proteger a los demás y a uno mismo del contagio, los ciudadanos han cambiado sus rutinas y su forma de desplazarse. Huyendo de aglomeraciones en el transporte, son muchos los que han decidido pasarse a las dos ruedas y optar por un vehículo personal, rápido y seguro respecto al coronavirus.

En 2020 los desplazamientos por carretera se redujeron un 25% a causa de las limitaciones de movilidad y el confinamiento domiciliario nacional por la COVID-19, de acuerdo con la DGT. Si bien el sector de la automoción sufrió una caída generalizada en 2020 a raíz de la pandemia, durante los meses estivales las matriculaciones crecieron en España: en junio se superó el 20,3%, según los datos de ANESDOR, la asociación que agrupa a la patronal de los vehículos de dos ruedas.

Desde la asociación, relacionan las buenas cifras a las actuaciones institucionales para salvar al sector de la automoción, como los planes MOVES y Renove, que incentivan la compra de vehículos convencionales y eléctricos.

Nuevos motoristas

Cada vez más conductores optan por hacerse con una moto, un cambio ante el que hay que tener presentes varios aspectos para mantener la seguridad en carretera.

Al pasarse a las dos ruedas, hay que "darse cuenta de que en la moto el conductor solo va protegido por su equipamiento (casco y prendas) y que el vehículo depende mucho más de su actuación: en moto uno nunca puede distraerse, ni soltar el manillar, porque hay que estar conduciendo atentamente todo el tiempo", aconseja Josep Armengol, periodista especializado de la web Soymotero.net.

El coche es un vehículo mucho más estable y seguro, lo que hace que "los errores más habituales de los motoristas principiantes, sobre todo si vienen del coche" sean "no darse cuenta de que es un medio diferente" y eso requiere "aumentar las distancias de seguridad y equiparse correctamente", asegura este experto.

"La norma número uno en moto es la prudencia y la número dos: da por hecho que no te verán ni te respetarán". Josep explica que lo más importante es no dejarse llevar por el vehículo, sino aprender a controlarlo en toda situación, para lo que puede ser útil que los nuevos motoristas se apunten a algún curso de perfeccionamiento. Optar por las dos ruedas es una buena medida para proteger la salud, pero no hay que olvidarse nunca de la seguridad. 

Equipación: aliados para una mayor seguridad

La única protección que tienen los conductores de motos es su propio equipamiento, por lo que es fundamental elegir muy bien la ropa: casco, chaqueta, guantes y pantalones. Estas prendas reducen las lesiones en caso de accidente entre un 33 y un 50%, según la DGT.

  1. Casco: Pieza imprescindible y la única obligatoria. El año pasado, de los 264 motoristas fallecidos en carretera, 11 no llevaban casco. En el mercado hay modelos distintos para invierno y verano.
  2. Chaqueta: La DGT recomienda hacerse con una de tejido Kevlar, imitación a pielo gruesa. Protege contra las abrasiones del asfalto en una caída. Mucho mejor si tiene espaldera, coderas y hombreras.
  3. Pantalones: Al igual que con la chaqueta, mejor si son de tejido Kevlar, imitación a piel o gruesos. Tienen protección en las rodillas para evitar rozaduras en las curvas. También se puede optar por un mono.
  4. Guantes: Siguiendo las mismas reglas que para los pantalones y la chaqueta, los guantes cuentan con opciones para verano e invierno. Salvaguardan palma, dedos y nudillos con acolchados y refuerzos.
Mostrar comentarios

Códigos Descuento