La vacuna personalizada contra el cáncer es segura y muestra beneficios potenciales en casos de pulmón y vejiga

Cáncer de pulmón
Cáncer de pulmón
ATS - Archivo

Una vacuna personalizada contra el cáncer desarrollada con la ayuda de una plataforma computacional del Hospital Mount Sinai de Nueva York no planteó problemas de seguridad y mostró un beneficio potencial en pacientes con diferentes tipos de cáncer, entre ellos el de pulmón y el de vejiga, que tienen un alto riesgo de recurrencia, según los resultados de un ensayo clínico de fase I iniciado por un investigador y presentado durante la Reunión Anual 2021 de la Asociación Americana para la Investigación del Cáncer (AACR).

"Aunque la inmunoterapia ha revolucionado el tratamiento del cáncer, la gran mayoría de los pacientes no experimentan una respuesta clínica significativa con dichos tratamientos", ha señalado el autor del estudio, el doctor Thomas Marron, director adjunto de Ensayos de Fase Temprana e Inmunoterapia en el Instituto del Cáncer Tisch y profesor adjunto de Medicina en la Escuela de Medicina Icahn de Mount Sinai.

En este sentido, ha recordado que "las vacunas contra el cáncer, que suelen combinar objetivos específicos del tumor que el sistema inmunitario puede aprender a reconocer y atacar para prevenir la reaparición del cáncer. La vacuna también contiene un adyuvante que prepara al sistema inmunitario para maximizar la eficacia".

Para generar la vacuna personalizada contra el cáncer, el doctor Marron y sus colegas secuenciaron el ADN tumoral y de la línea germinal de cada paciente y el ARN tumoral. También identificaron el objetivo específico del tumor del paciente para ayudar a predecir si el sistema inmunitario del paciente reconocería los objetivos de la vacuna.

La línea computacional del Monte Sinaí, denominada 'OpenVax', permite a los investigadores identificar y priorizar las dianas inmunogénicas para sintetizarlas e incorporarlas a la vacuna.

Después de cualquier tratamiento oncológico estándar, como la cirugía para tumores sólidos o el trasplante de médula ósea para el mieloma múltiple, los pacientes recibieron 10 dosis de la vacuna personalizada durante un periodo de seis meses.

La vacuna se administró con el inmunoestimulante o adyuvante poli-ICLC, que es "un ARN sintético, estabilizado y de doble cadena, capaz de activar múltiples receptores inmunitarios innatos, lo que lo convierte en el adyuvante óptimo para inducir respuestas inmunitarias contra los neoantígenos tumorales", ha explicado la autora del estudio, la doctora Nina Bhardwaj, directora del Programa de Inmunoterapia y de la Cátedra Ward-Coleman de Investigación del Cáncer del Instituto del Cáncer Tisch de Mount Sinai.

"La mayoría de las vacunas experimentales personalizadas contra el cáncer se administran en el entorno metastásico, pero investigaciones anteriores indican que las inmunoterapias tienden a ser más eficaces en los pacientes que tienen menos propagación del cáncer", ha añadido.

Los resultados demuestran que OpenVax es viable para generar una vacuna contra el cáncer segura y personalizada

"Por ello, hemos desarrollado una vacuna neoantígena que se administra después de la terapia adyuvante estándar, como la cirugía en los tumores sólidos y el trasplante de médula ósea en el mieloma múltiple, cuando los pacientes tienen una enfermedad residual mínima, habitualmente microscópica -ha señalado-. Nuestros resultados demuestran que la línea de producción de OpenVax es un enfoque viable para generar una vacuna contra el cáncer segura y personalizada, que podría utilizarse potencialmente para tratar una serie de tipos de tumores".

Antes de la vacuna, los participantes en el ensayo tenían estadísticamente una alta probabilidad de recurrencia de la enfermedad. Trece pacientes recibieron la vacuna del equipo del Monte Sinaí: 10 tenían diagnósticos de tumores sólidos y 3 de mieloma múltiple.

Tras una media de seguimiento de 880 días, cuatro pacientes seguían sin evidencias de cáncer, cuatro estaban recibiendo líneas de tratamiento posteriores, cuatro habían fallecido y uno decidió no continuar con el ensayo. La vacuna fue bien tolerada, con aproximadamente un tercio de los pacientes que desarrollaron reacciones menores en el lugar de la inyección.

El objetivo principal de un ensayo de fase 1 es determinar la seguridad de un tratamiento experimental, lo que se consiguió en este ensayo. Los investigadores también observaron los primeros beneficios potenciales de la vacuna después de que los análisis de sangre de uno de los pacientes mostraran una respuesta inmunitaria de la vacuna, y de que otros dos pacientes tuvieran una sólida respuesta a la inmunoterapia después, resultados que son normales después de ser expuestos a una vacuna contra el cáncer.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento