Las comunidades se decantan por el cierre perimetral en Semana Santa y esperan que Madrid también lo aplique

Paso de Semana Santa en Jerez
Paso de Semana Santa en Jerez
EUROPA PRESS - Archivo
Paso de Semana Santa en Jerez.

Comunidad Valenciana, Castilla-La Mancha, Castilla y León, País Vasco, Navarra, La Rioja... una tras otras, diferentes comunidades han avanzado su posición de cara a la Semana Santa y han defendido mantener el cierre perimetral de sus territorios y el toque de queda actual. Así  lo defenderán esta tarde en el Consejo Interterritorial de Salud, donde la apuesta por restringir los viajes y mantener otras restricciones se topará con la posición distinta que defiende la Comunidad de Madrid, que espera que lo datos acompañen para levantar el toque de queda y, de momento, no se plantea el cierre perimetral de su territorio.

En esta situación, los gobiernos autonómicos de comunidades colindantes con Madrid como Castilla-La Mancha o de destino favorito de los madrileños como la Comunidad Valenciana han advertido al Ejecutivo de Isabel Díaz Ayuso que si ellos no permiten los viajes, los habitantes de Madrid tampoco podrán viajar.

"Si Madrid no cierra y cierra el resto, no van a poder salir, pero lo ideal es el acuerdo en la conferencia interterritorial. Si solapamos una cuarta ola ponemos en riesgo las vidas de las personas, que es lo primero para cualquier gobierno responsable, ya salvamos la Navidad y no nos fue muy bien", ha afirmado este miércoles la vicepresidenta valenciana, Mónica Oltra, que ha anunciado que el cierre perimetral que está vigente en su territorio se extienda a todas las comunidades de cara a Semana Santa.

Por su parte, la portavoz del gobierno de Castilla-La Mancha, Blanca Fernández, ha dirigido mensaje directamente "tanto al PP como a la Comunidad de Madrid". "Por favor, la perimetración evita la salida de ciudadanos de aquellas comunidades autónomas que tienen una incidencia más alta que otras, y aquellas regiones que tienen mucha población y puede afectar a otras y les puede complicar los datos. Eso tiene coste en vidas".

Estos llamamientos se producen después de que la Comunidad de Madrid se haya desmarcado en los últimos días de lo que defienden varias comunidades en el Consejo Interterritorial de no permitir los movimientos entre comunidades e incluso mantener el toque de queda que rige en cada autonomía, como también defiende también la ministra de Sanidad, Carolina Darias. Según apuntan fuentes autonómicas y los expertos, se trata de no cometer los mismos errores de Navidad, que provocaron la tercera ola cuando todavía no había remitido la segunda.

Levantar el toque de queda

El gobierno madrileño está a la espera de conocer la evolución de la pandemia para dar más pasos hacia la apertura. Por una parte, la Comunidad de Madrid es una de las pocas -junto con Canarias y Baleares y Extremadura- que no mantiene cerrado su territorio. Por otro, su vicepresidente, Ignacio Aguado, añadió ayer que el "principal objetivo" del gobierno regional es  poder levantar el toque de queda -hasta las 23 horas- "en los próximos días".

Sin querer "levantar suspicacias" entre otras comunidades, la presidenta madrileña, Isabel Díaz Ayuso, dijo también este martes que en los próximos días se adoptarán medidas "sensatas y equilibradas" y teniendo en cuenta que Madrid, como "motor económico" del país no puede pararse.

Según Ayuso, "los cierres masivos sin estrategia" no han frenado la expansión del virus y añadió que "no se puede ignorar que el turismo, y la recuperación del turismo, es una piedra angular para la recuperación económica de España".

Con su condición insular y en una de las mejores situaciones epidemiológicas, Canarias no se plantea tampoco cerrar su territorio en Semana Santa, según ha dicho este miércoles su presidente, Ángel Víctor Torres, aunque su comunidad arbitrará mecanismos de "dureza" en las primeras vacaciones del año. 

Consenso nacional

Por su parte, la Xunta de Galicia ha preferido no posicionarse pero sí ha pedido que haya una posición de "consenso" entre todas las comunidades y el Ministerio. Sin embargo, su conselleiro de Sanidade, Julio García Comesaña, ha pedido "prudencia" a la hora de ir tomando más medidas y ha avanzado que la idea es mantener el toque de queda, a las 22 horas. Sobre el cierre perimetral, ha apuntado que "de momento se está en la fase de ir abriendo" progresivamente territorios interiores.

"Prudencia" es lo que también pide el Gobierno de Navarra, que no tiene visos de plantear abrir el territorio o relajar el toque de queda ante la Semana Santa. "Para seguir conteniendo y ratificando las buenas cifras en contagios, en PCR positivas y en presión asistencial", ha apuntado su portavoz, Javier Remírez.

"No va a haber Semana Santa".

La posición común que defienden otros gobiernos regionales es precisamente la de mantener los cierres perimetrales e incluso levantarlos en el caso en que no los haya. Este miércoles, lo han defendido desde la presidenta de La Rioja, Concha Andreu, hasta el Gobierno Vasco. "No va a haber Semana Santa, no se va a levantar el confinamiento perimetral", ha aseverado la primera, mientras que el vicelehendakari, Josu Erjoreka, ha apuntado que no percibe "ninguna intención" de abrir Euskadi durante la Semana Santa.

También lo es que en esta ocasión debería haber una estrategia única en todo el país, es decir, no que unas comunidades decidan abrir y otras mantener cerrado.

"Necesitamos una posición sobre Semana Santa y la tiene que liderar el Gobierno", ha exigido este miércoles al Ministerio el presidente de Castilla y León, Alfonso Fernández Mañueco. Un llamamiento similar se lanzó ayer desde la Junta de Extremadura.

También desde Andalucía ha quedado clara la petición de que esta vez haya pautas comunes. Sobre el cierre perimetral, el vicepresidente de la Junta, Juan Marín, ha afirmado que "va a depender mucho del nivel en que se encuentre la pandemia entre las distintas provincias" y que ese de momento "muy aventurado" saber si se podrá viajar o no en Semana Santa.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento