Sánchez defiende que "ya ha cumplido con el 23%" de los compromisos, según un comité de expertos nombrado por él

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, ofrece una rueda de prensa tras el Consejo de Ministros Extraordinario celebrado en Moncloa para declarar el segundo estado de alarma en España por la pandemia del Covid-19, en Madrid (España) a
Pedro Sánchez, en Moncloa.
ARCHIVO

Pedro Sánchez asume que este año ha sido “el más duro en décadas” y acaba el mismo “rindiendo cuentas” según sus propias palabras, porque la democracia “implica la rendición de cuentas”, reiteró desde la Moncloa el presidente del Gobierno. El balance, hecho por expertos, fue resumido por parte de Sánchez durante largos minutos. El informe incluso tiene nombre: “Cumpliendo”. El presidente no se centró necesariamente en la pandemia, sino en cuánto hizo el Ejecutivo durante el 2020. “El único destinatario es el ciudadano”, apuntó Sánchez.

Escoltado por la bandera española y la bandera de la UE, Pedro Sánchez explicó que el balance incluye “a todos los ministerios” y recalca que “este es el primer informe de rendición de cuentas de la historia de nuestro país”. El primer anunció que hizo Sánchez fue que el Gobierno ha cumplido con el 23,4% de los compromisos del programa de la coalición, y ha activado más del 90%. “Ha decaído el 0,6%” de esos compromisos, apuntó el presidente, que puso en valora la aprobación de los Presupuestos. En junio de 2021, añadió, estará cumplido "más del 30%".

Sánchez ha apuntado que el Gobierno se comprometió a un total de 1.238 medidas entre el acuerdo firmado entre PSOE y Unidas Podemos para la investidura, las adoptadas con otras fuerzas políticas o las adquiridas durante su investidura en el Pleno del Congreso.

Todo esto ha llegado, recordó Sánchez, en plena pandemia, con una hoja de ruta "muy diferente" a la de la anterior crisis. "España necesitaba reformas tras mucho tiempo de bloqueo e inacción", sostuvo el presidente del Gobierno, que habló en este sentido sobre la reacción sanitaria, el apoyo económico a las comunidades y ayuntamientos, y de los fondos de recuperación europeos (de los cuales España recibirá hasta 140.000 millones).

"Durante la pandemia comprobamos que el estado de alarma salva vidas, en la primera ola también con un confinamiento muy duro". En este sentido, valoró la "labora de las comunidades autónomas" y defendió la "cogobernanza". Ya más recientemente, alabó que la estrategia de vacunación dará "más seguridad a la hora de entrar en la tercera ola". Y dejó un mensaje: "Muy pronto habrá más españoles vacunados que contagiados". Eso sí, la inmunidad colectiva "no es nuestro compromiso más inmediato", sino controlar la tercera ola.

En palabras del presidente del Gobierno, la pandemia era algo "para lo que el mundo no estaba preparado". Dio una serie de datos sobre el reparto del material sanitario. "La prioridad ha sido en todo momento salvar vidas, a toda costa", sostuvo Sánchez desde el atril. "Hemos recurrido al apoyo inmejorable de las fuerzas armadas". El objetivo, de momento, se repitió Sánchez es "no bajar la guardia".

"La prioridad del Gobierno ha sido salvar vidas a toda costa"

Sin profundizar demasiado en aspectos concretos, el líder del Ejecutivo habló también de la movilidad, con el "acceso universal" a las mascarillas -algo que hizo el Gobierno cuando ya estaba avanzada la primera ola-. En cuanto a las restricciones en movilidad, Sánchez asumió las dificultades respecto al turismo, pero reivindicó las pruebas PCR en frontera con las que, según él, España ha cumplido. "Hemos fijado también obligaciones de suministros" durante los meses de pandemia y también, añadió, se mantuvo en todo momento "el abastecimiento".

"Este año es el año de la pandemia, de la vacuna y de la ciencia", recordó Pedro Sánchez, que recordó el plan "con una inversión inédita" para la investigación. Así, habló de los acuerdos alcanzados -por la UE- para el suministro de vacunas a lo largo de los 27.

¿Y desde el punto de vista económico? El presidente repitió la tesis de las medidas "inéditas" ante la crisis económica. "La primera respuesta debería ser facilitar instrumentos de financiación para sostener a las empresas", esgrimió. "Ya se han acogido a las líneas de crédito más de medio millón de empresas", apuntó, antes de seguir enumerando las medidas tomadas en este aspecto. Hubo, según él, un "esfuerzo especial" para algunos sectores concretos, como el turismo o la hostelería, o también la automoción. Resumió muy brevemente también el apoyo a los autónomos y las pymes.

El mensaje tan repetido durante la pandemia volvió a estar sobre la mesa en la comparecencia de Sánchez: "Salir unidos de la crisis". Y puso como ejemplo en este sentido los Presupuestos, porque de esa manera se resuelven las desigualdades sociales. Puso el ejemplo de las ayudas "a los más vulnerables" para que la brecha "no se agrandara". En este sentido, calificó como "medida histórica" la aprobación del Ingreso Mínimo Vital. "Es verdad que todavía es insuficiente".

Desde el punto de vista del mercado laboral, Pedro Sánchez recordó los permisos retribuidos de la primera ola, cuando la economía paró del todo por la pandemia. El presidente reivindicó además el papel de la patronal y de los sindicatos a la hora de llegar a acuerdos con Trabajo en lo referente, sobre todo, a los ERTE y al teletrabajo. Tuvo espacio también para mencionar las medidas en la protección de las víctimas de violencia de género o el apoyo para la repatriación de los españoles en el extranjero, así como el apoyo al sector educativo, donde resaltó el papel de las comunidades para la "digitalización" y para una adaptación. "Se ha conseguido que los centros educativos sean seguros".

El apoyo "financiero" a las comunidades autómomas

16.000 millones de euros "no reembolsables". Bajo esa premisa Pedro Sánchez recordó el "apoyo financiero del Gobierno a las comunidades autónomas" durante la crisis, hablando de nuevo de la "cogobernanza". En esto, también habló de la suspensión de las reglas fiscales para el año 2020 y 2021. "Todo con el fin de facilitar la imprescindible labor de las comunidades, de los ayuntamientos y de las provincias".

Para terminar, Sánchez valoró la creación del fondo de 750.000 millones de la UE. "Es algo histórico", y en este sentido puso el foco en el papel de España como impulsora de este plan, allá por mediados de marzo. Desarrolló, ya en esa parte, todos los objetivos para el futuro. "España tiene que salir más justa de esta crisis, y tiene que ser más igualitaria". La pandemia, concluyó, "no ha frenado la acción del Gobierno, al contrario, la ha acelerado".

Para terminar, Sánchez resumió en cuatro bloques los compromisos del Gobierno: transición ecológica, digitalización, feminismo y cohesión territorial y social. También ahí resumió los compromisos planteados y el objetivo marcado para el verano de 2021. Ahí hizo hincapié en "el consenso" y en el apoyo a los Presupuestos "con el mayor número de grupos" de la democracia.

"España puede optar por dos caminos: el del miedo o el de la esperanza. Hay obstáculos y miedo, habrá conspiraciones fantasmales inventadas... pero hay otro camino", acabó expresando el presidente, después de una comparecencia que duró más de una hora.

Ya a las preguntas de los periodistas, Sánchez apuntó que la monarquía debe seguir una "hoja de ruta" para aumentar su transparencia, rendición de cuentas y ejemplaridad, aunque no ha adelantado cómo se materializará al ser preguntado si el Gobierno impulsará una Ley de la Corona.

"Esa renovación tiene que estar vinculada con la transparencia, la rendición de cuentas y la ejemplaridad. Ahí está trabajando Felipe VI desde el inicio de su reinado", ha apuntado Sánchez durante su comparecencia de fin de año en el Palacio de la Moncloa. "Contará con el apoyo y aplauso del Gobierno para seguir con esa tarea de renovación", ha asegurado.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento