Muere una enfermera de cáncer tras haber recibido el alta erróneamente por los médicos con los que trabajaba

Una camilla llevada por personal de enfermería.
Una camilla llevada por personal de enfermería.
GTRES

Catherine Jones, de 35 años, ha fallecido a causa de un cáncer de ovario que se complicó por una serie de errores cometidos por los médicos con los que trabajaba en el Hospital Wrexham Maelor, en el norte de Gales.

Jones se sometió a una cirugía en 2013 para eliminar el quiste del ovario que podía dar problemas. Si el proceso se hubiese hecho correctamente, en la biopsia habría salido que el quiste era potencialmente cancerígeno y se hubiese procedido a una operación y tratamiento posteriores.

Sin embargo, la enfermera fue dada de alta y sin consultas de seguimiento. El cáncer volvió en 2016 y Jones tuvo que ser ingresada de urgencia en el hospital, donde se conoció que el tumor era muy grande y tuvo que ser sometida a una histerectomía. Después de esto se le comunicó que estaba libre de cáncer, pero era de nuevo un error. Jones murió unos meses más tarde.

Desde entonces, su marido Dave ha estado investigando e intentando averiguar la verdad sobre el fallecimiento de su esposa. "Le prometí que sabría la verdad. Su muerte era evitable. Se le privó de su futuro y no tendría que haber sufrido. Debería estar celebrando su 40 cumpleaños esta semana pero fue decepcionada por cada estancia del hospital en el que trabajó", comentó Dave a Daily Mail.

Dave presentó al hospital un extenso informe con todos los errores cometidos por la institución sanitaria en el caso de su esposa, acusaciones que no tuvieron más remedio que aceptar. Intentaron defender que la biopsia de Jones fue revisada dos veces y no se encontraron indicios cancerígenos, pero las investigaciones demuestran lo contrario.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento