Las farmacias piden hacer test de Covid, como en Galicia: "Trabajamos con un protocolo que garantiza la seguridad"

Un farmacèutic realitza una prova serológica de Covid-19 en la Farmàcia Mónica Emmurallades, en O Carballiño, Orense
Un farmacéutico realiza un test serológico de Covid en O Carballiño, Orense
Rosa Veiga / EP

Los farmacéuticos vienen defendiendo que están capacitados para realizar test rápidos de detección del coronavirus y su petición de formar parte del cribado cada vez tiene más eco. La puerta la abrió la Xunta al permitir la participación de las farmacias de la provincia de Ourense en un estudio epidemiológico y ahora es la Comunidad de Madrid la que reclama que se permita a las boticas y a determinadas clínicas de la región realizar pruebas de antígenos. Esta posibilidad tiene, sin embargo, sus detractores.

El 65% de las farmacias ourensanas, 53 de 81, se han adherido "de forma altruista" a una medida cuyo objetivo es detectar a pacientes asintomáticos mediante test serológicos, que se realizan con cita previa y que son gratuitos. El proyecto arrancó el 16 de octubre y ya han superado los 10.000. A través de una gota de sangre detectan si el ciudadano tiene anticuerpos frente a la Covid. El resultado da información acerca de si ha atravesado la enfermedad con anterioridad, si está pasando por ella o si la tiene en ese momento pero está en proceso de superarla. 

Los casos positivos son derivados al Servicio Gallego de Salud. "Estamos cribando, no diagnosticando. Es el Sergas por tanto el que se encarga de hacer la PRC correspondiente según ellos estimen", explica Santiago Leyes, presidente del Colegio Oficial de Farmacéuticos de Ourense, quien preguntado por el número de positivos hallados afirma que concierne a la Consellería de Sanidad dar esa información. Remitida la consulta a dicho departamento, este diario no ha obtenido respuesta.

"Hacemos una valoración positiva y consideramos que ha sido un acierto. Por parte de los usuarios hay una demanda importante de este servicio y están satisfechos con él. Las farmacias les ofrecen cercanía y accesibilidad", apunta Leyes sobre una iniciativa que continuará al menos durante todo noviembre.

Por parte de los usuarios hay una demanda importante de este servicio

Esta cooperación entre la consellería y el colegio no ha requerido de la autorización de otros organismos como sí ocurre con el proceso que quiere poner en marcha la Comunidad de Madrid. La diferencia radica en el tipo de pruebas. Mientras en Ourense son serológicas, el Gobierno de Isabel Díaz Ayuso habla de antigénicos, los cuales distinguen si el virus se encuentra en el organismo y en los que es necesaria una muestra nasal o de saliva. Por ello, el Ejecutivo regional ha enviado una carta a la Agencia Española de Medicamentos y Productos Sanitarios -dependiente del Ministerio de Sanidad-, que aún tiene pendiente tomar una decisión. 

"Las farmacias, que es otra petición que estamos haciendo constantemente, son nuestras grandes aliadas. Tanto ellas como las clínicas dentales o por ejemplo los podólogos. Son sectores que nos pueden ayudar mucho a seguir haciendo los test", reiteraba este miércoles la presidenta madrileña, quien argumenta que los farmacéuticos están capacitados para realizar pruebas analíticas.

Posturas enfrentadas

Esa afirmación no la comparten los profesionales de la medicina ni los de la enfermería, quienes hablan de "temeridad" e incluso de "una privatización encubierta de la sanidad pública". "Los test serológicos o de otro tipo son solo una parte de la evaluación clínica, tanto en Covid como en cualquier patología. Por tanto deben ser prescritos por un médico y realizados en el entorno asistencial adecuado para ello y con personal adiestrado", afirma el Consello Gallego de Colegios Médicos. "La confluencia de pacientes por distintos motivos en la farmacia, en espacios reducidos y sin circuito seguro de tránsito de personas, eliminación de residuos biológicos contaminados, etc., podría ser un foco de contagio", añade el Sindicato de Enfermería (Satse).

Los test deben ser realizados en el entorno asistencial adecuado para ello y con personal adiestrado

El Satse niega que exista una necesidad de esa asistencia y esgrime que el hecho de que sí se haga en países como Francia o Italia se debe a que "no cuentan con una red de centros de salud tan accesible y solvente" como la española. La organización sindical agrega que las farmacias allí están en régimen de libre competencia, "pueden ser gestionadas por otros profesionales sanitarios y pueden instalarse en centros o instalaciones sanitarias". 

Los farmacéuticos de Ourense defienden que no se ha producido ninguna incidencia y recalcan que firmaron un protocolo "sólido y robusto" con la Xunta que determina el respaldo jurídico que justifica esta acción y "garantiza la seguridad", de ellos y de los ciudadanos, con medidas como el uso de EPI o la desinfección de las áreas en las que se hacen los test. "Lo valoramos como una colaboración en positivo de los profesionales sanitarios. En un contexto de pandemia se deberían reforzar este tipo de vínculos", señala Santiago Leyes. "Damos total garantía en todos los aspectos que afectan al proceso", insiste y considera que este proyecto debería replicarse en el resto de España, "según sea necesario en el contexto epidemiológico de cada zona".

Mostrar comentarios

Códigos Descuento