El Gobierno se prepara para una segunda oleada de coronavirus mientras los brotes siguen expandiéndose

Comité de Seguimiento del coronavirus
Pedro Sánchez con el ministro Illa y Fernando Simón, en el Comité de Seguimiento del coronavirus.
EP

El Gobierno y las comunidades se preparan ya para una "segunda oleada" de coronavirus. El ministro de Sanidad, Salvador Illa, presentó ayer a los consejeros autonómicos el Plan de respuesta temprana en un escenario de control de la pandemia por Covid-19, que pretende "ordenar" las medidas y recursos disponibles en la actual "etapa de control", pero también hacer un balance del grado de preparación de los sistemas sanitarios autonómicos y de las reservas de material de farmacia y sanitario de cara a una "segunda oleada".

En principio, la gestión seguirá en manos de las comunidades, aunque el papel de Sanidad se irá reforzando a medida que, eventualmente, se agrave la situación. Incluso sin descartar volver a declarar el estado de alarma, un extremo que por ahora Sanidad no quiere contemplar.

Por ahora, lo que espera es que las comunidades refuercen sus sistemas sanitarios, desde la detección precoz y el trazado de contactos en Atención Primaria hasta la asistencia hospitalaria, en camas y UCI disponibles, recursos humanos suficientes para detectar y hacer rastreo de contactos y "planes de contingencia" que "garanticen una continuidad de la actividad de salud pública ante un posible incremento de la transmisión". Es decir, que el sistema no colapsará. Fuentes de Sanidad admitían ayer que no todas las comunidades están totalmente preparadas: "Algunas de las acciones y respuestas que se plantean no están exactamente igual de implementadas en todas partes".

El Gobierno espera de las autonomías un "sistema de información para la alerta precoz 24/7/365" y "asegurar la capacidad de detectar precozmente los casos en todos los niveles asistenciales, especialmente en Atención Primaria". También afianzar "la capacidad de laboratorio" para que puedan procesarse los PCR en el menor tiempo posible y que haya una alerta precoz.

Para afrontar una "reescalada", el Gobierno prepara para este año una campaña de vacunación contra la gripe estacional más amplia. Hará una "compra extra de vacunas". Illa dijo ayer que ya se han adquirido 5,2 millones de dosis. El objetivo es vacunar al 75% de la población de más de 65 años y del personal sanitario y al 60% de las embarazadas y personas de riesgo. Se intentará así evitar un mayor impacto ante una "eventual coincidencia de ambas epidemias", de gripe y de Covid-19.

Por otra parte, el plan contempla la creación de lareserva estratégica nacional de material sanitario y farmacológico que se anunció hace meses, cuando en los peores momentos de la crisis era prácticamente imposible comprarlos en los mercados internacionales. En línea con la importancia que se da a la detección de contagios, esta reserva debe cubrir el 100% de las necesidades de PRC durante 15 días, a 50.000 diagnósticos diarios. Es decir, una reserva de 750.000 pruebas. La reserva de material también debería cubrir el 25% del consumo medio total en los últimos meses de mascarillas FFP3, gafas de protección, guantes, buzos o batas. Serán más en el caso de mascarillas quirúrgicas y FFP2, porque hay mayor disponibilidad.

Hasta que haya una vacuna o un tratamiento específico, también se hará acopio de los medicamentos que se han estado prescribiendo –Cisatracurio, Midazolam, Propofol y Dexmedetomidina–. Lo que no se almacenarán serán los respiradores: el objetivo es tenerlos todos en uso y reubicar los nuevos equipos más avanzados en unidades de atención a pacientes críticos. 

Medidas de Sanidad para hacer frente a una segunda ola de Covid
Medidas de Sanidad para hacer frente a una segunda ola de Covid
Henar de Pedro

Cierre parcial o total de colegios y prohibir la entrada a residencias

El plan de respuesta temprana ante una segunda oleada de coronavirus contempla un sistema de comunicación y de evaluación de riesgos entre el ministerio y las comunidades, así como protocolos de actuación en situaciones normales, ante un contagio y ante un brote en diferentes escenarios. Uno de ellos son los colegios, que retomarán su actividad en septiembre pero que podrían volver a cerrar en caso de un brote.

De manera general, el plan recomienda medidas de higiene y garantizar que son "entornos seguros y saludables". Ante un contagio, la persona deberá ser aislada y se pondrá en cuarentena a "los contactos estrechos o grupo de convivencia estable" del afectado. Si se trata de un brote, se procedería al "cierre parcial de parte del centro", que podría afectar bien a "una cohorte estanca", a todo un nivel escolar o a aulas con actividades compartidas.

También podría procederse al "cierre completo del centro escolar" o de todos los colegios de un "territorio delimitado" si la evaluación del riesgo lo recomienda. Como "alternativa" al cierre total, Sanidad propone "modalidades de educación mixta", a distancia y presencial. El aislamiento del afectado, la puesta en cuarentena de los contactos y el cierre parcial o incluso total de las instalaciones también se contemplan para los centros de trabajo.

En el caso de las residencias de mayores, un solo caso de coronavirus tendrá ya consideración de brote. En ese caso, se deberá aislar a la persona afectad, poner en cuarentena a los contactos y buscar de forma "activa" a otros que pudieran existir. Se restringirá el acceso de visitantes y también las salidas del centro a las personas residentes. Otras de las pautas que marca el plan para los "centros sociales y centros socio-sanitarios residenciales" –en los que se enmarcan los centros de mayores– son la "sectorialización de los espacios" y "valorar la realización de estudios de cribado (PCR) o serología".

En lo que respecta a los centros sanitarios, estos no pueden cerrarse pero sí extremarse en ellos las medidas de precaución. El plan prevé la "atención personalizada de salud mental a los trabajadores y poner en marcha un programa de prevención de posibles alteraciones de la salud mental".

Los pasos para frenar los brotes

La estrategia diseñada por Sanidad mantiene la gestión en manos de las comunidades autónomas, aunque en una coordinación reforzada con el ministerio, que analizará una vez a la semana las "señales" que emita el sistema de alerta temprana que deben poner en marcha los Gobiernos autonómicos. Las verificará y evaluará los riesgos de brotes localizados o aumentos de los contagios, teniendo en cuenta el territorio en el que se produzcan, su situación epidemiológica y capacidad asistencial, o si se dan estas circunstancias en población procedente de países con mayor incidencia, población vulnerable o situaciones donde se haya producido una "alta concentración de personas". 

En base a todo ello, Sanidad hará "recomendaciones" a las comunidades. Según el plan, la vuelta a un eventual estado de alarma quedaría solo en un último extremo.

Primer escalón. La comunidad afectada toma medidas

El que se ha dado hasta ahora, cuando Galicia, País Vasco o Cataluña están tomando medidas dentro de sus territorios.

Segundo escalón. Un brote afecta a varias comunidades

Las medidas se tomarían en coordinación con el Gobierno y el resto de gobiernos autonómicos en el Consejo Interterritorial, y serían de obligado cumplimiento en todos los territorios afectados.

Tercer escalón. Estado de alarma

Consistiría en "lo que se implementó en marzo", indicaron ayer fuentes de Sanidad. Es decir, volver a decretar el estado de alarma, algo que pre

Mapa de los rebrotes de coronavirus en España a 13 de julio.
Mapa de los rebrotes de coronavirus en España a 13 de julio.
20minutos
Mostrar comentarios

Códigos Descuento