Refuerzo de plantillas, más camas UCI o más vacunas contra la gripe: el plan del Gobierno ante la “segunda oleada” de Covid

  • Plantea una reserva estratégica de medicamentos que contenga 150.000 pruebas PCR.
  • Sanidad admite que no todas las comunidades están preparadas todavía para hacer frente a una segunda ola del virus.
  • El Gobierno hará otros dos estudios de seroprevalencia.
  • Directo | Minuto a minuto de la emergencia por el coronavirus.
Un anciano de una residencia de mayores en Ourense es trasladado.
Un anciano de una residencia de mayores en Ourense es trasladado.
EFE

El Gobierno y las comunidades autónomas se preparan ya ante una “segunda oleada” de coronavirus, con un Plan elaborado por el Ministerio de Sanidad que, en principio, mantiene todo la gestión en las comunidades autónomas, prevé el refuerzo de los sistemas sanitarios para la detección precoz o el tratamiento hospitalario con el aumento de número de camas y de camas UCI y que también prevé extender este año la campaña de vacunación contra la gripe anual.

Estos son algunos de los elementos que figuran en el "Plan de respuesta temprana en un escenario de control de la pandemia por Covid-19" que el ministro de Sanidad, Salvador Illa, presentará este lunes a los consejeros autonómicos en el Consejo Interterritorial de Salud, que pretende "ordenar" las medidas y recursos disponibles en la actual "etapa de control" de la enfermedad, pero también hacer un balance del estado de la preparación de los sistemas sanitarios autonómicos y de las reservas de material de farmacia y sanitario de cara a una "segunda oleada" del coronavirus.

Una de las claves será la detección precoz, con un acopio de pruebas PCR que, según la reserva estratégica nacional que quiere alcanzar el Gobierno de cara al otoño, debería cubrir el 100% de las necesidades durante 15 días, entendidas estas como 50.000 diagnósticos diarios. Eso hace una reserva total de 750.000 PCR. Cuando se detecten casos, Sanidad descarta tomar medidas uniformes -por ejemplo, ante un número determinado de casos- y ha optado por actuar en función de como haya sido el brote. Es decir, el Ministerio cree que no es igual la actuación frente a 100 contagios salidos de una boda que a cinco casos con cinco focos de contagios distintos.

Por otra parte, Sanidad llevará a cabo otros tres estudios de seroprevalencia, para identificar qué porcentaje de población ha pasado la enfermedad y ha generado inmunidad. El primero dio un resultado del 5%, que alejaba la existencia de la llamada "inmunidad de rebaño". Según el Plan, se realizarán otras tres rondas de recogida de información. Será en octubre, en febrero y en mayo, coincidiendo con el otoño, el invierno y la primavera. Colectivos de especial interés, como residencias de ancianos o personal sanitario serán objeto de estudios específicos.

Más vacunas contra la gripe

Una de las medidas más prácticas tiene que ver con la vacunación contra la gripe estacional, una "epidemia anual" que se presenta entre noviembre y diciembre y suele durar unas 13 semanas. "No es posible descartar que haya una nueva oleada epidémica que además coincida temporalmente con la gripe", indica el Plan. Por eso, este año habrá una "compra extra" de vacunas con el objetivo de aumentar la cobertura

El Gobierno plantea vacunar al 75% de las personas mayores de 65 años y del personal sanitario y socio-sanitario y al 60% en embarazadas y personas de riesgo. Con ello, se quiere evitar un mayor impacto que ante una "eventual coincidencia de ambas epidemias" -gripe y Covid-.

Medidas de Sanidad para hacer frente a una segunda ola de Covid
Medidas de Sanidad para hacer frente a una segunda ola de Covid
Henar de Pedro

No todos los gobiernos preparados

En cuanto a las capacidades sanitarias, ante una segunda oleada las comunidades autónomas deben poder realizar una "detección y control suficiente para detectar el incremento de la transmisión". Para ello, el Plan indica que deben tener recursos humanos suficientes para detectar y hacer rastreo de contactos, tener "planes de contingencia" que "garanticen una continuidad de la actividad de Salud Pública ante un posible incremento de la transmisión", es decir, que el sistema no colapsará.

El Gobierno también espera de los gobiernos autonómicos un "sistema de información para la alerta precoz 24/7/365" y "asegurar la capacidad de detectar precozmente los casos en todos los niveles asistenciales, especialmente en Atención Primaria". También que se asegure "la capacidad de laboratorio" para que puedan procesarse las pruebas diagnósticas en en menor tiempo posible y que el sistema de alerta no deje de ser de alerta precoz.

Fuentes del Ministerio de Sanidad han admitido este lunes que no todos los gobiernos autonómicos están ahora mismo en condiciones de garantizar que están totalmente preparados ante una segunda oleada de la pandemia.

"Algunas de las acciones y respuestas que se plantean no están exactamente igual de implementados en todas partes, hay comunidades donde los recursos humanos se están reforzando, otras en las que los sistemas de vigilancia están recientemente puestos en marcha en la parte informática y algunos están teniendo algún problema que hay que corregir", han apuntado las fuentes que, aunque "hay puntos concretos en los que quizá no sea tanto", creen que "en general las medidas se están aplicando relativamente bien".

El Plan que Sanidad presentará este lunes a las comunidades también espera qu éstas se doten de suficientes de camas de agudos y de UCI con capacidad de respiración mecánica invasiva. En cifras, cumplirán si tiene capacidad para instalar en cinco días entre 1,5 y 2 camas de cuidados críticos por cada 10.000 habitantes y entre 37 y 40 camas para enfermos agudos por cada 10.000 habitantes. 

También deberán asegurarse de que existen las condiciones necesarias para el traspaso de profesionales entre centros sanitarios o incluso entre comunidades autónomas cuando se precise y que sus servicios de Atención Primaria tengan capacidad para gestionar y hacer seguimiento de los casos leves y leves moderados.

EPIs y respiradores

Además de acopio de PCR, la "reserva estratégica nacional" de material sanitario que el Gobierno está intentando confirmar "en función de la estimación de necesidades para cada producto en base a los consumos semanales reales" durante un periodo de cobertura de ocho semanas.

En el caso de mascarillas FFP3, gafas de protección, guantes, buzos o batas, deberá haber suficientes como para dar cobertura al 25% del consumo medio total declarado por las comunidades durante dos meses. En el caso de las mascarillas quirúrgicas y FFP2, la cantidad será superior, "dada su disponibilidad tras la adquisición".

El acopio de fármacos afectará a Cisatracurio, Midazolam, Propofol y Dexmedetomidina y solo se utilizaría si el canal de suministro farmacéutico regular no pudiera abastecer la demanda hospitalaria. 

No se prevé que haya respiradores (los equipos de ventilación mecánica) en la reserva estratégica que prepara el Gobierno. El objetivo es no almacenarlos sino que estén "en uso y a punto en aquellos espacios donde se vayan a desplegar las camas de críticos" y ubicarlos y reubicar los nuevos equipos más avanzados en unidades de atención a pacientes críticos. 

Estado de alarma, último recurso

También establece qué tipo de medidas deben tomarse ante "brotes controlados o casos esporádicos limitados", "brotes complejos o transmisión comunitaria esporádica" y "transmisión comunitaria". Son los tres escenarios que se contemplan en un Plan que, desde el punto de vista legal, solo se refiere a una ley de 1986 sobre Medidas Especiales en Materia de Salud Pública, la Ley General de Sanidad y la Ley General de Salud Pública.

 La posibilidad de que el Gobierno tuviera que volver a decretar un estado de alarma aparece como último recurso en el documento. Al hilo de lo que está ocurriendo en el brote de la provincia de Lleida, fuentes de Sanidad han insistido en que en la actual fase, "de control" del coronavirus, son las comunidades autónomas las que tienen que tomar medidas dentro del ámbito de sus competencias.

Ese sería el primero de los tres escalones que pueden preverse frente a los rebrotes, que la comunidad autónoma afectada es la que tiene que tomar decisiones y medidas para atajarlo.

El segundo escalón sería si un brote afectara a territorios en varias comunidades autónomas. En ese caso, las medidas se tomarían en coordinación con el Gobierno y el resto de gobiernos autonómicos, en el marco del Consejo Interterritorial Sistema Nacional de Salud, que reúne al ministro y los consejeros autonómicos, y serían de obligado cumplimiento en todos los territorios afectados.

El tercer y último escalón consistiría en "implementar en marzo", han apuntado este lunes fuentes de Sanidad. Es decir, volver decretar el estado de alarma, algo que prevé el Plan en último extremo. "Cabe destacar el ámbito competencial extraordinario previsto en el marco de un estado de alarma cuando, atendiendo a la dimensión de la epidemia, las medidas previstas en la legislación ordinaria resultan insuficientes", dice el documento. En este caso, "el Gobierno puede declarar, mediante Real Decreto, el estado de alarma, en todo o parte del territorio nacional, cuando se produzca, entre otras situaciones, crisis sanitarias, tales como la pandemia por COVID-19".

Mostrar comentarios

Códigos Descuento