Los centros educativos que no puedan adaptar sus espacios para garantizar la distancia tendrán que solicitarlos

La ministra de Educación Isabel Celaá ha explicado en la rueda de prensa posterior al Consejo de Ministros que la situación actual ha puesto de manifiesto la necesidad de mejorar la educación online. Por eso, ha explicado, hoy se ha aprobado un convenio para poner en marcha el programa ‘Educa en digital´ que movilizará hasta 260 millones de euros para la digitalización de la educación. Entre las medidas está el préstamo de medio millón de dispositivos a alumnos de centros públicos que los necesiten y que empezarán a distribuirse el primer trimestre del curso que viene. También la formación de los profesores y la modernización de las herramientas necesarias.
La ministra de Educación Isabel Celaá.

La ministra de Educación y Formación Profesional, Isabel Celaá, ha afirmado este jueves que los centros educativos que no puedan adaptar sus espacios para garantizar la distancia de seguridad de 1,5 metros exigida para el nuevo curso, deberán pedir a la Administración que les proporcionen otros adicinales.

En una entrevista en Onda Cero, Celaá ha reiterado que no es negociable el cumplimiento de la distancia mínima de seguridad en el aula para los alumnos mayores de 10 años puesto que así lo recoge un real decreto. Además, se ha mostrado confiada en que la mayoría de centros puedan cumplir la norma adaptando otras estancias si es necesario porque casi todos cuentan con otras infraestructuras "más allá de las aulas". Sin embargo, es consciente de que algunos, sobre todo los "situados en el centro de las ciudades, con más alumnos, puedan no disponer de espacios adicionales", por lo que deberán solicitarlos.

Para los grupos con menores de 10 años no será necesaria una distancia mínima, ha explicado, porque funcionarán como "módulos" y trabajarán como grupos estables que solo se relacionarán entre sí y con un máximo de 2 o 3 profesionales. Además, ha compartido un mensaje que le han trasladado los pediatras, que aseguran que "los niños de menos edad tienen una menor carga vírica" en caso de contagio.

Por lo demás, ha señalado que la idea es que el nuevo curso se desarrolle como los anteriores, con 175 días lectivos y con presencialidad: "la presencialidad es insustituible aunque hayamos tenido que tomar medidas alternativas en este periodo de excepcionalidad", ha reiterado. 

Modificación del currículum

Celaá también ha defendido la modificación del currículum académico, que a su juicio es "muy extenso", para convertirlo en uno "competencial". "Necesitamos una educación de calidad, y eso es excelencia. Y además equitativa, que significa que nadie se quede atrás, eso significa enseñanza personalizada y la digitalización puede ayudar a ello".

La ministra también ha defendido su ley, la LOMLOE, y considera que "la LOMCE nos ha paralizado, ha aumentado el numero de repetidores en primaria y nos ha llevado a itinerarios que no llevan a ninguna parte. Ahora todos los caminos van a Roma". Entre otras novedades que trae su ley, ha recordado que se puede aprobar el bachillerato con una asignatura suspensa que se puede "recuperar por compensación, como en la universidad", aunque eso, ha señalado, no significa que se necesite menos esfuerzo por parte del alumno.

Además, ha recordado que la asignatura de Religión no contará para nota media porque "la Religión es otra cosa que consideramos privada" aunque sí "ha de ser computada en la relación entre el alumno y el profesor". En cuanto a la educación afectivo-sexual que tanta indignación ha suscitado entre las filas de Vox, Celáa ha defendido que al igual que "hay que educar a la persona en su destreza cognitiva, también hay que hacerlo en sus destrezas emocionales". En esta materia, ha afirmado, se reconoce también el fenómeno LGTBI. "Se trata de que los alumnos se entiendan entre sí mismos".

Mostrar comentarios

Códigos Descuento