Hallan la explicación de por qué cientos de especies marinas están migrando hacia los polos de la Tierra

Tiburon peces mar
Tiburon y peces en el mar
ODISEA

Las especies marinas identifican mejor los cambios de temperatura en el planeta que las criaturas terrestres. Esto lleva a las primeras a migrar hacia lugares más fríos a consecuencia del calentamiento global por el cambio climático, mientras que las segundas son menos propensas a migrar porque no identifican dichos cambios con tanta facilidad.

Estas son las conclusiones de un estudio publicado en la revista científica Nature, Ecology & Evolution que juntó 258 investigaciones revisadas por pares, que a su vez comparan más de 30.000 cambios de hábitat en más de 12.000 especies de animales, plantas, hongos y bacterias. La base de datos resultante se llama BioShifts y concluye que las especies marinas son capaces de detectar y seguir cambios de temperatura global mucho mejor que las especies terrestres. 

"Encontramos que las especies marinas siguen de cerca los cambios isotérmicos en aguas cálidas y relativamente tranquilas (por ejemplo, la cuenca del Pacífico Central) o en aguas frías sujetas a altas presiones humanas (por ejemplo, el Mar del Norte). En tierra, las actividades del ser humano son un impedimento para la capacidad de las especies terrestres de rastrear los cambios de latitud isotérmicos, y algunas especies hacen el cambio en la dirección opuesta", explican los científicos.

Migración a los polos

Como consecuencia del calentamiento de su hábitat, las especies se están trasladando a zonas más frías. En el caso de los animales terrestres, el estudio encuentra que sus migraciones son mucho más lentas de lo esperado, especialmente en áreas con climas cálidos. Los anfibios migran a zonas frías con una media de 12 metros por año, mientras que los reptiles parece que se mueven hacia el ecuador de la tierra a una velocidad de 6,5 metros por año. Los insectos se van hacia los polos a 18,5 kilómetros por año.

Aunque relativamente parezca mucho, los animales marinos todavía son más rápidos. El conjunto de estas especies está migrando hacia los polos a una velocidad media de cerca de 6 kilómetros por año, mientras que los animales terrestres lo hacen a una media de 1,8 metros por año (un poco más rápido que según estudios anteriores, pero en comparación sigue siendo lento).

La acción humana, el gran impedimento

El estudio remarca que las especies marinas tienen mucha más facilidad que las terrestres para migrar si se diese la necesidad. En tierra, la actividad y presencia humana puede impedir de forma importante los movimientos de los animales. "La pérdida del hábitat de las especies terrestres y su fragmentación por los cambios del uso de la tierra puede ser lo que está impidiendo que estas especies identifiquen y sigan los cambios isotérmicos", apunta el estudio.

BioShifts muestra la lucha de los animales para encontrar nuevos hábitats acordes a sus necesidades debido al cambio climático. La base de datos es ahora una nueva herramienta para identificar estos casos, seguir los cambios isotérmicos e intentar predecir qué pasará en el futuro.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento