Unidas Podemos llevará al Congreso un impuesto para gravar los patrimonios por encima del millón de euros

  • La primera vivienda no contaría para contabilizar el patrimonio total hasta un valor de 400.000 euros.
  • El tributo sustituiría al actual impuesto de patrimonio y no podría ser bonificado por las comunidades autónomas.
  • La decisión final de poner en marcha el tributo depende del Gobierno, donde hay sectores que no lo ven claro.
El vicepresidente segundo del Gobierno, Pablo Iglesias, conversa con el portavoz de Unidas Podemos en el Congreso, Pablo Echenique, durante el pleno sobre la nueva prórroga del estado de alarma por el coronavirus.
El vicepresidente segundo del Gobierno, Pablo Iglesias, conversa con el portavoz de Unidas Podemos en el Congreso, Pablo Echenique, durante el pleno sobre la nueva prórroga del estado de alarma por el coronavirus.
MARISCAL / EFE

Unidas Podemos recupera una de sus propuestas estrella para contribuir a la financiación de las medidas sociales que está poniendo en marcha el Gobierno para afrontar la crisis del coronavirus: el impuesto a las grandes fortunas. La formación morada lo propondrá en la comisión de reconstrucción que se acaba de poner en marcha en el Congreso, y fuentes moradas cifran en unos 11.000 millones de euros la recaudación que se pretende conseguir con él.

Este impuesto sustituiría al de patrimonio, actualmente vigente, y tendría un diseño diferente. El tributo a las grandes fortunas solo se aplicaría a aquellas personas con patrimonios superiores al millón de euros, si bien habría que descontar de esa cantidad la vivienda habitual, hasta un valor de 400.000 euros. Si una vez descontado este inmueble (o los primeros 400.000 euros de su valor, si éste es superior a esa cantidad) el patrimonio sigue estando por encima del millón de euros, se aplicaría una tasa del 2% al valor total del mismo.

La propuesta de Unidas Podemos -que es la misma que venía incluida en su programa electoral- contempla que el impuesto sea progresivo, lo que implica que ese tipo del 2% solo se aplicaría a patrimonios superiores al millón de euros, pero inferiores a un total de 10 millones de euros. Para quienes tengan bienes con un valor superior a esta cantidad, el tipo aplicable sería del 2,5%. Y aumentaría hasta el 3% si el patrimonio es de más de 50 millones de euros y a un 3,5% en el caso de los patrimonios de 100 millones de euros o más.

Además, la propuesta contempla la necesidad de prohibir a las comunidades autónomas bonificar este impuesto a las grandes fortunas como se hace con el de patrimonio en algunos territorios. Ese es el caso, por ejemplo, de la Comunidad de Madrid, donde la región bonifica el 100% de la tasa, lo que a efectos prácticos implica que los patrimonios superiores a los dos millones de euros (el umbral mínimo de aplicación del impuesto de patrimonio) no tienen que hacer frente al tributo.

Fuentes de Unidas Podemos sostienen que, con ese diseño, el grueso del impuesto recaería sobre las 1.000 mayores fortunas de España. "El 1% de la población con mayor patrimonio acapara una cuarta parte de la riqueza del país, mientras que el 20% más pobre solo posee el 0,1% de la riqueza", denuncia la formación morada.

Debate en el Gobierno

La comisión de reconstrucción del Congreso donde Unidas Podemos presentará su propuesta tiene el encargo de preparar un dictamen con propuestas para el reimpulso económico tras la crisis del coronavirus. Eso significa que, incluso si la formación morada consigue el apoyo de otros grupos para incluir la propuesta en el documento final, el impuesto no se pondría en marcha automáticamente, si bien sería una presión añadida al Gobierno -que es de quien depende la decisión final al respecto- para que lo implantase.

No obstante, no a todos los sectores del Ejecutivo les convence la idea de un impuesto para las grandes fortunas. Los ministros de Unidas Podemos la han defendido en las últimas semanas, aunque sin hacer demasiado ruido, a la espera de que terminen de diseñarse medidas como la renta mínima. Pero este martes la portavoz del Gobierno, María Jesús Montero, rechazaba la idea de un tributo específico, aunque sí se mostraba de acuerdo en que los patrimonios altos tenían que pagar más a las arcas públicas.

A juicio de Montero, el aumento de la recaudación procedente de la "fiscalidad dirigida a la riqueza" puede canalizarse mediante impuestos que ya existen, como el de Sociedades, sin tener que implantar necesariamente un tributo a las grandes fortunas. "Hay otras categorías fiscales en las que podemos seguir trabajando sin necesidad de que haya una figura expresa", señaló Montero.

Unas horas más tarde, el portavoz parlamentario de Unidas Podemos, Pablo Echenique, evitaba polemizar con estas diferencias. "Estoy seguro de que al final vamos a llegar a algún tipo de acuerdo" porque "figura en el acuerdo de Gobierno" firmado con el PSOE, señaló. Dicho acuerdo solo establece que "se estudiará la fiscalidad de las grandes fortunas al objeto de que contribuyan a un sistema fiscal más justo y progresivo".

ERC y Errejón hacen propuestas similares

Con su propuesta, Unidas Podemos se une a partidos como ERC o Más País, que desde el mes pasado reclaman que el Gobierno ponga en marcha un impuesto a grandes fortunas. El portavoz republicano, Gabriel Rufián, reclamaba en la tribuna del Congreso en abril la necesidad de este tributo, una "donación obligatoria", según ironizaba.

Por su parte, Más País, el partido de Íñigo Errejón, ha presentado una proposición no de ley en el Congreso para que se debata en el pleno la necesidad de implantar una "tasa Covid", aunque con cifras ligeramente diferentes a las que plantea Unidas Podemos. Según su propuesta, se gravaría con un tipo de entre el 1% y el 1,7% a los patrimonios entre uno y dos millones de euros y con una tasa del 2% a los que superen esa cantidad.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento