Mati Cubillo: "Las adopciones están paralizadas y la protectoras de animales nos estamos preparando para lo peor"

Un perro sin hogar
Un perro sin hogar en las instalaciones de la Asociación Nacional de Amigos de los Animales (ANAA), una de las protectoras integrantes de FAPAM.
Jorge París | Archivo

Mati Cubillo es restauradora de antigüedades, pero también es una de las voces más veteranas y con más credibilidad del panorama de la protección animal en nuestro país. Al frente de la Federación de Asociaciones Protectoras de Animales de Madrid, FAPAM, desde hace tantos años que ni se acuerda, "quince años, tal vez más", atiende a 20minutos para explicar la situación que están viviendo estas entidades y el complejo panorama que va a presentarse, 

Matilde Cubillo

Matilde Cubillo

  • Madrid (1965). Restauradora de antigüedades. Presidenta de Justicia Animal y de la Federación de Asociaciones Protectoras de Animales de Madrid (FAPAM)

La FAPAM, se constituyó en 1995 siendo pionera en buscar este tipo de unión entre asociaciones protectoras y ampara en este momento a 16 entidades de protección animal, aunque realmente su labor es de ámbito nacional: "Somos una entidad de colaboración y asesoramiento para entidades de toda España, y ahora con esa crisis aún más".

¿Cómo está afectando la crisis sanitaria provocada por el coronavirus a las protectoras de animales?

Se han paralizado todas las adopciones, Ahora mismo es imposible adoptar, no está permitido salir de casa para ir a adoptar un perro. También es verdad que  están entrando menos animales, lo que no quiere decir que se estén abandonando menos, sino que la gente no está saliendo por el campo o por la calle a pasear y no se los está encontrando. Si una perra pare en el campo y nadie pasa por ahí, pues nadie lo ve. Pero sabemos que sigue pasando. 

¿Esperáis entonces que haya un pico de recogida de animales abandonados cuando volvamos a la normalidad?

Sí, contamos con ello. Lo hemos hablado todos los compañeros y la conclusión es que vamos a tener un aluvión de entradas para el que nos estamos preparando mentalmente. 

Tras la crisis sanitaria vendrá una crisis económica, que imagino que también les va a afectar.

En época de crisis económica, si tienes que recortar, recortas de lo que no es imprescindible para ti y para tu familia, como las ONGs de los animales. Es normal, vienen tiempos muy malos y por muy solidario que seas tu familia tiene que comer, tienes que pagar la luz, el agua y el alquiler. Ya pasó en la última crisis.

Más allá de la reducción de las donaciones a las entidades de protección animal, ¿también se notará en abandonos?

Eso ya se está notando, ya se está ayudando a gente que ha sido despedida de su trabajo por esta crisis causada por el Covid-19 y tenían que operar a su animal y no tenían dinero. Y se va a ir notando más. Hay personas que no se quieren deshacer de un animal pero no puede pagar una cirugía o un tratamiento que necesita. También gente que, por ejemplo, tiene que mudarse a una habitación de un piso compartido y no se lo puede llevar pero sufre por tener que separarse de su animal. Y por supuesto los que aprovecharán la crisis para deshacerse del animal. Y las asociaciones tampoco tenemos recursos para ayudar a todas estas personas.

Ya se está ayudando a gente que ha sido despedida de su trabajo por esta crisis causada por el Covid-19

¿Cómo están los animales de los centros de protección animal? ¿Están notando de alguna manera la situación de estado de alarma?

Los centros están funcionando con normalidad, están trabajando los veterinarios y los cuidadores; si tenemos alguna urgencia podemos trasladar al animal a un hospital veterinario. Los animales no están teniendo carencias ahora mismo. Pero sí que es verdad que tenemos que proteger a esos trabajadores. Si viniesen voluntarios, si viniesen adoptantes, corres el riesgo de que pueda haber un contagio. Estamos cuidando muchísimo al personal de los centros, porque si caen enfermos tenemos un problema de infraestructura para atender a los animales. 

Hay protectoras para las que la labor de los voluntarios tiene un peso importante y ahora no cuentan con ellos. 

Cada protectora es un mundo. Las hay con infraestructuras que permiten salir a los perros mientras limpian, pero otras no tienen eso. Pero como hay menos trabajo, porque entran menos animales, hasta los veterinarios pasean perros. Las personas encargadas de recoger animales fuera del centro también lo hacen. En estos paseos se está priorizando a los perros que más lo necesitan, como los de razas potencialmente peligrosas (PPPs) que son muy potentes y necesitan mucho ejercicio.

¿Cómo están gestionando la ayuda que ofrecen las casas de acogida?

Están interrumpidas. Una familia no puede acudir a una protectora a recoger a un animal en acogida. Tampoco puedes entregar un animal a una persona con la que solo has hablado por teléfono, porque a lo mejor solo lo quiere para salir un rato a pasear eludiendo el confinamiento. Luego hay otro escenario; hay asociaciones que no tienen albergue, que han recogido un gatito de la calle y tienen su red de casas de acogida habituales que además están reconocidas por la ley.  Eso sí que sigue. 

¿Os han llegado intentos de gente por adoptar o acoger para dar esos paseos con perro que permite la ley?

No, la verdad es que no. 

Protectora de animales
Imagen de archivo de la protectora madrileña PROA.
Jorge París

¿El trabajo en una protectora es una actividad esencial?

El desplazamiento para cuidar animales sí que está permitido. 

¿Y si no es una ganadería, una rehala de caza o una protectora, si es un particular que vive en la ciudad y tiene una segunda residencia en el campo en la que hay un perro al que solo se ve el fin de semana?

Es una de las consultas que tenemos. Si no tienen a nadie en ese municipio que pueda alimentar a esos animales, entendemos que está permitido llevando la documentación adecuada que pruebe que tienes una vivienda allí, en propiedad o alquilada y la cartilla e incluso un informe veterinario que acredite que tienes un animal en ese municipio, Lo que no vale es decirle al agente que te pare que tienes casa y perro allí sin aportar documentos.

Respecto a los perros de caza; es un tema que nos tiene preocupados. Hemos pedido a la gente que conocemos en los pueblos que esté pendiente, porque si ven una rehala en muy mal estado, con los perros muriéndose de hambre, pues actuaríamos avisando al Seprona. En ese sentido tuvimos un municipio, Ambite, que lo afrontó estupendamente mandando un circular a todos los habitantes diciéndoles que tenían que ir a atender a sus animales, que se permitía atender a los gatos de colonia y que era una obligación ir a alimentar a los perros de caza. Ojalá todos los municipios tuvieran una iniciativa así. 

Podenco de un fallecido por coronavirus
Bandido, el podenco de una persona fallecida por coronavirus que ya ha encontrado un nuevo hogar.
Salvando Peludos

¿Os están llegando animales de personas afectadas por el Covid-19 que no tengan forma de atenderles?

Sí, ya tenemos compañeros que han acogido animales de personas fallecidas o enfermas. No en un número elevadísimo, no es una avalancha, pero sí que están llegando algunos casos. También nos han han llegado particulares que se han ofrecido para ayudar con estos casos y tenemos una lista preparada. Dentro del drama, la gente quiere a sus animales y una mayoría no se van al hospital hasta no haberles ubicado en un lugar que les dé tranquilidad, normalmente con amigos o familiares, En cualquier caso, si hay alguien desesperado, que llame a las protectoras de animales, les podemos asesorar. Hay, por ejemplo, residencias caninas que se han ofrecido a tener a los perros de las personas enfermas por el Covid-19. Siempre hay alternativas a dejar un animal desamparado en la calle.  

También nos estamos haciendo cargo de los animales de las personas sin techo o víctimas de violencia machista. En toda España se ha creado a través de la Dirección General de los Derechos de los Animales un plan para dar respuesta a las personas que entran en un centro por esta alerta sanitaria en el que estamos colaborando, por ejemplo en IFEMA con el Samur social. Realmente las protectoras siempre hemos ayudado a las personas sin hogar que tienen animales, por ejemplo esterilizándoles y dándoles asistencia veterinaria. Aunque también hay mafias que los usan para mendigar, incluso pasándose el perro de unos a otros y teniéndole todo el día en la calle, y a esos lo que procuramos es que se lo quiten. 

Ha mencionado antes a los gatos de las colonias, hay alimentadores autorizados que siguen luchando para que les permitan atenderlos, hace poco fueron noticia los gatos del Retiro de Madrid, luego los de Aranjuez. 

Es agotador tener que pelear por algo tan obvio. No se pueden dejar a unos gatos encerrados en un parque sin comer. Eso no cabe en la cabeza de nadie. Hay una instrucción del Ministerio de Sanidad que permite alimentarlos, que los ayuntamientos estén pasando por alto esa instrucción me parece grave. Yo personalmente estoy dedicando parte de mi tiempo a hablar con ayuntamientos y explicarles que aunque sus ordenanzas municipales prohíban dar de comer a los gatos de la calle, una instrucción del Ministerio de Sanidad en estado de alarma está por encima. Y ya de paso les informo de la necesidad de controlar sus colonias mediante el método CES (Captura, Esterilización y Suelta).  Afortunadamente ahora tenemos una Dirección General de Derechos de los Animales que está haciendo mucho.

Imagino que, con el gobierno que tenemos, en condiciones normales estarían reclamando una Ley Nacional de Protección Animal. 

Sí, pero no se van a librar (risas). Sé que están trabajando ya en ello y tendremos que juntarnos todas las comunidades autónomas y las entidades, ver las carencias que hay y plasmarlas en una ley que sea de aplicación en toda España. Como siempre decimos, no puede ser que un animal está más desprotegido en una Comunidad Autónoma que en otra. 

Mostrar comentarios

Códigos Descuento