El pienso comienza a escasear en las protectoras de animales debido a la falta de donaciones en persona

  • La de Mataró llama a hacer aportaciones económicas 'online'.
  • La residencia canina VilaDescans de Figueres acoge gratis a perros de enfermos de coronavirus.
  • Se disparan las peticiones de adopción y acogida en algunas protectoras.
Cruce de galgo de diez años en adopción en la protectora sevillana El buen amigo.
Piden donativos para comprar pienso para perros y gatos.
EL BUEN AMIGO

La crisi del coronavirus está provocando que la cantidad de pienso disponible en las protectoras de animales empiece a ser insuficiente. Y es que la orden de confinamiento por la pandemia ha hecho que estos centros se hayan quedado sin donaciones presenciales de particulares.

"Los recursos para ayudar a los animales abandonados siempre son escasos, pero ahora lo son un poco más", apuntan desde la Sociedad Protectora de Animales de Mataró, que da servicio a 25 municipios y ha lanzado una campaña a través de su web con el objetivo de llamar a los ciudadanos a hacer aportaciones económicas online o a través del número de cuenta ES96 2100 0662 0002 0009 4500. La entidad las destinará a comprar alimentos para los perros y gatos que acoge en tres refugios, un total de 256, y para los gatos callejeros de las 65 colonias que gestiona, y a adquirir vacunas y fármacos.

¿Y las mascotas que han perdido a sus dueños por el coronavirus?

La crisis del coronavirus no ha provocado, sin embargo, que la protectora de Mataró esté recogiendo más animales que se quedan solos porque sus dueños están en centros sanitarios o fallecen, algo que tampoco ha ocurrido en el Centro de Acogida de Animales de Compañía de Barcelona (CAACB), de titularidad municipal. 

"Las cifras de entrada de perros y gatos que proceden de ingresos hospitalarios no se ha incrementado, es la habitual", aseguran fuentes del Consistorio, que explican que cuando el propietario de una animal no puede hacerse cargo de él porque está enfermo, los Servicios Sociales "valoran la situación" y si no encuentran ningún familiar o amigo del afectado que pueda cuidar de la mascota, la custodia pasa a Bienestar Animal. Este departamento traslada a los gatos y perros al CAACB, donde sus dueños pueden ir a buscarlos en caso de que se recuperen. "Cuando hay una situación de urgencia, es la Guardia Urbana quien la gestiona", añaden las mismas fuentes.

Desde la residencia canina VilaDescans de Figueres, que amplió un acuerdo con el Ayuntamiento para acoger gratis a perros de sintecho o enfermos de coronavirus, apuntan, asimismo, que por el momento no les han entregado a ninguno, algo distinto a lo que sucede en la protectora El Refugio de Madrid. En este centro, Toy y Pino, dos perros de cuatro y 10 años respectivamente, han sido los primeros beneficiarios de un programa para socorrer a mascotas de personas infectadas o fallecidas por el virus. Sus dueños, un matrimonio, tuvieron que ser hospitalizados de urgencia.

Se disparan las peticiones para adoptar en algunas protectoras

En la protectora municipal de Barcelona y en la de Mataró no han aumentado la peticiones de adopción o acogida durante la crisis del coronavirus, pues han cerrado al público y solo se dedican a recoger animales abandonados, pero sí han subido en otros centros catalanes. Es el caso, por ejemplo, de la SPAC de Torredembarra.

"Es una locura, a pesar de que la demanda ha bajado los últimos días", apunta Myriam Esquís, una portavoz de la entidad. Como la protectora está cerrada, los trabajadores se ocupan de llevar a los perros a domicilio. La entidad, sin embargo, descarta a aquellas personas que solo se ofrecen a acoger un perro mientras dure el tiempo de confinamiento.

A pesar de que se hace difícil saber si todo el mundo acoge por solidaridad o si hay picaresca para tener la excusa de salir a la calle, el mensaje está claro, apunta Esquís: "se los tienen que quedar hasta que les encontramos un hogar definitivo porque, si no, para ellos sería un nuevo abandono".

"Hay gente que se ha ofrecido solo para los días de confinamiento, pero les explicamos que no puede ser y lo entienden. Otros te dicen que sí, que acogerán durante el tiempo que haga falta", señala.

Explica también que el perfil de personas interesadas es muy diverso: familias con niños, gente más mayor o personas que no tenían ningún animal y que, aprovechando que tienen que teletrebajar, consideran que este es el mejor momento para dar el paso.

Desde que se inició el confinamiento, la entidad ha repartido unos 60 perros adultos y cachorros, la mayoría en acogida y algunos también en adopción.

Perla, en acogida a la espera de poder viajar a Alemania

Helena Albaladejo es una voluntaria habitual de la protectora de Torredembarra que, como el resto de colaboradores de la entidad, hace quince días que no puede ir al refugio a pasear y cuidar a los animales. Ha decidido a acoger a Perla, una perra mestiza de siete años y medio que llevaba unos meses en el centro y que, cuando las autoridades lo permitan, viajará hacia Alemania, donde la librarán a una entidad de adopción con la cual colaboran.

Helena tiene más animales en casa, entre ellos, una perra que adoptó hace dos años. Decidió acoger a Perla porque como tendrá que viajar pronto y tiene "miedos", lo podrá trabajar con ella.

El abandono, con consecuencias penales

La Fiscalía de Medio Ambiente ha alertado de las consecuencias penales de abandonar perros adoptados cuando acabe el estado de alarma.

En un oficio dictado este lunes, el ministerio público dice que sospecha que el alud de acogidas que se ha registrado en varios puntos del Estado podría ser una "excusa" de los amos para "poder salir a la calle".

Pasear a las mascotas está permitido, pero algunos ayuntamientos se han visto obligados a fijar límites -de distancia permitida o de frecuencia diaria máxima- ante el abuso de algunos ciudadanos.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento