El sector del taxi pierde un 85% de sus ingresos por el coronavirus y denuncia que se siente "desprotegido"

  • Los conductores lamentan que el IMET haya emitido recomendaciones en vez de imponer normas.
  • Además también lamentan que no se les facilite ninguna medida de protección para poder trabajar con seguridad.
  • Los Vehículos de Transporte con Conductores -los también llamados VTC- se encuentran en una situación similar.
  • DIRECTO | Últimas noticias sobre la crisis del coronavirus.
Imagen de archivo de varios taxis en Barcelona.
Imagen de archivo de varios taxis en Barcelona.
ACN

Las consecuencias derivadas del frenazo de la actividad económica por el coronavirusestán siendo especialmente duras para el sector del taxi. Según datos facilitados por el Institut Metropolità del Taxi (IMET), los conductores han reducido el número de servicios un 95% respecto a la semana pasada, mientras que el número de llamadas para reservar trayectos ha caído un 85%.

Los datos coinciden con las del sindicato Elite Taxi, que calcula que los ingresos del sector se han reducido un 85% desde que se decretó el estado de alarma. El descenso en la facturación es un fenómeno que se ha producido en casi todas las industrias, pero los conductores insisten en que su situación es especialmente delicada debido a una "falta de protección" por parte del Estado.

Des del Sindicat del Taxi de Catalunya (STAC) exponen que la situación es muy complicada y que “parece que lo será aún más. Nada hace pensar que esto será una cosa pasajera”, apuntan. Además explican que su trabajo en esta situación se basa en la prevención de los profesionales del sector a la hora de ejercer el trabajo con las máximas seguridades sanitarias posibles.

La principal queja del taxi está en la posición que ha adoptado el Instituto Metropolitano del Taxi, el organismo encargado de establecer las normas de prestación del servicio. El pasado 15 de marzo, el IMET emitió una serie de recomendaciones para evitar una aglomeración de taxisy, al mismo tiempo, garantizar el servicio mientras duraba el confinamiento. Entre ellas había limitar el número de pasajeros de cada vehículo y establecer que cada día salieran a trabajar las licencias terminadas en números concretos.

El taxista y miembro de Elite Taxi, Cesc Roca, indica que el IMET "debería haber impuesto normas y no recomendaciones" para evitar que los conductores salieran menos perjudicados."Sin una regulación obligatoria, no podemos demostrar que nuestros ingresos se han reducido más de un 75%, porque la decisión de salir a trabajar depende de nosotros mismos", explica este conductor. Y si no se puede demostrar este dato, los autónomos -el 90% de los taxistas del Área Metropolitana de Barcelona lo son- no pueden acogerse a las ayudas que anunció el gobierno español.

Por otra parte, el sistema de tributación de los taxistas -régimen de módulos- tampoco les permite acreditar esta bajada de ingresos. "Los bancos y las mutuas nos dicen que las ayudas del Estado no dejan claro si podemos agarrarnos a estas medidas", explica Roca, que solicita una reacción "urgente" por parte del IMET.

En relación a las consecuencias económicas que supondrá esta situación, STAC afirma estar trabajando con su gabinete jurídico para que les informen en todo momento en que casos el sector se puede beneficiar de ayudas que el gobierno, tanto el del estado como la Generalitat de Catalunya, dé a los trabajadores autónomos.

La salud de los conductores en riesgo

Más allá de las ayudas, los taxistas también lamentan que no se les ha facilitado ninguna medida de protección para poder trabajar con seguridad. Los conductores aseguran que aproximadamente tres de cada cuatro trayectos que realizan estos días son de gente que necesita una visita hospitalaria, algunos de los cuales presentan los síntomas característicos de coronavirus.

"En este sentido actuamos por iniciativa propia; quién puede lleva guantes y mascarilla, pero ninguna administración ha elaborado un protocolo de actuación sanitario que nos diga cómo debemos actuar ante el que estamos sufriendo", comenta Roca.

El sector de los VTC también se muestra crítico con las autoridades

Los Vehículos de Transporte con Conductores -los también llamados VTC- se encuentran en una situación similar, tanto en cuanto a la bajada de los ingresos como en cuanto a las medidas de protección de los mismos conductores. 

El presidente de la patronal Unauto en Cataluña, Josep Maria Goñi, además, cree que las medidas que propuso Sánchez son "insuficientes" para el sector de las VTC "no verá ninguna ayuda".

De hecho, la patronal de los VTC se siente "decepcionada" por la actuación del gobierno español, al que se le propusieron una serie de moratorias para evitar la proliferación de Expedientes de Regulación Temporal de Empleo (ERTE). Desde la organización apuntan que sus peticiones no se tuvieron en cuenta y admiten que el sector ya se ha producido más de un ERTE.

En este contexto, Unauto menciona la aparición de otro problema que todavía dificulta más la supervivencia de los VTC durante estos días. "En estos momentos hay tensiones entre aplicaciones y el sector, si todos nos tenemos que apretar el cinturón, las plataformas [como Uber y Cabify] también deberían hacerlo", reclama Goñi. 

De hecho, la patronal emitió este mismo lunes un requerimiento a las dos empresas para que rebajaran "significativamente" durante un mínimo de seis meses la comisión de servicio que actualmente cobran a sus 'partners'. Las negociaciones entre las partes están en marcha, aunque desde Unauto confían en que se acabará imponiendo "el sentido común".

Mostrar comentarios

Códigos Descuento