Se disparan las muertes por coronavirus en residencias de mayores y ya hay más de 70 fallecidos

La Fiscalía investiga la muerte de 17 ancianos en una residencia en Madrid
La Fiscalía investiga la muerte de 17 ancianos en una residencia en Madrid
EFE/Fernando Villar
Preocupante situación la que viven dos residencias de mayores de Albacete y Tomelloso. Los focos de contagio detectados en ambas residencias han provocado varias muertes, al menos 10 personas han fallecido por coronavirus en la residencia de la Fundación Elder de Tomelloso y seis en la Residencia Núñez de Balboa en Albacete.

“Nunca he visto una situación así: necesitamos recursos básicos que escasean, como mascarillas o batas, y también necesitamos que nos hagan pruebas porque esto es insostenible; ha llegado a haber trabajadores que se han llevado el virus a su casa”. Beatriz narra así el día a día de la residencia de ancianos en la que trabaja, situada en Torrejón de Ardoz. Aunque allí todavía no ha habido muertes que se hayan producido por el coronavirus, sí hay ya un caso confirmado y otros dos con sintomatología. “Si seguimos con estas condiciones precarias, la situación se puede agravar”, asegura esta empleada mientras recuerda lo acontecido en otra residencia madrileña llamada Monte Hermoso, que el lunes dio cuenta del fallecimiento de 19 ancianos.

La Fiscalía decidió ayer iniciar una investigación por si se hubieran cometido ilícitos penales, aunque ese centro no es el único que ha visto cómo varios de sus internos fallecían en los últimos días. En Madrid, también han muerto cinco ancianos de entre 88 y 94 años en la residencia Virgen de la Antigua, en Morata de Tajuña, y otros seis en la llamada Montserrat Caballé, regentada por Mensajeros de la Paz y participada por el Padre Ángel: “Nuestro personal está haciendo todo lo humanamente posible, un esfuerzo casi sobrehumano”, señaló en un comunicado en el que también solicitó ayuda a la Comunidad de Madrid, que le envió centenas de mascarillas como respuesta.

Ayuda solicitó de igual manera José Luis Sampedro, director de una residencia de Tomelloso en la que han fallecido 15 ancianos, se ha aislado a otros 30 y se ha puesto en cuarentena a 20 trabajadores por presentar síntomas. Contra él, sin embargo, el Gobierno de Castilla-La Mancha, que ha negado las acusaciones de dejación, ha decidido emprender acciones legales que logren clarificar estos fallecimientos.

En Vitoria, en los últimos días el número de fallecidos se ha elevado a ocho, todos en la residencia de San Martín. En ella, la mitad de los usuarios (45 de 90) ha dado positivo en la prueba del coronavirus. También ocho son los ancianos que han muerto en Barcelona: seis en la Fundación Privada Consorts Guash de Capellades y dos en Santa Oliva de Olesa de Montserrat. Por otra parte, una residencia de Soria confirmó otro fallecido, el undécimo, y los ejecutivos de Valencia y Extremadura, tres y dos nuevas muertes.

Para evitar que estos números sigan disparándose, el Ministerio de Sanidad ya trabaja en un protocolo que reduzca los riesgos de contagio asociados a las residencias de mayores. Según reconoció ayer Fernando Simón, director del Centro de Coordinación de Alertas y Emergencias Sanitarias, el coronavirus tiene “un mayor impacto” en este tipo de centros porque los ancianos son un grupo de riesgo al que se debe proteger, dijo, de una forma especial.

Mientras esa guía llega, algunas comunidades tomarán otras medidas. Es el caso del Gobierno de Madrid, cuyos inspectores llamarán a partir de hoy a todas las residencias para conocer de primera mano la situación de cada una.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento