Cinco desafíos científicos liderados por mujeres, premiados por L'Oréal-Unesco

Premiadas de los 14 Premios L'Oréal-Unesco For Women in Science.
Premiadas de los 14 Premios L'Oréal-Unesco 'For Women in Science'.
L'ORÉAL

"El mundo necesita más ciencia y la ciencia necesita más mujeres". Bajo este lema se ha celebrado este miércoles en Madrid la 14ª edición de los premios del programa L'Oréal-Unesco For Women in Science, que este año ha reconocido investigaciones relacionadas con el impacto del plástico en los océanos, el cáncer, la perspectiva de género en la medicina y la agricultura sostenible.

La presente edición de estos premios anuales a proyectos desarrollados por científicas menores de 40 años se ha dedicado a la recientemente fallecida Margarita Salas, investigadora de referencia vinculada a este programa de la Fundación L'Oréal desde que sus inicios (hace 19 años) y de la que se ha destacado su "generosidad y permanente disponibilidad" para "visibilizar" la labor de las mujeres en la ciencia.

El presidente de L'Oréal España, Juan Alonso Lomas, ha subrayado antes de la entrega de premios que "es fundamental que los hombres nos comprometamos a darle a las mujeres el lugar que se merecen", al tiempo que ha recordado que "solo" el 13% de las direcciones generales o presidencias de grandes compañías son lideradas por mujeres.

Las premiadas

La investigadora en biomedicina Marta Melé, del Bacelona Supercomputing Center (Barcelona), ha sido la primera en subir al escenario para recoger su galardón por analizar las variaciones de los genes entre los individuos y sus implicaciones en enfermedades como el cáncer de mama. "Desde que se secuenció el genoma humano en 2001 los científicos estamos interpretándolo, de ahí salió el campo de la biología computacional, que vive un boom. El genoma de cada persona es distinto y podemos aprender muchísimo de cada uno, pera ello necesitamos superordenadores", ha comentado durante el acto.

A continuación ha recogido su premio Cristina Romera, del Instituto de Ciencias del Mar del CSIC (Barcelona), por su estudio de nuevas formas de degradación del plástico en los océanos y las consecuencias de esta en los ecosistemas marinos. Los plásticos contienen aditivos, que son los que los convierten en más resistentes, y que se van desprendiendo con la degradación producida sobre todo por la luz del sol, según ha explicado Romera. "En realidad el plástico es una idea genial, el problema es que se nos ha ido de las manos. Estamos usando plásticos de un solo uso que lo utilizamos una vez y lo tiramos, pero dura en el medio ambiente cientos de años. Hay que reducir los residuos", ha expuesto.

A continuación ha recibido su premio Sara Cogliati, del Centro Nacional de Investigaciones Cardiovasculares (CNIC, Madrid) por su proyecto que estudia las características clínicas específicas del sexo en las enfermedades cardiovasculares. Una investigación que busca reducir el tiempo que se tarda en diagnosticar a las mujeres de estas patologías. "Antes fallábamos al pensar que las enfermedades cardiovasculares era un asunto de hombres. En Europa se calcula que el 52% de las mujeres sufren problemas cardiovasculares, frente al 42% de los hombres. Además, la sintomatología es distinta y muchas veces el diagnóstico y el tratamiento llega más tarde para las mujeres", ha denunciado la investigadora.

Asimismo, también ha sido premiado el proyecto de Patricia Fernández Calvo en el Centro de Biotecnología y Genómica de Plantas de la Universidad Politécnica de Madrid por identificar los azúcares vegetales que activan las defensas de las plantas, las protegen frente a ciertas enfermedades y que podrían usarse como plaguicidas naturales en la agricultura. "La agricultura representa el 10% del PIB en España y es de las pocas partes de la economía que no se ha resentido con la crisis. Es fundamental para la alimentación humana y para hacer frente al cambio climático necesitamos cultivos que se adapten a las condiciones nuevas que vienen de manera inminente", ha apuntado Fernández. "Como cultivamos hasta ahora es prácticamente destrozar el medio porque para obtener alimentos, destrozas terreno o lo fertilizas en demasía, por lo que necesitamos que las plantas per se sean más resistentes".

El último galardón ha reconocido el trabajo de Verónica Torrano en el departamento de Bioquímica y Biología Molecular de la Universidad del País Vasco, que busca descifrar las vías de comunicación que gobiernan la progresión tumoral del cáncer de próstata y diseñar tratamientos más efectivos. "Vamos mejorando en la lucha contra el cáncer gracias a todas las investigaciones, tanto clínicas como básicas. Es importantísimo que haya una simbiosis entre las poyatas donde se hacen los experimentos hasta las camas de los pacientes", ha señalado Torrano durante la entrega de premios.

Los proyectos galardonados, premiados con 15.000 euros cada uno, han sido elegidos por un jurado liderado por María Blasco, directora del Centro Nacional de Investigaciones Oncológicas (CNIO).

Mostrar comentarios

Códigos Descuento