Los trabajadores de Seat cambian el 'bocata de chorizo' por uno saludable para mejorar su salud

  • Un estudio pionero a nivel mundial con 600 empleados demuestra que la dieta mediterránea y el ejercicio físico mejoran la salud física, mental y emocional.
Planta de Seat en Martorell
Trabajador de la planta de Seat.
SEAT - Archivo

Seat, científicos de Harvard TH Chan School of Public Health, Itae Empresas, Irsicaixa y el Hospital Clínic han demostrado que hábitos saludables con dieta mediterránea y ejercicio físico mejoran la salud física, mental y emocional. Lo han hecho con un estudio pionero a nivel mundial con 600 trabajadores, que con 44 años de media y sin enfermedades graves representan una muestra de la sociedad.

En rueda de prensa este martes, el médico internista consultor del Clínic Ramon Estruch ha explicado que la intervención logró reducir el riesgo de enfermedades cardiovasculares, además de bajar el peso corporal y el volumen de la cintura, y mejorar el perfil lipídico, con lo que se reduce el riesgo a padecer diabetes y obesidad, "dos epidemias del siglo XXI". 

También detectaron una mejor calidad del sueñoy mejor puntuación de salud mental, con lo que Estruch ha concluido: "Realmente es posible mejorar la salud de los trabajadores con una intervención como la que se ha hecho en Seat, y vería con ilusión que se extendiera a otras empresas" para poder llegar a la población general. 

El estudio, bautizado como 'MedCars' y que prevé publicarse en una revista científica, ha centrado la intervención en 300 trabajadores de la fábrica de la Zona Franca de Barcelona, y ha monitorizado también a otros 300 de la de El Prat de Llobregat (Barcelona) como muestra de control, y buscaron paridad entre hombres y mujeres. 

Se propuso a los trabajadores de la Zona Franca un cambio de hábitos y apoyo psicológico y motivacional, que los acompañó al adoptar la dieta mediterránea, recibieron 5 litros de aceite de oliva al mes, para implicar el hogar en el cambio y hacer ejercicio físico habitual, monitorizándoles durante seis meses, y comparándolos con los de El Prat, a los que no se propuso cambiar. 

La directora de Salud, Seguridad y Emergencias de Seat, Patricia Such, ha afirmado que el estudio ha cumplido "la hipótesis de demostrar que la adherencia a la dieta mediterránea y hábitos saludables mejora la salud de los trabajadores", y por ende podría mejorar la de la mayoría de la sociedad. 

Ha observado que la mayoría de trabajadores que probaron el bocadillo saludable con el que se complementó la intervención lo querían mantener, por lo que estudiarán hacerlo, y ha recordado que la empresa realiza revisiones anuales médicas, por lo que seguirán monitorizando a los trabajadores para demostrar este impacto a largo plazo. 

La nutricionista de la Harvard TH Chan School Mercedes Sotos-Prieto ha destacado que se ha integrado un cambio ambiental, con comida saludable en las máquinas de la empresa, y al grupo de intervención se les dio bocadillos saludables, con pan integral y con aguacate, queso fresco, vegetales o pescados de lata, en lugar de los tradicionales, de embutido y harinas refinadas. 

Mostrar comentarios

Códigos Descuento