El vino español se la juega: los retos del sector para reflotar su consumo

  • La caída del consumo y los efectos del cambio climático amenazan a un sector económico fuerte y muy ligado a la idiosincrasia española desde hace siglos.
Un grupo de personas brindan con copas de vino tinto.
Un grupo de personas brindan con copas de vino tinto.
EUROPA PRESS

El sector vitivinícola es muy importante a nivel económico y social en España: existen 546.000 explotaciones y representa en todas sus ramas el 1,5% del PIB nacional.

Pero según alertan desde la Interprofesional del Vino de España (OIVE), "el sector está en un momento decisivo" sobre su futuro. Debe afrontar retos clave como la caída del consumo o los efectos del cambio climático.

Sostenibilidad

La climatología es uno de los factores que influyen cada año en la viticultura y por ello los efectos del cambio climático están variando el estilo de los vinos tanto en nuestro país como en el resto del planeta.

Un viñedo de Ribara del Duero
Un viñedo de Ribara del Duero
BODEGAS EMILIO MORO

Están apareciendo nuevos territorios donde antes era impensable por los efectos del calentamiento global. ¿Vino en Suecia? Sí, se está empezando a cultivar, aunque parezca mentira.

El sector vitivinícola es uno de los primeros que han ido notando los indudables efectos del cambio climático. Los agricultores están cambiando sus técnicas a la hora de plantar y cuidar las vides. Se está produciendo un efecto de desplazamiento geográfico de los cultivos y también en altura. Cada vez se plantan vides en zonas de montaña más altas con el objetivo de seguir manteniendo la acidez de los vinos.

Consumo

Aunque el consumo de vino en nuestro país se ha ido resintiendo en los últimos años, fuentes de la OIVE tienen "indicios para el optimismo" ya que "en los últimos meses de 2019 la caída se ha parado e incluso está repuntando tímidamente", después de años de caída.

Hay muchas razones de este descenso y uno de ellos es que los hábitos de consumo han cambiado en el país y los españoles cada vez comen menos dentro de casa y no le dedican tanto tiempo.

"Hay que adaptarse a los tiempos y el vino debe salir a otros momentos de consumo como la noche, el “afterwork”, por poner un par de ejemplos", aseguran desde la OIVE.

La temperatura de servicio del vino, también es muy importante y una de las barreras por las que el consumidor, sobre todo en épocas de calor, no se decanta por el vino. Olvidémonos de los tintos a temperatura ambiente que no es la forma correcta de servirlos para su disfrute.

"Hay que adaptarse a los tiempos y el vino debe salir a otros momentos de consumo como la noche o el “afterwork”

Salud

Los cambios en el estilo de vida y la globalización están provocando el abandono de la dieta mediterránea, considerada por los expertos como la base nutricional de un modelo de vida saludable.

Un cambio de tendencia sobre el que alerta un reciente informe publicado por la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la agricultura (FAO), que ya ha comenzado diferentes planes para revertir esta situación.

Una mujer bebe una copa de vino tinto.
Una mujer bebe una copa de vino tinto.
GTRES

La dieta mediterránea, basada principalmente en el consumo de aceite, cereales y verduras no es sólo sinónimo de una vida saludable.

Desde la Interprofesional del Vino también recomiendan "un consumo moderado de vino" y denuncian "una montaña rusa de fake news que nos ha convertido en una sociedad que cuestiona todo pero se cree todo. Y dentro de esta situación paradójica, el vino también se ha visto afectado".

Al respecto, instan a distinguir entre el vino y las bebidas alcohólicas de alta graduación.

El vino se ha visto afectado por una montaña rusa de fake news que nos ha convertido en una sociedad que cuestiona todo, pero se cree todo. 

España vaciada

Desde la OIVE se preguntan "¿qué sería de España si no hubiera viñedo? Quizá un desierto como el Sahara". Al respecto, recalcan que "la viña, junto al olivo, es uno de los cultivos que nacen donde pocos lo hacen. Como país de secano por antonomasia, este cultivo ha sido el mejor aliado para mantener los ingresos de los trabajadores del campo y fijar población rural en un contexto de cada vez más España vaciada".

Además, no sólo se están manteniendo puestos de trabajo sino que la creciente innovación que está aplicando el sector en la elaboración del vino está creando nuevas profesiones de valor añadido que está atrayendo a mucho talento joven de ámbito universitario al ámbito rural.

El vino es un imán para el turismo de interior y aunque aún queda mucho por hacer, muchos ciudadanos deciden conocer de cerca la cultura del vino recorriendo sus bodegas, algunas auténticas obras de arte, disfrutando también de su gastronomía local en los restaurantes de la zona y pernoctando en los establecimientos de la comarca lo que genera una indudable riqueza en los pueblos.

Considerando que un tercio de la actividad económica corresponde a las bodegas y dos tercios al resto de sectores, el impacto económico del enoturismo en las Rutas del Vino de España se estima en 240 millones de euros, según la Asociación Española de Ciudades del Vino (Acevin).

Mostrar comentarios

Códigos Descuento