Sánchez anuncia en la Cumbre Climática que España aportará 150 millones al Fondo Verde de la ONU

Pedro Sánchez, en Nueva York.
Pedro Sánchez, en Nueva York.
EFE
España contribuirá con 150 millones de euros en los próximos 5 años al Fondo Verde del Clima (GCF por sus siglas en inglés), un fondo dentro de la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático (UNFCCC por sus siglas en inglés), constituido como mecanismo para ayudar a países en desarrollo en prácticas de adaptación al cambio climático y mitigación de sus efectos.

El presidente en funciones del Gobierno español, Pedro Sánchez, subrayó este lunes en Nueva York (EE UU) la necesidad de que la necesaria transición ecológica para luchar contra la emergencia climática "no se cebe con los más débiles".

Durante su discurso en la Cumbre de Acción Climática de la ONU, Sánchez recalcó que hay una "emergencia climática sin precedentes" y "la razón obliga a actuar ahora", pero señaló también la necesidad de enfrentarse a ella de una forma "justa" y sin dejar atrás "a nadie". "En los grandes cambios de paradigma siempre hay víctimas y perdedores; se trata de que no los haya y de que el desafío no se cebe con los más débiles", dijo.

Sánchez, que lidera junto a Perú una coalición en pro de esta transición justa, recalcó que se han dado importantes pasos con este fin y subrayó que la coalición ha logrado que cuarenta países se comprometan a desarrollar planes de transición justa, trabajo decente y empleos verdes.

Además, explicó que España pretende impulsar con la Organización Internacional del Trabajo un partenariado de transición justa, y puso en valor que diez grandes empresas se han comprometido también a crear empleos verdes que respeten los derechos fundamentales de su trabajo.

Aportaciones económicas

En su discurso en Naciones Unidas, Sánchez anunció que España aportará 150 millones de euros en los próximos cuatro años al Fondo Verde Para el Clima de Naciones Unidas, el principal mecanismo financiero para apoyar acciones de mitigación y adaptación al cambio climático en los países en desarrollo.

También aseguró que España ratificará la enmienda de Kigali, una modificación del Protocolo de Montreal firmada en 2016 y que requiere que los países reduzcan la producción y el consumo proyectados de hidrofluorocarbonos (HFC) en más del 80 % durante los próximos 30 años.

El presidente en funciones del Gobierno prometió también otra aportación más, de dos millones de euros, al Fondo de Adaptación en el marco de la Convención del Clima.

En el Gobierno consideran que los 150 millones que va a aportar España para el Fondo Verde son una cantidad importante, y admiten que hay países que ponen más, pero subrayan el esfuerzo que se ha hecho en este caso porque el presupuesto está prorrogado y no hay más margen posible.

Durante el Gobierno de Mariano Rajoy, España se comprometió en 2014 a una aportación de 120 millones al Fondo Verde.

"No podremos alegar desconocimiento"

Tras dar estas cifras Sánchez recalcó que demuestran el compromiso "firme y decidido de España" e insistió en cualquier caso en que la respuesta a estos desafíos debe de ser global. "El día de mañana no podremos alegar desconocimiento en nuestra defensa cuando pregunten por qué no hicimos todo lo que estaba en nuestra mano", advirtió.

De acción contra el cambio climático habló Sánchez también por la mañana en la Climate Week, un evento que organiza el diario The New York Times. Allí recordó que España persigue alcanzar la neutralidad carbónica en 2050 y se ha comprometido a lograr una reducción del 20% de las emisiones en 2030 y que ese año el 74% de la electricidad venga generada por energías renovables.

Sánchez explicó que para cumplir esos compromisos el Gobierno aprobó un "Green New Deal" español, el Marco Estratégico de Energía y Clima, del que forma parte el Plan Nacional de Energía y Clima, "el mejor valorado por la Comisión Europea en términos de ambición, credibilidad y calidad", apostilló.

Las políticas que promueve el plan supondrán movilizar cerca de 236.000 millones de euros en medidas públicas, privadas, y en colaboraciones entre ambos sectores, y se espera que el impacto sobre el empleo sea la creación de entre 250.000 y 264.000 puestos de trabajo entre 2021 y 2030.

"El planeta se está quedando sin tiempo"

En el acto de la Climate Week, Sánchez reclamó "acciones valientes" e insistió en que "necesitamos que nuestro planeta resista para las generaciones futuras, tenemos el futuro en nuestras manos y tenemos la oportunidad, pero también la inmensa responsabilidad de dar forma al futuro que queremos sin dejar a nadie atrás".

Sánchez comenzó este discurso subrayando que "el planeta se está quedando sin tiempo" y recordando la movilización de millones de personas en todo el mundo reclamando acciones decididas para afrontar este problema.

El presidente apuntó que la obligación de todos los gobiernos es responder a ese llamamiento y señaló que España quiere estar entre los países que lideren las políticas para proteger el planeta. "Quiero que mi país forme parte del cambio", dijo.

En Naciones Unidas Sánchez no solo pronunció el discurso de la Cumbre Climática, también copresidió un diálogo sobre sanidad universal en Naciones Unidas, en el que puso en valor el sistema público de salud de España.

Asimismo, tuvo varios encuentros bilaterales, entre ellos con el secretario general de la ONU, António Guterres, quien puso en valor el compromiso de España con la ONU en cuestiones como el clima o las migraciones, y se reunió también con tres jóvenes activistas españoles —Alejandro Quecedo de SEO Birdlife, Claudia Reigosa del Consejo de la Juventud y Patricia Ramos de la ONG Plan Internacional— que participan en la Cumbre de la Juventud de Naciones Unidas.

Elecciones y detenciones de miembros de los CDR

Sánchez, que no logró los apoyos en el Congreso para su investidura y afronta un nuevo examen en la urnas, estuvo esquivo con los medios de comunicación y no quiso hablar de esta cuestión con la prensa española desplazada a Nueva York.

"Ahora no, mañana ya si eso comentamos", dijo Sánchez sobre esta repetición electoral que será ya oficial este martes, cuando se publique en el BOE el decreto de convocatoria de los comicios que previamente firmarán el rey Felipe VI y la presidenta del Congreso, Meritxell Batet.

Sánchez ha recibido críticas por este viaje, entre otras del líder de la oposición, Pablo Casado, que le acusó de querer elecciones y de estar preparando su marcha a Nueva York en lugar de negociar para buscar un acuerdo que permitiera su investidura, pero el presidente no se pronunció sobre este punto. Desde el Gobierno se ha defendido la presencia de Sñanchez en las grandes citas de la ONU. Lo criticable, dijo el domingo el ministro de Asuntos Exteriores, Josep Borrell, sería que se hubiese ausentado.

Por otra parte, a su llegada a la sede de The New York Times, Sánchez afirmó que "le preocupa" la detención de varios miembros de los Comités de Defensa de la República CDR. "Me acabo de enterar por los medios de comunicación, pero lógicamente me preocupa", dijo el jefe del Ejecutivo en funciones.

La Guardia Civil detuvo este lunes a nueve personas en Cataluña vinculadas ca los CDR, en una operación contra un grupo de independentistas que, según fuentes de la investigación, planeaban acciones violentas.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento