Mariquita, naturaleza, medio ambiente
Las mariquitas ayudan a controlar las plagas de pulgones puesto que se alimcentan de ellos. GTRES

Agua, tierra, alimentos y seres vivos. Estos cuatro agentes sufren en primera persona los efectos del uso de químicos en la agricultura. "Todos los ríos españoles tienen residuos de plaguicidas"; "el 80% de los suelos analizados en toda Europa están contaminados con pesticidas"; "el  2% de los alimentos en España tienen unas cantidades de plaguicidas por encima de los límites legales"; "estamos viviendo una extinción masiva de insectos" y "las sustancias químicas, cuando son tóxicas, producen efectos negativos en la salud humana", pone sobre la mesa Koldo Hernández, portavoz de productos químicos de Ecologistas en Acción.

A todos estos factores hay que añadir que la Unión Europea cada vez se ha puesto más seria con este asunto y ha ido imponiendo restricciones que ya se sienten en el sector agrícola. Muchos de los productos que emplean para prevenir y curar las enfermedades de las plantas -llamados productos fitosanitarios-, "están desapareciendo", cuenta Noelia Telletxea, técnica experta del Instituto Navarro de Tecnologías e Infraestructuras Agroalimentarias (INTIA).

Esta empresa, junto a otras entidades navarras, decidió tomar cartas en el asunto y buscar medidas alternativas al uso de fitosanitarios para paliar este problema de doble filo, con el objetivo principal "de evitar su uso excesivo para reducir el riesgo medioambiental". Pero ¿cómo sortear una plaga de insectos sin plaguicidas? Fácil (e inesperado): confundiéndolos sexualmente. Con la ayuda de unos difusores que desprenden feromonas sintéticas consiguen que los machos, en lugar de sentirse atraídos por las feromonas naturales de las hembras, sean conducidos hacia estas para retardar o evitar el apareamiento, impidiendo que a posteriori formen una plaga. Otro ejemplo de las soluciones que han diseñado pasa por soltar a depredadores que reduzcan las poblaciones de insectos, como es el caso de las mariquitas, que se alimentan de pulgones.

A todo este esfuerzo técnico e ingenioso le dieron forma en el proyecto LIFE Agrointegra, que ganó en 2018 el premio a Mejor Proyecto LIFE que otorga la Unión. "Es un proyecto sobre gestión integrada de plagas, que consiste en hacer un uso sostenible de los productos fitosanitarios, tratando de priorizar siempre otro tipo de medidas alternativas. Imagínate una pirámide como la de los alimentos: en la base están las medidas preventivas, que son las de toda la vida (utilizar variedades que sean resistentes, hacer rotación de cultivos, etc.); en el siguiente nivel estarían las medidas de monitoreo, que tienen 30 años de antigüedad (sirven para ver cuál es el nivel de plagas y, viendo cómo evoluciona, se decide cuándo es necesario realizar el tratamiento, así los agricultores no tratan por tratar); en el último nivel, en la cúspide, ya estarían los fitosanitarios, a lo último que se recurre si el resto de medidas no han funcionado o han sido insuficientes", explica la experta.


Un tractor trabajando en un cultivo de Navarra. GTRES

Todo este proyecto lo han podido llevar a cabo gracias al Programa LIFE, el único instrumento financiero de la Unión Europea dedicado, de forma exclusiva, al medio ambiente. "España es un país muy potente en ejecución de proyectos LIFE. De hecho, desde el año 1992, LIFE nos ha financiado más de 800 proyectos con una inversión de 704 millones de euros. En ese sentido, somos el primer Estado miembro en número de proyectos aprobados y el mayor receptor de fondos LIFE", explica a 20minutos en una entrevista Sonia Castañeda, directora de la Fundación Biodiversidad adscrita al Ministerio para la Transición Ecológica.

De hecho, España está llevando a cabo el proyecto de conservación marina más grande de Europa. La gran masa de agua salada es la que "regula el ciclo del agua, el del clima, nos provee de unos servicios vitales: nos aporta medicinas, alimentos"... Pero esta fuente de vida corre grandes peligros, la mayoría de ellos originados por la mano del hombre. "El primero es el calentamiento global, que afecta a distintos ecosistemas tremendamente sensibles y a la vida que hay en el océano. Luego tenemos temas más puntuales y sobre los que cada vez estamos más concienciados, como es el caso de las basuras marinas en general y los plásticos en particular", prosigue la experta.

Del deseo de luchar contra todas estas amenazas para preservar la riqueza que habita en el agua salada nació el proyecto LIFE IP Intemares, cuyo reto es gestionar los 8 millones de hectáreas marinas que pertenecen a la Red Natura 2000, una red ecológica europea de áreas dedicadas a la conservación de la biodiversidad.

Más del 12% de nuestras aguas ya están protegidas, un porcentaje que supera el 10% que España se comprometió a alcanzar para 2020. Uno de los factores que han hecho posible este hecho ha sido la declaración del Corredor de Migración de Cetáceos del Mediterráneo, que discurre entre la costa catalana y valenciana y el archipiélago balear, como Área Marina Protegida. Y es que este espacio comprende una franja de 46.385 km2 de superficie y unos 85 km de anchura media.