Jordi Sànchez
El diputado de JxCat Jordi Sánchez promete el cargo durante la sesión constitutiva de las Cortes Generales. Ballesteros / EFE

Junts per Catalunya ha propuesto a su jefe de filas en el Congreso, Jordi Sànchez, en prisión preventiva y juzgado en el Tribunal Supremo por el 'procés', para acudir a la ronda de consultas con el Rey, mientras que ERC no tiene intención de participar en estas conversaciones.

Desde Twitter, el propio Sànchez ha reivindicado su derecho a tomar parte de esta ronda de consultas con Felipe VI: "Por respeto a las reglas de juego democrático y a la ciudadanía, no hay motivo para excluirme. Iré sin resentimiento ni reproches, pese a los casi 600 días en prisión. Iré para ofrecer diálogo a partir del que defendemos: la autodeterminación y la república".

En cambio, desde ERC no hay intención de enviar a su presidente y diputado en el Congreso, Oriol Junqueras, a estos encuentros con el Rey. Así lo ha defendido su diputado en el Congreso Gabriel Rufián, que ha recalcado que los republicanos no reconocen a Felipe VI "como interlocutor".

"No iremos a ver a ningún rey. No lo hicimos cuando no quiso recibir a nuestra compañera encarcelada y legítima presienta del Parlament Carme Forcadell y no lo haremos ahora tras el miserable discurso del 3-O que legitimaba la violencia del 1-O", ha señalado.

"Ocurrencias"

Tras la propuesta de JxCat, el líder del PP, Pablo Casado, ha exigido al Gobierno socialista que no tolere la "ocurrencia" de los independentistas. A su entender, lo que buscan es "insultar" al monarca.

En un acto electoral en Torrejón de Ardoz, Casado ha acusado a los independentistas de "querer insultar" al jefe del Estado al proponer para esa cita en Zarzuela a Jordi Sànchez, que está en prisión preventiva por "dar un golpe de Estado, por ultrajar a la Corona, y reírse del escudo y la bandera".

"¿Esto lo va a tolerar el Gobierno? ¿No va a hacer nada para evitarlo? ¿Tanto necesita los escaños de JxCat y de ERC para que no haya dicho nada sobre la ocurrencia de que un preso vaya a la Zarzuela a hablar con Don Felipe VI para pensar qué gobierno tiene que tener España? Oiga, esto es una broma de mal gusto y no podemos tolerarlo", ha enfatizado.