Los diputados y senadores darán este martes comienzo a la XIII legislatura con las sesiones constitutivas del Congreso y del Senado sobre las que, paradójicamente, sobrevolará la suspensión de cinco de sus miembros. En concreto, de los diputados independentistas Oriol Junqueras –de ERC–; Jordi Sànchez, Jordi Turull y Josep Rull –de JuntsxCat–; así como del senador de ERC Raül Romeva. Su futuro como parlamentarios depende de las Mesas del Congreso y del Senado. En concreto en la Cámara baja, PP y Ciudadanos han exigido este lunes que se proceda rápidamente a suspenderlos como parlamentarios.

Estos dos grupos han pedido la suspensión "de inmediato" de la condición de diputados que los cuatro presos catalanes han adquirido este lunes tras recoger su acta de partlamentarios. En una reunión con sus diputados, el líder popular, Pablo Casado, ha considerado un "escarnio" que vayan a participar en la sesión plenaria de est martes. También ha tildado de "provocación" y algo "ofensivo" que hayan entregado en el Congreso sus credenciales como diputados.

Casado ha recordado que el Reglamento del Congreso contempla la suspensión de derechos y deberes como diputados  quienes estén en "situación de prisión preventiva", tal y como también está previsto en la Ley de Enjuiciamiento Criminal.

Por su parte, el presidente de Cs, Albert Rivera, ha pedido a la nueva presidenta del Congreso, Meritxell Batet, que actúe con "absoluta celeridad" contra los diputados que protagonizaron "un golpe de Estado" en Cataluña. Según ha dicho, sus diputados lo pedirán en un escrito  "un minuto" después de que este martes quede constituido el Congreso.

Primera decisión de Batet

La suspensión de Junqueras, Sànchez, Rull y Turull depende de la Mesa del Congreso, que es habitual que celebre su primera reunión tras quedar constituido el Pleno. En este caso, es previsible que el futuro de los diputados presos se convierta en la primera vez que el PSOE deberá decantar su mayoría hacia un lado o a otro. Podrá sumar sus tres votos a los cuatro de PP y Cs para suspender a los presos independentistas como diputados o sumar cinco votos con los dos de Unidas Podemos, que este lunes todavía no tenía "nada que decir al respecto", según fuentes de la formación.

El PSOE tampoco ha revelado su postura con el argumento de que la Mesa ni siquiera está constituida aún. Que la balanza de los votos del PSOE se incline a un lado o a otro supone la primera prueba de fuego para la hasta ahora ministra de Política Territorial, Meritxell Batet, que a partir de hoy presidirá el Congreso, justo cuando PSOEy el ERC deben empezar a hablar del apoyo a la nueva investidura de Pedro Sánchez.

Por su parte, los indepentistas han optado por aumentar la presión sobre la Mesa. En lugar de aclarar si Junqueras, Sànchez, Turull y Rull entregarían su acta en el caso de ser suspendidos para que ERC y JxC no pierdan cuatro votos, sus compañeros de bancada se han limitado a señalar que su intención es ser diputados. "No van a querer renunciar a nada, lo que quieren es poder ejercer", ha dicho la diputada de JxCat Laura Borràs. Por ERC, Gabriel Rufián ha pedido a los miembros de la Mesa que "sean demócratas y dejen ejercer derechos políticos a los compañeros".

Dispositivo de seguridad

La decisión sobre si se les suspende o no llegará después de los plenos del Congreso y el Senado a los que asistirán los presos catalanes, también el senador de ERC Raoül Romeva.

El dispositivo de seguridad será similar al de este lunes para recoger sus actas de parlamentarios. Está previsto que lleguen en furgones custodiados por la Guardia Civil. Este lunes, han accedido al edificio por el parking bajo la Carrera de San Jerónimo y su primera paradaha sido la Comisaría Especial del Congreso, para hacer el relevo de custodia, que ha pasado a manos de la Policía Nacional. Los presos no entrarán por el pasillo principal, sino que accederán al hemiciclo por la parte superior. Desde allí irán a sentarse con los otros diputados de ERC y JxCat.

Jurarán sus cargos con una fórmula que se iba a terminar de perfilar en una reunión este lunes entre diputados, partidos y miembros del Govern catalán y que es previsible que cite a "presos, exiliados y la República catalana", en línea con la fórmula que empleó el año pasado el diputado Joan Margall cuando relevó a Teresa Jordà, actual consellera catalana de Agricultura.

Fuentes independentistas insisten en que no buscarán alterar el funcionamiento del Pleno, pero sí han apuntado a la posibilidad de que se genere una situación incómoda, al menos para el presidente del Gobierno. Rufián ha considerado "normal" que se salude con Junqueras. Es más, apuntó que debería ser Sánchez quien le "felicitar" por ganar en Cataluña en el 28-A.