El Príncipe
Barrio de El Príncipe, Ceuta Mario Sánchez Bueno/ Wikimedia Commons

La Policía Nacional ha detenido este martes en Ceuta un hombre de 44 años y nacionalidad española, acusado de adoctrinar a jóvenes en el salafismo yihadista radical y de enaltecer el terrorismo.

El detenido es un conocido integrista y referente del fundamentalismo islámico en la ciudad autónoma y cuenta con un antecedentes delictivos, según ha informado la Policía. Al parecer, entró en prisión en 2001 por otros delitos y se radicalizó al entrar en contacto con internos afines al ideario islamista radical.

Desde entonces supuestamente ha venido llevando a cabo labores de adoctrinamiento y captación dentro y fuera de prisión a su paso por diferentes cárceles españolas por delitos como tenencia ilícita de armas, robo con violencia y contra la salud pública.

En su última detención, que se produjo en 2017 por tentativa de homicidio, se le encontró un dispositivo con cientos de vídeos sobre la yihad violenta y cánticos yihadistas, un material propagandístico que le servía para su adoctrinamiento y que compartía con terceros como herramienta al servicio del aparato propagandístico del DAESH.

Durante sus periodos de encarcelamiento se aprovechaba de los presos sin recursos económicos, a los que ofrecía dinero si se dejaban barba, leían el Corán y cumplían sus órdenes.

Tras quedar en libertad en diciembre del año pasado y regresar a Ceuta, este individuo continuó su labores de adoctrinamiento, captación y entrenamiento para el combate tanto para él como para otras personas, en su mayoría jóvenes, a los que buscaba integrar en el DAESH.

El detenido reproducía a gran volumen en su casa y en sus desplazamientos en vehículo cánticos llamando a la yihad y amenazaba a las personas por su orientación sexual y a mujeres a las que no consideraba debidamente vestidas.

Con un amplio historial de violencia hacia las personas de su entorno, tenía acceso a armas de fuego que no dudaba en utilizar, según la Policía.

En marzo de 2006 tiroteó a dos agentes de la Policía Nacional en las proximidades de la barriada de El Príncipe y en 2017 disparó a un vecino al que acusó de colaborar con las fuerzas y de seguridad.

Fuentes policiales han indicado a Efe que la operación se inició pasada la medianoche con un intenso despliegue policial que provocó que todos los accesos a la barriada de El Príncipe quedaran prácticamente controlados por la Policía Nacional.

Durante el operativo, los agentes entraban en el interior de la vivienda del detenido, de donde ha sido sacado alrededor de las 9.00 horas, tras un intensivo registro domiciliario en el que se ha incautado gran cantidad de material, presuntamente relacionado con el radicalismo yihadista, y que ahora deberá ser detenidamente analizado.

La operación policial ha contado con la colaboración de Europol y la Secretaría General de Instituciones Penitenciarias bajo la supervisión del Juzgado Central de Instrucción Número 1 y la coordinación de la Fiscalía de la Audiencia Nacional.