Datos de la encuestas Henneo/Metroscopia
Datos de la encuesta Henneo/Metroscopia Henneo/Metroscopia

Menos optimistas que hace un año. Así se sienten los españoles sobre la marcha de la economía para 2019. El 69% de los españoles afirma hoy que inician el nuevo año con más optimismo que pesimismo, en cambio, ese dato en enero de 2018 era ligeramente superior (72%).

En la encuesta de Metroscopia para Henneo correspondiente a enero, se refleja además que solo el 25% califica como buena la situación económica del país, frente al 58%, que, en ambos casos también, la califica como mala. Este dato no experimenta variación con respecto a las mismas fechas del año pasado.

Este optimismo evidencia diferencias en función del perfil ideológico. El mayor optimismo reside en el 72% de los votantes del PSOE y de Ciudadanos, que en este caso coincide, mientras que los más pesimistas son el 63% de los electores del PP.

En enero de 2018 se mostraban básicamente optimistas el 77% de los votantes populares. Un año después, en enero de 2019, la cifra desciende catorce puntos, algo que se puede entender si se tiene en cuenta el cambio de Gobierno, puesto que los populares ya no se encuentran en el poder.

El sentido de los datos se invierte en el caso de los votantes socialistas: el 63% que se declaraban más bien optimistas en los comienzos del 2018 pasa a ser, un año más tarde y tras la llegada del Ejecutivo de Sánchez, nueve puntos superior.

Los votantes de Unidos Podemos apenas varían su percepción (68% de optimistas en 2018 y 70% en 2019) y entre los de Ciudadanos disminuyen los optimistas (de 80% a 72%), pero continúan en la zona alta de la escala. Los votantes de Vox, para los que no cabe la comparación interanual, se sitúa en 2019 exactamente en la media: el 69% de ellos dice empezar el año más bien con optimismo que con pesimismo.

Mayor desconfianza e incertidumbre a corto plazo

En un plano más personal, las expectativas económicas de la ciudadanía española respecto a 2019 apenas experimentan variaciones significativas respecto a las de 2018: el 45% de los españoles tiene la impresión de que le irán mejor las cosas en 2019 a él y a su familia, frente al muy similar 47% que opinaba eso a inicios del año pasado.

Una caída muy importante se produce si se pregunta por una mejora de la situación económica en un futuro inmediato. Solo el 18% cree que la situación económica mejorará en el corto plazo. Ese porcentaje era de un 30% en enero de 2018. En general, por tanto, la economía produce entre los españoles mayor desconfianza y mayor incertidumbre.