Francisco Correa, cabecilla de la red Gürtel
Francisco Correa declarará este lunes como acusado en el juicio de AENA de la Trama Gürtel POOL - Archivo

La Audiencia Nacional reanudará este lunes el juicio por las adjudicaciones supuestamente irregulares de Aeropuertos Españoles y Navegación Aérea (AENA) a empresas de la red Gürtel a cambio de dinero y viajes. En esta parte del proceso, declararán el líder de la trama, Francisco Correa, y otros dos acusados.

En sus conclusiones provisionales, la Fiscalía pide diez años de prisión para Francisco Correa (quien ya ha sido condenado a más de 60 en otros juicios de la trama) y siete años para el excontable de sus empresas, Jose Luis Izquierdo (ya condenado a 17 años).

Igualmente el Ministerio Público solicita ocho años de cárcel para el exdirector de comunicación de AENA (Ángel López de la Mota) y su subordinado José María Gavari.

Según esta institución, AENA adjudicó ilegalmente a Correa contratos por valor de 283.033 euros, a cambio de los cuales Ángel López de la Mota recibió 67.215 euros en viajes, en la reforma de su casa y en metálico de manos de Gürtel. Aún más habría recibido Gavari; la Fiscalía cifra sus cobros irregulares en 75.690 euros.

La vista tendrá lugar el martes en la sede de la Audiencia Nacional en San Fernando de Henares (Madrid) después de que en la primera jornada algunas defensas alegaran no haber tenido acceso a determinados documentos y el tribunal les concediese más tiempo para estudiar el procedimiento.

En esa sesión, además, la sala rechazó llamar a declarar al excomisario de Policía Nacional José Manuel Villarejo, tal y como había pedido la defensa de De la Mota.

Este último se encuentra ahora mismo en prisión, investigado por una larga lista de delitos, que incluyen cohecho, blanqueo de capitales, organización criminal, revelación de secretos y extorsión.

Por otra parte, los abogados de José Luis Izquierdo y Ángel López de la Mota reclamaron la suspensión del juicio al entender que primero debe resolverse el procedimiento abierto contra el exjuez Baltasar Garzón, por la querella presentada contra él por el número dos de la trama criminal, Pablo Crespo, condenado a más de 50 años de cárcel por varios juicios anteriores de la trama Gürtel.

Esta querella fue presentada a raíz de que se desvelasen las grabaciones de Villarejo, entre las cuales había una en la que se afirmaba que había tenido un encuentro con el entonces juez el día antes de que abriese la causa.

La Sala entiende, en cambio, que la declaración de Villarejo en esta pieza de Gürtel no es pertinente por "desbordar el objeto de la causa" y no aprecia que para celebrar este juicio haya que esperar a que termine el procedimiento por la querella de Crespo contra Garzón.

Por su lado, la defensa de Correa renunció a su petición de que testificase en este juicio el exvicepresidente del gobierno Fernando Álvarez Cascos, cuyo testimonio ha quedado pendiente de que la ascusación ejercida por la Asociación de Abogados Demócratas por Europa (Adade) decida en los próximos días si mantiene o no su solicitud de que preste declaración.

De la Mota y Gavari reconocieron durante la instrucción del procedimiento que trabajaron para el PP entre 1990 y 2000, desde donde fueron contratados por AENA, dependiente del Ministerio de Fomento (al frente del cual estaba entonces Álvarez Cascos).