Nuevas etiquetas para la gasolina
Surtidor de gasolinera con las nuevas etiquetas para las gasolinas. JORGE PARÍS

A partir del 12 de octubre de este año, la Unión Europea tendrá un sistema de etiquetado de combustible común a todos los estados miembros, además de algunos como IslandiaLiechtensteinNoruegaSuizaMacedoniaSerbia y Turquía.

Dicho sistema se diferenciará del actual en España en que no se basará en el octanaje, sino que constará de letras y números enmarcados en cuadrados, círculos o rombos según se trate de gasolinagasoil  o gas.

Para la gasolina, que vendrá etiquetada en la forma de un círculo, se utilizará la letra E en referencia a su contenido en etanol, seguida de una cifra igual al porcentaje de esta sustancia que contenga. Así, tendremos gasolina E5  (equivalente a la 95) E10 (98) y E85. En el caso del gasoil, se empleará la B (reflejando el contenido en biodiésel)y las cifras 7 y 10, o las siglas XTL para el caso del diésel parafínico.

Por último, en el caso de los gases, aparecerán las siglas H2 (hidrógeno), CNG (gas natural comprimido) LNG (gas natural licuado) y LPG (Gas licuado de Petróleo).

Además de los surtidores, los coches deberán llevar etiquetado el tipo recomendado de fuel en este mismo formato.

Este cambio responde a la intención de la UE de reducir la dependencia de los países árabes productores de petróleo y comenzar a extender el uso de alternativas que reduzcan las emisiones contaminantes de CO2.

Por ahora, uno de los mejores puntos de estos combustibles alternativos es su compatibilidad con la infraestructura existente; sin embargo, es esta misma infraestructura la que supone una barrera a la hora de realizar el cambio definitivo. La implantación se hará de manera gradual, habiendo un periodo de tiempo en el que este sistema convivirá con el anterior.

Igualmente, la Unión Europea apuesta por los vehículos híbridos y eléctricos como alternativa a los medios actuales, aduciendo que no sólo reduce la emisión de contaminación atmosférica sino que también reduce la contaminación acústica en las zonas densamente pobladas. Por ello, existen planes de instalar "un buen número" de puntos de carga, principalmente en estaciones de servicio, portuarias o de ferrocarril.