Líderes del PSOE, PP, Ciudadanos y Unidos Podemos
De izquierda a derecha y de arriba a abajo, Pedro Sánchez, Pablo Casado, Albert Rivera y Pablo Iglesias. EFE / EUROPA PRESS

Los principales partidos políticos se preparan para el inicio de un nuevo curso clave, ya que en mayo de 2019 se celebrarán elecciones autonómicas, municipales y europeas, y en marzo de 2019 están previstas las elecciones andaluzas, que no obstante podrían adelantarse a finales de este mismo año 2018.

El Gobierno de Pedro Sánchez y el PSOE son los que están tomando la iniciativa política en este fin de verano: el viernes la vicepresidenta Carmen Calvo anunció, tras el Consejo de Ministros, la aprobación del real decreto que modifique la Ley de la Memoria Histórica para exhumar los restos de Franco del Valle de los Caídos, que tendrá que ser convalidado en el Congreso en un plazo máximo de un mes.

Negociar los Presupuestos

El Ejecutivo se va a volcar en la aprobación de los Presupuestos Generales del Estado. Para ello, necesitará los votos, además de los del PSOE (84 escaños), de los partidos que apoyaron a Sánchez en la moción de censura para sustituir a Mariano Rajoy, es decir, Unidos Podemos (67), ERC (9), PDeCaT (8), PNV (5), Compromís (4), Bildu (2) y Nueva Canarias (1). Esa confluencia de partidos sumó 180 escaños y la mayoría absoluta son 176.

En contra de la moción de censura que aupó a Pedro Sánchez votaron el PP (134), Ciudadanos (32), UPN (2) y Foro Asturias (1), mientras que Coalición Canaria (1) se abstuvo.

Por el momento, Podemos está siendo el socio preferente del PSOE de Pedro Sánchez y es con la formación que lidera Pablo Iglesias con quien los socialistas están negociando las cuentas del Estado para 2019. Así, por ejemplo, el Gobierno y Podemos acaban de acordar que el techo de gasto se vote solo en el Congreso para evitar así un eventual veto del Senado, cámara en la que el PP cuenta con mayoría absoluta.

PP y Ciudadanos coinciden en denunciar que el PSOE "va a pagar" con los presupuestos su "deuda", dicen, con "Podemos y los independentistas".

El PSOE, no obstante, está aupado a la primera posición en las encuestas a raíz de la investidura de Pedro Sánchez y el arranque de su nuevo Ejecutivo, y prevé continuar realizando "políticas de corte social", según fuentes socialistas, para tratar de afrontar con las mayores opciones posibles de éxito las próximas y numerosas elecciones.

Previsible adelanto en Andalucía

La presidenta de la Junta de Andalucía, Susana Díaz, niega por activa y por pasiva que vaya a adelantar los comicios autonómicos en Andalucía a finales de 2018 (están previstos para marzo de 2019). Sin embargo, el resto de partidos políticos lo dan por hecho y tienen sus motivos.

En primer lugar, todas las encuestas auguran una victoria holgada de Susana Díaz, que además se beneficia ahora del tirón general del PSOE a nivel español. Por contra, sus principales adversarios políticos atraviesan por problemas, especialmente en Andalucía.

El PP, pese a que se está recuperando paulatinamente en los sondeos con Pablo Casado tras tocar fondo con la salida de Rajoy, tiene problemas internos especialmente en Andalucía. El presidente del PP andaluz, Juan Manuel Moreno, fue uno de los principales apoyos de Soraya Sáenz de Santamaría en las primarias frente a Casado. La derrota de Santamaría le debilitó a nivel interno, pese a que Casado ha confirmado que será el candidato del PP a presidente de la Junta y ha instado al PP andaluz a remar unidos para acabar con "40 años de socialismo en Andalucía".

Por su parte, Podemos también ha sufrido en Andalucía una fuerte división interna tras el enfrentamiento en primaras entre Teresa Rodríguez, quien arrasó a Isabel Franco, la candidata afín a Pablo Iglesias: 75% frente al 22%. Rodríguez ha impuesto una nueva marca electoral "Adelante Andalucía", que será una coalición electoral que prevé integrar a Podemos, pero también a IU y otros partidos minoritarios de izquierdas y ecologistas. Esta nueva marca electoral contaba con la oposición de la cúpula de Pablo Iglesias.

Ciudadanos en Andalucía prevé crecer a costa del PP, pero su candidato, Juan Marín, quien ganó las primarias con el 67% de los votos, no parece tener el tirón electoral que esperaban en la cúpula que preside Albert Rivera.

Y el motivo más relevante para esperar un adelanto electoral por parte de Susana Díaz: en marzo de 2019 se prevé que se conozca la sentencia del caso de los ERE, un caso de corrupción que de conocerse antes de los comicios podría arruinar las expectativas electorales de la lideresa socialista andaluza.

Otoño caliente en Cataluña

Uno de los grandes asuntos que marcarán la agenda política española será el conflicto independentista en Cataluña. El presidente de la Generalitat, Quim Torra, mantendrá una segunda reunión con Pedro Sánchez en otoño, pero esta vez será en Barcelona y Torra exigirá un referéndum de independencia.

El 1 de octubre se celebrará un año de la consulta separatista que fue prohibida por el Tribunal Constitucional y que, pese a ello, se celebró y derivó en enfrentamientos entre participantes en el referéndum y agentes de la Guardia Civil y el Cuerpo Nacional de Policía, que trataban de retirar las urnas.

Recientes declaraciones de Torra, como las que realizó instando a "atacar al Estado español injusto", no parecen augurar un clima de entendimiento con el Ejecutivo español que preside Pedro Sánchez, pese a que este ha optado por tratar de suavizar el clima con las formaciones independentistas.

Por su parte, tanto el PP como Ciudadanos exigen al Gobierno socialista que vuelva a aplicar el artículo 155 de la Constitución y suspenda la autonomía catalana precisamente por las declaraciones de Torra. Otros asuntos como la polémica de los lazos amarillos (la Generalitat quiere que los Mossos d'Esquadra sancionen a quienes los retiren mientras asociaciones de jueces y fiscales creen que no hay base jurídica para ello) tampoco ayudan a mejorar el clima de enfrentamiento político y social en Cataluña.

¿Adelanto electoral en España?

Fuentes del PSOE consultadas por 20minutos aseguran que el objetivo de Pedro Sánchez es tratar de agotar la legislatura. "Tendremos presupuestos para 2019 y trataremos de que también los haya para 2020", recalcan. Las elecciones generales están previstas para junio de 2020.

Sin embargo, Pedro Sánchez tiene la potestad de adelantar los comicios. ¿Qué motivos podría tener para hacerlo?Además de la complicada situación que tiene el PSOE en el Parlamento, donde necesita acordar las leyes no sólo con Podemos sino también con diversas formaciones independentistas y nacionalistas, también está el problema de Cataluña, que en Moncloa ignoran por dónde puede derivar.

Pero hay otro asunto que podría derivar en un hipotético adelanto electoral de las comicios generales en España.

La juez de Instrucción número 51 de Madrid elevó al Tribunal Supremo el caso de las presuntas irregularidades en el máster que realizó el presidente del PP, Pablo Casado, en la Universidad Rey Juan Carlos de Madrid (URJC). La juez considera que existen indicios de los delitos de cohecho impropio y prevaricación administrativa. Si el Tribunal Supremo decidiera imputar a Casado el líder del PP quedaría en una situación de debilidad que podría aprovechar Pedro Sánchez para convocar elecciones.

La intención del presidente del PP es seguir adelante incluso si resultara imputado, al considerar que en todo caso sería un asunto no vinculado a corrupción. Si el Tribunal Supremo decidiera archivar el caso, Pablo Casado se afianzaría en el liderazgo del PP.

Ciudadanos y Podemos

Tanto Albert Rivera como Pablo Iglesias parecen estar sufriendo el crecimiento electoral de sus principales adversarios del bipartidismo: PP y PSOE. Pedro Sánchez, con decisiones como la exhumación de los restos de Franco, está recuperando apoyo electoral por la izquierda a costa de Podemos. Además, la ausencia de Iglesias y su pareja y portavoz parlamentaria, Irene Montero, tras su reciente paternidad, no está ayudando a la formación morada a frenar esa sangría que detectan encuestas con las del CIS.

Por su parte, Ciudadanos, que llegó a situarse primero en casi todas las encuestas por delante del PP y del PSOE antes de la moción de censura, ha perdido apoyos por su izquierda (hacia el PSOE) y por su derecha (hacia el PP), que lo han situado en tercera posición. Además, el nuevo PP de Pablo Casado está dando la batalla en terrenos que hasta ahora parecían propios de Ciudadanos, como la defensa de la unidad de España y la oposición frontal a las políticas soberanistas de los nacionalistas catalanes y vascos.

Albert Rivera, no obstante, y a diferencia de Pablo Iglesias, sí reclama un adelanto electoral en España, al considerar que Pedro Sánchez se ha visto obligado a pagar peajes a los separatistas para poder gobernar por su apoyo a la moción de censura contra Rajoy.

Todas estas incógnitas (aprobación de los Presupuestos, Cataluña, posibles adelantos electorales, máster de Casado...) se irán despejando durante los próximos meses en este nuevo y decisivo curso político en España.