Rumer, hija mayor de Bruce Willis
Rumer, hija mayor de Bruce Willis. HARPERS BAZAAR

La hija mayor de Bruce Willis y Demi Moore, Rumer, ha vuelto a sorprender con un look distinto que ha mostrado en sus redes sociales. Si en junio la veíamos rubia y con un corte bob, ahora se ha puesto extensiones y tiene una melena que le llega a la altura del pecho.

Rumer Willis, de 29 años, no tiene miedo a los cambios de imagen. A finales del año pasado, cambiaba el color de su pelo negro azabache por un tono rojizo. Igual que la longitud de su cabellera que pasa de los largos a los cortos sin término medio.

También ha pasado varias veces por el quirófano para someterse a cirugías, la mayoría en su cara. Una de las cosas que Rumer se ha retocado es su mentón y lleva relleno en los labios que ha ido aumentando cada vez más.

A bright magical star!🌟 #rumerwillis #wcw

Una publicación compartida de Rumer Willis •FAN ACCOUNT• (@planet_rue) el18 Jul, 2018 a las 5:50 PDT

Rumer debutó en el cine a los siete años con su madre en la película Now and Then (1995) seguida de Striptease (1996). Años más tarde, estaría junto a Bruce Willis en The Whole Nine Yards (2000) y Hostage (2005).  Al margen de su familia, participó en la serie Empire de la cadena Fox y debutó en Broadway con Chicago.

"Simplemente no puedo creer lo mucho que parezco a mi madre", decía riendo durante una entrevista.

Para Rumer sentirse cómoda con su propia piel no siempre ha sido fácil. Desde su adolescencia, ha tenido que aguantar comentarios  desagradables sobre su físico e insultos hacia su famosa familia. "Fue realmente difícil. Leía cosas que me hacían sentir mal", recuerda la ganadora de la vigésima edición de la versión americana de Bailando con las estrellas.

Nacida en Paducah, Kentucky, mientras su padre trabajaba en la película In Country, Rumer creció entre sets de rodaje y una base de operaciones en la zona rural de Idaho.

Aquella forma de vida tenía sus pros y sus contras. "He viajado a lugares realmente increíbles, pero mis destreza con las matemáticas es terrible", cuenta.

Después de que Bruce y Demi se divorciasen en 2000, la pareja siempre ha mantenido una relación excelente. "No tuvimos que repartir las vacaciones o los cumpleaños", dice Rumer, atribuyendo a sus padres una infancia feliz, pero que a veces solitaria. "En la escuela secundaria me fue mucho más fácil interactuar con adultos que con mis compañeros", explica.  

Ante la insistencia de sus padres, Willis se inscribió en la Universidad del Sur de California, pero lo dejó después de un semestre para matricularse en clases de interpretación, mientras trabajaba en una boutique de Marc Jacob.

"La presión real proviene de Internet y de las redes sociales: la mentalidad de que está bien atacar a las personas desde detrás de una pantalla de ordenador", dijo a la revista Glamour. Rumer tardó tiempo en comenzar a pasar de la gente. "La idea de dar un paso en falso que pudiera criticarse me impedía probar cosas nuevas y defenderme".