La Audiencia Provincial de Palma ha dado cinco días de plazo al cuñado del rey Felipe VI, Iñaki Urdangarin —condenado a cinco años y diez meses de prisión— y a su exsocio Diego Torres —a cinco años y ocho meses— para que ingresen en prisión tras la setencia firme del Tribunal Supremo en el caso Nóos.

Ambos, junto al expresidente balear Jaume Matas, habían sido citados por el tribunal este miércoles para recibir el mandamiento de entrada en la cárcel. A partir de ahora pueden presentarse voluntariamente en cualquier centro penitenciario del país, que tiene la obligación de acogerlos.

Torres ha sido el primero en acudir (9:01 horas), acompañado de su abogado, Manuel González Peeters; Urdangarin lo ha hecho hacia las 12.15 horas. Matas, que había sido citado para las 9.00 horas ha decidido no presentarse en la Audiencia y ha ingresado directamente en torno a la una de la tarde de forma voluntaria en la cárcel de Aranjuez (Madrid), situada al sur de la Comunidad de Madrid.

Decenas de fotógrafos, cámaras de televisión y redactores esperaban ante la sede del tribunal provincial al marido de la infanta Cristina, que ha acudido acompañado de su abogado, Mario Pascual Vives.

Ha sido recibido por algunos de los curiosos que le esperaban a las puertas de la Audiencia. Entre otros, se han podido escuchar gritos de "chorizo", "los Borbones a los tiburones" y "Borbón a prisión".

Le cabe la posibilidad de presentar un recurso de amparo ante el Tribunal Constitucional, aunque fuentes judiciales indican que ese trámite no suspendería la ejecución de la pena ni demoraría el ingreso en prisión. También puede pedir un indulto.