Cristina de Borbón e Iñaki Urdangarin
La infanta Cristina de Borbón y su esposo, Iñaki Urdangarin, a su salida de la Escuela Balear de la Administración Pública (EBAP). EFE/Cati Cladera

El Tribunal Supremo ha rebajado en cinco meses la condena a Iñaki Urdangarin, marido de la infanta Cristina, en la causa Nóos. No obstante, como la sentencia ya es firme y la pena es lo suficientemente alta (5 años y 10 meses), no podrá evitar la cárcel.

La ejecución de la sentencia corre ahora a cargo de la Audiencia Provincial de Palma, el tribunal que dictó el primer fallo. Lo puede hacer de forma inmediata, o bien, puede convocar una vistilla para escuchar a las partes en la que la Fiscalía podría pedir medidas cautelares como el ingreso inmediato en prisión.

Una vez la Audiencia de Palma determine su ingreso en prisión, Urdangarin podría, si quisiera, presentarse voluntariamente -como cualquier otro condenado- en cualquiera de las 82 cárceles del país, donde tendrá que ser acogido obligatoriamente.

Allí se le hará una ficha y será reconocido por el servicio médico, además de ser entrevistado por un equipo multidisciplinar formado por trabajadores sociales y psicólogos que le evaluarán. El centro, sin embargo, podría determinar que no es el adecuado para acoger al preso, por ejemplo, por cuestiones de seguridad.

¿Puede retrasar su ingreso en la cárcel? Urdangarin tendría, a este respecto, dos opciones: pedir amparo al Tribunal Constitucional o pedir un indulto. El criterio habitual del Alto Tribunal, no obstante, es el de no suspender la ejecución de las condenas que sean de más de cinco años.

En cuanto al indulto, tendría que solicitarlo al Ministro de Justicia y podría pedir que se suspendiera su ingreso en prisión hasta que se resolviera. El plazo máximo para ello es de un año. Hay que recordar que un indulto extingue la responsabilidad penal, pero no elimina los antecedentes penales.